Cada vez son más los bancos y entidades que después de la gran crisis financiera del 2008 decidieron cambiar su perspectiva de negocio y apostar por un trato más personal y centrado en los valores humanos y la ética.

Un claro ejemplo es el banco suizo UBS, que, gracias a su transformación orientada hacia la gestión patrimonial y banca personal, generó un modelo centrado en el cliente que requiere menos riesgo y capital; convirtiéndose en el mayor gestor patrimonial global con más de 3,0 billones de dólares estadounidenses en activos invertidos.

En la misma línea de crear una cultura organizacional centrada en los valores, UBS ha recibido la máxima puntuación posible (100%) ofrecida por «The Human Rights Campaign» (HRC), por ser un banco con políticas y prácticas de igualdad y respeto hacia las personas LGBTIQ+, además de contar con un gran porcentaje de su plantilla siendo personas queer.

Inversión para personas LGBTIQ+

Debido a su gran compromiso con el colectivo LGBTIQ+, UBS ha presentado un informe donde enfatiza la necesidad de prestar consejos de inversión dirigidos exclusivamente al colectivo LBGTIQ+ ya que, a diferencia de las personas cisheterosexuales, las personas queer no cuentan con una completa igualdad legal o social en ninguna parte del mundo.

En este artículo os presentaremos un pequeño resumen de este informe, al que puedes acceder aquí, destacando los puntos más importantes que deben tener en mente las personas LGBTIQ+ a la hora de construir su portafolio y asegurarse un buen futuro financiero.

1.- La familia

Normalmente la familia es el motor económico, y de apoyo, principal para los inversores, pero este no es el caso de las personas queer. Debido al gran estigma que sufren por su orientación sexual y/o identidad de género, muchas veces se pueden encontrar totalmente solas a la hora de comenzar un nuevo proyecto o incluso a la hora de arriesgarse en inversiones.

Como consecuencia, muchos inversores LGBTIQ+ se ven forzados a ser independientes financieramente antes que las personas cisheterosexuales, por lo que es importante crear una estrategia de liquidez lo suficientemente amplia como para cubrir sus gastos cotidianos.

En el caso de que la persona comience a tener la suficiente liquidez como para plantearse invertir, debería tener en cual de estos tres niveles de encuentra:

  1. Efectivo diario: posee suficiente dinero como para destinarlo a los gastos cotidianos y a los costes imprevistos de los próximos 6 a 12 meses.
  2. Efectivo de ahorro: su liquidez le permite reservar dinero para gastos conocidos en un futuro próximo (bodas, viajes, etc).
  3. Efectivo para inversiones: puede gastar su dinero en un plazo de dos a cinco años. Este dinero podría ir destinado a inversiones con algún tipo de interés (duración), de crédito o de liquidez a cambio de rendimientos potenciales que superen la tasa de inflación (rendimientos reales positivos).

2.- Seguridad laboral

El colectivo de Lesbianas, Gays, Bisexuales y persones trans (LGBTIQ+) es uno de los colectivos con menor estabilidad laboral. Según el informe realizado este año por el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, el 32% de la población LGBTIQ+ española se ha sentido discriminada en su trabajo y el 66% de las personas trans ha sufrido algún acto de transfobia en el ámbito laboral.

Sumado a eso, aún existen alrededor de 60 países en los que está permitido el despido por razón de orientación sexual y/o identidad de género.

Ante esta precariedad laboral, UBS recomienda que la gestión de los activos se haga con una estrategia de longevidad y de forma holística, para sacar el máximo de cada tipo de cuenta y construir una estrategia de inversión integral diseñada para reemplazar sus salarios en la jubilación. Puede resultarle útil consolidar múltiples cuentas de jubilación en un solo lugar, para para gestionarlas con mayor eficacia.

3.- Hipotecas y vida en la ciudad

Debido a la movilización hacia zonas más urbanas con la intención de evadir la discriminación que se sufre en las ciudades pequeñas, las personas queer se enfrentan a mayores gastos de vivienda que las personas cisheterosexuales, como consecuencia de la falta de apoyo financiero por parte de sus familias y la inestabilidad laboral a la que se enfrentan.

A pesar de que el alquilar puede ofrecer ventajas (mayor flexibilidad a la hora de trasladarte para encontrar un mejor trabajo o «aumentar de tamaño» más fácilmente cuando tu familia se amplíe), se está expuesto a la subida de los cotes de la vivienda.

En el caso de que se desee optar por préstamos y/o hipotecas, estas pueden ser un recurso especialmente eficaz en un entorno de bajos tipos de interés. Se puede sacar beneficio de la capacidad de endeudamiento no aprovechada y destinarse a la financiación de su estrategia de liquidez.

4.- Longevidad

Las relaciones sáficas (entre dos mujeres) tienen una expectativa de vida bastante mayor que las relaciones homosexuales entre hombres o las relaciones heterosexuales. UBS estima que una pareja heterosexual de 65 años puede necesitar alrededor de 17 veces su gasto anual para financiar 20 años de gastos de jubilación (de los 65 a los 85 años).

En el caso de una pareja sáfica 65 años, su mayor esperanza de vida puede significar que este horizonte temporal sea demasiado corto, por lo que se debería introducir un colchón de 10 años adicionales en la jubilación (30 años en total), elevando los activos necesarios a 22 veces el gasto anual. Reservar suficiente dinero para una jubilación de 35 años de jubilación, tal vez como un seguro contra uno o ambos de la pareja llegue a los 100 años, requeriría unas 25 veces el gasto anual.

Otra cosa para tener en cuenta para las personas LGBTIQ + jubiladas, es qué pasará con sus activos de jubilación después de la muerte, ya que al matrimonio igualitario no es legal en la mayoría de los países, por lo que no se reconocen legalmente los activos de las pensiones que pasan a los cónyuges, parejas civiles o parejas registradas. Queriendo decir esto que la persona superviviente puede perder el acceso a las prestaciones sociales.

Teniendo estos puntos en cuenta, y sabiendo que la exclusión de las personas LGBTIQ+ del ámbito laboral y del ámbito financiero en general, tiene un efecto negativo en la economía global, UBS recomienda a las personas queer invertir con grupos de inversionistas dirigidos al colectivo LGBTIQ+ como pueden ser AngelList.

De esta manera garantizan que sus inversiones tendrán un impacto social, pero a su vez les proporcionarán un rédito económico positivo debido a la creciente economía rainbow enfocada en el colectivo.

(Visited 23 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *