Los que me leéis o escucháis en alguno de los programas de radio o TV en que alguna vez aparezco, sabréis que no soy sospechoso de defender a la banca. Tampoco me considero un enemigo de este sector, en el que he estado y con el que he trabajado. Ataco lo que creo que se hace mal.
El caso de ancianos, gente enferma o con capacidades mermadas o, también, personas sin conocimientos financieros a los que un bancario colocó participaciones preferentes creyendo ellos que eran depósitos (conozco casos personalmente) formará parte de la ignominia del sector. Y de los Gobiernos que no actuaron a tiempo para protegerles.
Ahora Europa obliga a que los tenedores de preferentes asuman quitas del 39%. Es justo si el que contrató sabía lo que hacía y recibió la información mínima necesaria, pero escandaloso para los que no. Casi cualquier persona mayor que tenga preferentes me atrevo a afirmar que no sabía el producto financiero que contrataba.
¿Y ahora qué? Los pobres ahorradores a gastar un dinero que no tienen para demandar a los bancos, con una dificultad muy importante para demostrar determinadas irregularidades en la comercialización en sucursal.
Entiendo que Europa no quiera pagar los errores de la CNMV, el Banco de España y las malas artes bancarias. Pero no puedo aceptar que el Estado tampoco quiera asumir y pagar sus culpas a las familias humildes cuyos ahorros han sido, literalmente, devastados.
Os dejo una entrevista de Cadena Ser al actual presidente de Bankia, el Sr. Goirigolzarri; cada uno que saque sus propias conclusiones:

(Visited 12 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *