Entradas

Vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre las medidas que el Gobierno ha aprobado este jueves 20 de mayo de 2010 en Consejo de Ministros, a la espera de que el Real Decreto Ley alias Tijeretazo sea publicado en el BOE mañana o el lunes.

Lo que comentaré se basa en la información que da La Moncloa y lo que han dicho Mª Teresa Fernández de la Vega y Elena Salgado (con lo cual quiere decir que por vosotros me he escuchado las nada emocionantes intervenciones de estas dos políticas). Cuando salga en el BOE podremos verlo por escrito.

Antes de entrar en materia en el próximo post, ya que imagino que las medidas concretas no las leerá todo el mundo, quiero hacer una valoración personal y económica:

Vivimos en un entorno económico y social que nos obliga, nos guste o no, a saber de finanzas y economía general. Por desgracia, a nuestros gobernantes, sindicalistas y muchos empresarios de medio pelo no les dieron ninguna clase de estos temas en su devenir estudiantil. Y es inconcebible, siento decirlo, tener un Presidente del Gobierno de España que no sea experto en Economía. Para hacer ministerios extravagantes sirve cualquiera. Espero que al Presidente Zapatero le den clases aceleradas y se deje asesorar mejor por los profesionales que hay a su alrededor, y se deje de demorar medidas e improvisar mientras la crisis de nuestras vidas se cobra nuevas víctimas. Veamos el porqué la cultura financiera es importante:

Para los gobernantes y oposición

No se puede creer o hacer creer a la opinión publica que no hay crisis económica cuando la hay y las previsiones dicen que irá a peor. Es normal que desde el Gobierno no se lancen mensajes catastrofistas para evitar el pánico e incrementar la retracción de la demanda (no comprar y ahorra, vaya); pero eso no significa engañar a la gente. España no estaba en ninguna Champions League, ya que vivir del crédito no es precisamente marcar goles.

Desconozco si el Gobierno nos ha querido narcotizar a la espera de que saliéramos de la crisis antes de las próximas elecciones o simplemente no se ha enterado de nada, pero sea lo que sea, la crisis se está gestionando muy mal desde el punto de vista económico.

Para que una economía funcione, sea familiar sea de toda España, hay que intentar que los ingresos y los gastos estén equilibrados a medio plazo. Y si hay déficit (se gasta más que se ingresa) hay que destinar la financiación a proyectos que sean más rentables (social y económicamente) que el tipo de interés que se paga por el dinero prestado.

También es muy importante crecer de forma coherente y sostenible en el tiempo; los ingresos son dinero, pero no todo el dinero sirve para hacer cosas buenas. Crecer en base a pedir préstamos para construir casas no es precisamente una forma muy sostenible de crecer. Tanto la Banca como los sucesivos Gobiernos han destinado ingentes recursos a proyectos de pésima rentabilidad: Construcción y más construcción. Unos por ganar dinero fácil al son de la revalorización de los inmuebles (o eso debían pensar) y otros por no complicarse la vida con Planes Industriales y demás y ver una vía fácil de crear empleo y recaudar impuestos.
Educación, investigación y empresas innovadoras. Mucho dinero se hubiera podido utilizar para potenciar una nueva economía verdaderamente sana y competitiva.

El Gobierno debería haber previsto antes el deterioro de las finanzas públicas y no tomar medidas coyunturales de dudosa efectividad que han frenado los ingresos y disparado el gasto. Ejemplos hay muchos, pero pondré solo 3 a modo de ejemplo:

  1. Eliminar el Impuesto de Patrimonio. Los cálculos pueden variar mucho, pero en un año se puede recaudar con este impuesto entre 1.200 y 1.800 millones de euros. Lo mismo que prevé el propio Gobierno ahorrarse a nivel de Administración General del Estado por el recorte de las retribuciones a los funcionarios en 2010 y 2011 (535 y 1.035 millones respectivamente). A este ahorro hay que sumarle la del personal de las CC.AA y entidades locales, no se olvide (5.230 millones entre 2010 y 2011). No digo que uno cubriese al otro, tal vez igualmente debería el Gobierno recortar los sueldos a los funcionarios, pero al menos tendríamos en las arcas más dinero para superar la crisis.
  2. Medidas destinadas a evitar el colapso de la Banca (sin pactar contrapartidas) y ausencia de presión o coordinación para reactivar el crédito a las empresas. Con el FROB, se pone a disposición de las entidades financieras en problemas y en procesos de reestructuración nada más y nada menos que 9.000 millones de euros.
  3. El Plan E, cuyo sentido está muy bien y cuyos proyectos son, por lo menos, discutibles. Un poco complicado explicarle a un trabajador que se le recorta su sueldo cuando antes has tenido la brillante idea de poner las calles de las ciudades patas arriba para crear empleo coyuntural y dar 2.000 euros para comprarse un coche (y ni eso saben planificar bien).

Para los sindicatos

Quiero aclarar que soy un firme defensor de las organizaciones sindicales que defienden los derechos de los trabajadores y equilibran el poder de los empresarios frente a los empleados individuales. Una economía moderna requiere a mi modo de ver organizaciones sindicales fuertes y una patronal sólida. Pero fuerte no significa totalitario, subvencionado ni burocratizado. Y va por los dos tipos de organizaciones.

La función de un sindicato moderno no es sólo representar a sus afiliados, ni siquiera a todos los empleados y funcionarios. Es representar a los sin vos, los parados. Ahora hablan de una Huelga General cuando antes del recorte y con más de 4,6 millones de personas sin trabajo opinaba que no era el momento ya que no era una medida para ayudar a salir de la crisis.

Un sindicato moderno debe tener economistas y demás profesionales de primer nivel. Debe velar para que la economía en su conjunto funcione y cree empleo estable y de futuro, las medidas de redistribución de la riqueza sean efectivas y los derechos de TODOS los trabajadores estén compensados. Podría equivocarme, pero me da que los sindicalistas vetustos han dejado de representar al pueblo y se han convertido en pseudo-funcionarios. Y no se engañen, los funcionarios son un rara avis del mercado laboral, hostil con los jóvenes, con la gente mayor y con los que pierden su empleo. Si quieren que los trabajadores les sigan, señores sindicalistas, aprendan economía y bajen al mundo laboral real. Las huelgas de funcionarios no creo que arreglen nada de la crisis. Y menos una huelga indefinida como reclaman algunos otros.

Para las empresas

No nos vayamos a engañar, en España los empresarios tampoco son una panacea. Tenemos una cultura empresarial de la mediocridad, cuando no de la inutilidad que deberemos hacer desaparecer si queremos hacer competitivo el país.

Qué es muy bonito proclamar a los 4 vientos que es necesaria una reforma laboral para hacer productivas las empresas y olvidarse que el responsable de decidir hacer productos y dar servicios competitivos y de valor añadido, organizar adecuadamente los recursos y gestionar la empresa es el empresario. ¿O eso no hace más productivo un país y bajar los sueldos si?

Los empresarios deben ganar en prestigio social, ya que son la base de la creación de empleo. Pero los carcamales y neo-tiburones no sirven en una economía global y conectada. Hay una hornada de nuevos emprendedores esperando que alguien se de cuenta de que el futuro pasa por ellos.

Para todos

Si, cada uno individualmente tiene una parte de culpa en la crisis. Por arrogancia, por temeridad o por ignorancia, pero tenemos nuestra parte de responsabilidad.

Unos por preferir no estudiar y ganar dinero rápidamente sirviendo cañas (no critico los cañeros que me tomo algunas y me encanta que existan), otros por endeudarse a las cejas sin preocuparse ni de saber que es el euribor y muchos por fiarse de los consejos del director de toda la vida.

Esta crisis debe hacernos entender que los recursos son escasos y todos debemos conocer lo básico de economía para poder exigir que se destinen a proyectos rentables, sea económicamente sea socialmente.

Ahir dimarts 23 de febrer de 2010 em van convidar a participar com a economista al programa 971 Balears, conduït per Joan Montse que, en les seves pròpies paraules, “pretén donar la veu i la paraula a tots els ciutadans de les nostres illes per tal que hi puguin explicar les seves experiències en primera persona”.

Para que esta entrada tenga algún interés para los lectores, trataré de resumir lo más interesante que se trató; lo que me quedó bien claro es que hay muchas personas que lo están pasando realmente mal con esta crisis.

Mi opinión es que nuestro Gobierno debe dar prioridad absoluta a los colectivos más débiles del escalón, con comedores públicos, hogares tutelados y programas de formación orientados a insertarlos en el mercado laboral.

Prioridad que debe conjugarse con políticas económicas orientadas a sacarnos de la crisis con un modelo económico más competitivo; basado en mano de obra mucho más cualificada.

Bajando a nivel de la gente común, es increíble ver las desgracias en que uno se mete por falta del mínimo asesoramiento. Una mujer embarazada fue despedida por este hecho y no sabía que podía acudir a un abogado para obligar a la empresa a la readmisión de la trabajadora.

Otro señor que se ha visto obligado a vivir en un refugio, no sabía que su patrono le tenía dado de alta 4 horas cuando trabajaba de cocinero más de 10.

Es muy importante que tomemos conciencia de que una consulta a un profesional, que nos costará algo más de 30 euros, nos puede evitar situaciones muy desagradables.

¿Cuando acabará la crisis, me preguntaron?

Al igual que la mayoría de economistas, desconozco la respuesta. Lo que creo es que no será este año. Tal vez a principios del 2011 el desempleo empiece a remitir y el PIB crezca lo suficiente para ello. Pero espero que no repitamos el mismo error. Nuestros motores de crecimiento no pueden ser la construcción y el turismo, solamente.

Ahir vespre vaig tenir l’oportunitat d’opinar sobre les mesures que ha anunciat l’Obama per posar límits al sistema financer americà.

Vos recoman sintonitzar o escoltar per Internet el programa d’ IB3 Ràdio Quatre Illes, dirigit pel gran amic i periodista Santi Capellera. Val la pena escoltar als tertulians parlar sobre temes d’actualitat i de les nostres Illes.

En el seu discurs sobre l’Estat de la Unió parla de introduir un nou impost a la gran banca i limitar el seu tamany per evitar que en un futur torni a veure’s obligat a injectar doblers a un banc “massa gran per caure”. En paraules del president d’ EE.UU.:

To recover the rest, I have proposed a fee on the biggest banks. I know Wall Street isn’t keen on this idea, but if these firms can afford to hand out big bonuses again, they can afford a modest fee to pay back the taxpayers who rescued them in their time of need

També ens parla de reformar el sistema financer per evitar nous colapses financers:

One place to start is serious financial reform. Look, I am not interested in punishing banks, I’m interested in protecting our economy. A strong, healthy financial market makes it possible for businesses to access credit and create new jobs. It channels the savings of families into investments that raise incomes. But that can only happen if we guard against the same recklessness that nearly brought down our entire economy.

We need to make sure consumers and middle-class families have the information they need to make financial decisions. We can’t allow financial institutions, including those that take your deposits, to take risks that threaten the whole economy.

Aquest cap de setmana hem pogut veure dues notícies en les que es recollien les paraules d’en Pau A. Monserrat, professional de Futur Finances sobre dos temes d’actualitat del món econòmic:
Per una part, IB3 Notícies cap de setmana va tractar sobre la Borsa i la crisis actual. Es va parlar de la possibilitat de que els mercats hagin tocat fons, dels riscos inherents a invertir en les empreses cotitzades (amb especial menció a la necessitat d’analitzar el risc de fallida d’aquestes firmes) i de la importància de assessorar-se per professionals independents a l’hora d’invertir en el difícil mercat bursàtil.

Leer más

Ayer de madrugada se emitió el magazín “Així és la vida” de IB3, en el que participó, en calidad de economista, Pau A. Monserrat, de la empresa Futur Finances.

El programa trató el tema de los Bancos y las reunificaciones de deuda.

Del debate que se formó, destacamos:

1.- La firma de una persona es su mayor responsabilidad; no hay que firmar nada sin estar bien seguro de lo que se firma.
Una vez firmada la escritura pública de la hipoteca ante notario, es muy complicado reclamar; no sirve alegar que se firmó sin saber lo que se firmaba. Es muy importante asesorarse bien antes de lo que se va a firmar, y preguntar al notario cualquier cosa que uno no entienda.

2.- La reunificación de deuda es un producto hipotecario que ha de servir para solucionar los problemas que se tienen para llegar a fin de mes, no una forma de meterse en más problemas. Es muy importante acudir a entidades de probada solvencia y asesorarse bien de lo que se va a firmar.

3.- No hay que firmar la hipoteca con un Banco determinado porque a uno le caiga bien el director. La compra-venta de una casa es, seguramente, la mayor inversión de su vida; recomendamos asesorarse por expertos independientes antes de elegir la hipoteca.