Cláusula suelo: información

A pesar de que muchos bancos han eliminado la cláusula suelo, existen otras entidades bancarias que la siguen manteniendo o que, por otro lado, se niega a  devolver los importes abonados de más por parte de los clientes. Este hecho puede perjudicar considerablemente al consumidor si no cuenta con el asesoramiento legal necesario.

A partir del 16 junio de 2019, momento en que entra en vigor la nueva ley 5/2019 de hipotecas, las cláusulas suelo estarán prohibidas.

¿Qué es una cláusula suelo?

La cláusula suelo es, en un proceso de préstamo bancario, un apartado contractual mediante el cual se establece un límite mínimo que se aplicará directamente en la cuota, independientemente de que el tipo de interés baje. Por ello, se trata de una cláusula que, claramente, beneficia a la entidad bancaria en detrimento del cliente, pues cuando se produce una baja del tipo de interés, no se puede trasladar a la cuota mensual por la presencia de la cláusula, actuando como bloqueo en lo que puede considerarse un abuso bancario.

Precisamente al ser considerado una cláusula abusiva, los particulares que la sufren pueden realizar una reclamación. Dados los excesos tecnicismos y lo tedioso del proceso, se recomienda a los clientes víctimas del préstamo la contratación de servicios profesionales en derecho mercantil. Pues se trata de una reclamación complicada en comparación con otras gestiones de atención al cliente, donde no es necesaria al presencia legal.

Para saber si un cliente cuenta con la cláusula suelo en su contrato, sólo tendrá que observar la escritura del préstamo hipotecario, normalmente en el último apartado, donde figuran las advertencias notariales. Sin embargo, no se trata de un documento como la factura del gas, sino que requiere de conocimientos específicos para lograr entender el funcionamiento de la cláusula.

¿Cómo reclamar la cláusula suelo?

Al ser considerada como una cláusula abusiva por falta de transparencia, la legislación española ha establecido un mecanismo mediante el cual se permite al cliente realizar una reclamación a la entidad bancaria, sin tener que recurrir directamente a una demanda judicial.

Para poner la reclamación es necesario seguir un modelo, rellenando los datos del particular afectado y desarrollando las quejas por las que se reclama la cantidad de dinero que le pertenece, seguido de una firma y un contacto.

A partir de ese momento, el banco puede aceptar o no el abuso de la cláusula. En caso de aceptarlo, le enviará a la dirección del cliente un cálculo con la cantidad que considera pertinente, sumado a los intereses legales sobre la cantidad que el cliente ha pagado de más. Sin embargo, si el banco desestima que la cláusula haya sido abusiva, simplemente le enviará una notificación dando constancia de su postura. Es en ese momento cuando surge la necesidad de contactar con servicios profesionales que se encarguen de gestionar la situación con los tribunales de por medio.

¿Cómo calcular la cláusula suelo?

Para poder hacer un cálculo exacto de la cantidad que se ha pagado de más durante la inclusión de la cláusula suelo, los particulares cuentan con calculadoras o simuladores en Internet. En ellos, el afectado deberá introducir datos sobre el principio y el final de la hipoteca, como las cantidades abonadas a modo de cuota, el tipo de interés o la cantidad de cláusula suelo. Para tener unos cálculos exactos, se requiere la contratación de un perito economista especializado en cláusulas suelo.

(Visited 13 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *