Más que pedir, negociar. Al banco no se le pide nada, ya que el dinero que nos puede conceder hay que devolverlo, más las comisiones e intereses correspondientes.

Tan importante es saber qué pedir como conocer nuestra capacidad de devolver lo pedido. Sea una tarjeta de crédito, un préstamo personal o uno con garantía real, el banco puede ir a juicio y exigirnos la devolución de la deuda, costas e intereses de demora, contra todo nuestro patrimonio, presente y futuro.

Por unos cuantos miles de euros, es posible perder la casa en subasta. En el vídeo grabado en iAhorro explico los factores principales a tener en cuenta cuando uno se plantea solicitar financiación a  una entidad financiera.

También os recuerdo que os podéis descargar la guía hipotecaria 2013-2014 de iAhorro en el siguiente enlace, de forma totalmente gratuita.

(Visited 2 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *