Aprobadas ayudas por valor de 11.000 millones

El Consejo de Ministros ha aprobado un conjunto de ayudas, entre ellas algunas no reembolsables, para paliar los efectos de la pandemia en la sociedad española.

Nadia Calviño, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, ha manifestado que estas medidas son la continuación de las que ya se tomaron al entrar en vigor el estado de alarma, y que están destinadas a paliar los efectos de la pandemia en el tejido empresarial y laboral.

Según la nota de prensa de La Moncloa, «Podrán acceder a estas ayudas todas las empresas y autónomos del sector de la hostelería y la restauración, los sectores con acceso a los ERTE ampliados establecidos en el Real Decreto-ley 2/2021, y otros especialmente afectados por la pandemia, como las actividades de la industria manufacturera relacionadas con el comercio y la hostelería; comercio al por mayor y minorista; sectores auxiliares al transporte; mantenimiento aeronáutico, y actividades relacionas con la cultura y las actividades deportivas«. En total, casi cien actividades sectoriales pueden acogerse a éstas siempre que cumplan los requisitos. Estas ayudas por valor de 11.000 millones se han plasmado en el Real Decreto-ley 5/2021, de 12 de marzo, de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia de la COVID-19.

Reparto de los 11.000 millones

Estas ayudas por valor de 11.000 millones se articulan en cuatro líneas de actuación:

  1. 1.000 millones para recapitalizar empresas afectadas por la pandemia.
  2. 3.000 millones a través del ICO para ayudar en la restructuración financiera de las empresas.
  3. 7.000 millones de euros para ayudas directas a autónomos y empresas, destinados para el pago de gastos fijos proveedores y otros acreedores.
  4. Modernización de la normativa concursal.

Los 1.000 millones están destinados a crear un Fondo de recapitalización de aquellas empresas que se han visto afectadas por la pandemia y que eran viables en 2019, antes del inicio de la misma. Dicho fondo será gestionado por la empresa con capital público-privado COFIDES. Las ayudas serán en forma de préstamos ordinarios o participativos. Este fondo está destinado a aquellas empresas que no puedan acceder a las ayudas del Fondo de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas, gestionado por SEPI.

La partida de 3.000 millones se instrumentalizarán a través del ICO, dando continuidad a las medidas que se pusieron en marcha en 2020 y que permitieron financiar a autónomos y empresas por un importe de más de 121.000 millones de euros. Principalmente, lo que se pretende es la creación de una nueva vía para la restructuración de la deuda financiera con aval del Estado. Con estas medidas, el plazo para solicitar préstamos con aval del ICO se extiende hasta el 31/12/2021.

La mayor de las partidas, dotada con 7.000 millones de euros va destinada a a ayudas directas a empresas y autónomos que hayan visto disminuidos sus ingresos en más de un 30% con respecto a 2019. Esta partida será gestionada a través de las Comunidades Autónomas.

7.000 millones de ayudas directas

Así mismo, esta partida de 7.000 millones se subdivide en dos partidas:

  1. 5.000 millones para el conjunto de CCAA, a excepción de Baleares y Canarias. Los criterios de asignación de estos fondos vendrán siendo los mismos que en las anteriores: impacto de la pandemia en el poder adquisitivo de la CCAA e impacto en la destrucción de empleo en la misma.
  2. Los otros 2.000 millones serán destinados a Canarias e Illes Balears, por ser éstas las CC.AA. más afectadas por la pandemia por el peso específico del sector del turismo.

Podrán acceder a estas ayudas los autónomos y empresas que hayan experimentado una caída de sus ingresos con respecto a 2020 de al menos el 30%, a diferencia de la ayudas a otras comunidades que exige más del 30% y en referencia a 2019, no a 2020.

Normativa concursal

En cuanto al punto de actuación de modernización de la normativa concursal, tiene como objeto que las empresas que sean viables puedan continuar con su actividad al alargarse hasta el 31/12/2021 las moratorias actuales. Más concretamente, se alargan las moratorias que afectan al deber del deudor de solicitar la declaración de concurso y la no admisión a trámite de las solicitudes de concurso que presenten los acreedores.

Así mismo, también se amplían los plazos para renegociar acuerdos de refinanciación, acuerdos extrajudiciales de pago y los convenios concursales. También queda ampliado el plazo hasta el 31/12/2021 de las medidas para agilizar los procesos, como la tramitación preferente y el fomento de la subasta extrajudicial.

Otras medidas

  1. Quedan ampliados los plazos de ejecución de proyectos financiados por la Secretaría General de Industria y de la PYME, así como de los préstamos concedidos por Emprendetur a empresas del sector turístico, uno de los más afectados por la pandemia.
  2. Se aumentan hasta los 4 meses el plazo para retrasar el pago de deudas a Hacienda sin interés de demora.
  3. Aquellas Sociedades Anónimas que no hayan modificado sus estatutos puedan seguir celebrando juntas o asambleas vía online durante todo 2021, siempre y cuando quede garantizada la identidad del accionista con derecho a voto y exista la posibilidad de participar en dichas reuniones por diferentes vías.
  4. Por último, se articulan los mecanismos para que la CNMV regule la publicidad de criptomonedas o otros activos financieros o de inversión que en la actualidad se encuentran fuera de la regulación financiera pertinente.

En definitiva, un conjunto de medidas que si bien son bienvenidas, adolecen del problema de que algunos requisitos tal vez no son los más adecuados, como la obligatoriedad de haber visto reducidos los ingresos durante 2019 en al menos un 30%, así sin más, hecho que deja fuera a autónomos y empresas que por ejemplo, podían estar haciendo frente a unos gastos de inversión durante 2019 que menoscabaron su cuenta de resultados pero que tenían por objeto lógico el aumento de la producción y el beneficio, como podría ser una simple y mediana reforma. El mismo caso sería el del autónomo al que la cuenta de resultados le iba justa porque había realizado una pequeña inversión, tal vez con el fin de acogerse a los descuento por volumen que muchos proveedores ofrecen.

Ahora falta por ver con qué agilidad y eficacia administran las diferentes CCAA las distintas dotaciones presupuestarias destinadas. Esperemos que tenga más éxito que el Ingreso Mínimo Vital, que a día de hoy sigue sin llegar más que a una ínfima parte de la población.

(Visited 34 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *