La banca del futuro

Este ha sido el último programa de SER Consumidor dirigido por Jesús Soria, que abandona la dirección del mismo después de 18 años en antena. Jesús Soria está especializado en temas de consumo, e inició su andadura en la SER en 1993 en el programa Hoy por Hoy dirigido en su momento por Iñaki Gabilondo, y posteriormente por Carles Francino y Gemma Nierga. Ana Fuentes será la nueva encargada de dirigir el programa.

En el programa de hoy se han hablado, entre otros temas, de los riesgos de contagio en playas y chiringuitos. El CEO de Futur Finances y economista de referencia de Ser Consumidor durante bastantes años, ha opinado sobre la banca del futuro que nos espera.

Uno de los participantes en el programa SER Consumidor, Ildefonso Hernández, es Catedrático de Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández de Alicante y vocal de comunicación de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, y ha señalado que la variable más importante a la hora de determinar si una playa tiene mayor o menos riesgo de contagio es la cantidad de gente que se halle en ella. Los mismo sucede con los chiringuitos, donde el riesgo es medio, dependiendo de si es una zona muy abierta y despejada y el número de concurrentes. En definitiva, una de las claves es evitar al máximo las aglomeraciones, cosa bastante difícil en autobuses y aviones, siendo los segundos más delicados al ser mínima la separación entre pasajeros.

La banca del futuro, tiendas y compañías eléctricas

Pau A. Monserrat, CEO de Futur Finances ha participado en este programa aportando su punto de vista como economista, señalando que la crisis del Covid 19 está acelerando a marchas forzadas algo que ya estaba a punto de eclosionar: la banca digital y las operaciones online. El pago en efectivo, que ya estaba empezando a sucumbir ante las nuevas corrientes de pagos a través de móvil o tarjeta digitales, se verá más restringido todavía debido al miedo de contagio. Así pues, es de suponer que la reducción de oficinas bancarias y cajeros que estábamos viviendo en estos últimos años se verá incrementada. Según apunta Pau Monserrat, la caída de oficinas ha alcanzado el 48% con respecto a los máximos de la anterior crisis de 2008, y un 18% los cajeros automáticos. Las tarjetas de crédito has descendido un 15%, pero en cambio, las tarjetas de débito han experimentado un incremento del 54%. Este fenómeno se debe, según Pau Monserrat, a la mayor concienciación por parte de la población sobre los costes y riesgos del crédito. Por otra parte, el dinero físico van a ir desapareciendo poco a poco y en un futuro no muy lejano, todas las operaciones serán vía dispositivos móviles u otras tecnologías que puedan ir saliendo.

¿Y las criptomonedas? China ya está implementando una moneda digital (DC/EP) con tecnología blockchain (al igual que Bitcoin), en aras de ir preparando a su población para la desaparición del dinero físico.

Según apunta Pau Monserrat, la gran duda que se plantea ahora es si el dinero digital oficial tendrá competencia por parte de otras corporaciones privadas, lo que obviamente, los gobiernos no desean y podría provocar una situación sin precedentes en la economía.

En definitiva, si las operaciones bancarias digitales ya estaban en auge, la precaución sanitaria a raíz de la pandemia hará que mucha gente se apunte a esta nueva manera de entender la banca, sin esperas ni colas en oficinas, todo desde el móvil.

Agustín Cárdenas, director de Transformación de Empresas de Telefónica, y otro de los invitado en el programa SER Consumidor ha apuntado: «con el confinamiento hemos descubierto que sobrevivir es posible gracias a las tecnologías. En los hoteles, por ejemplo, sabrán lo que necesitamos sin tocar las cosas». Y en cuanto a las tiendas del futuro ja dicho: «no serán almacenes sino más un sitio experimental para tocar, sentir, pero la logística se encargará de llevártelo a casa».

Jorge Morales, colaborador habitual del programa y experto en energías, opina que «la revolución que viene es que los usuarios vamos a poder dejar de pagar por la energía y nos van a pagar por ella». Ha remarcado que la transición energética «puede generar más de 300.000 puestos de trabajo en 10 años, en cinco si lo hacemos bien».

Y en cuanto a los coches y la movilidad ha remarcado que lo que nos espera son coches eléctricos más baratos que los tradicionales y que «los de hidrógeno están todavía en su fase preliminar».

(Visited 36 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *