Los fondos y las multinacionales inmobiliarias abandonan el barco español, pero los buitres carroñeros (disculpen la expresión) de las multinacionales de recuperación de cobros asaltan el nuevo mercado de deudas impagadas españolas.

Esta fauna está compuesta por empresas como Intrum Justitia (sueca) Contentia y Effico (francesas), Aktiv Kapital (noruega), GFKL (alemana), que se han hecho con firmas españolas, o la británica Link Financial, que ha anidado en España de forma directa.

La morosidad se ha extendido como la polvora, primero en las tarjetas y préstamos personales y ahora también en las hipotecas. Pero estos morosos (pongamos las barbas a remojar todos), en muchos casos, son impagadores a la fuerza, no por falta de seriedad. Pagar una hipoteca de 1.100 € más un coche de 400 € al mes se vuelve una misión imposible para un gran número de parejas propietarias. Y tampoco se pueden deshacer de su condena vendiendo la casa, ya que nadie compra; “la vivienda seguirá bajando“, es el lema de muchos potenciales compradores.

Por esta razón, entre otras, espero que las autoridades competentes estén en guardia para impedir determinados abusos y acosos de estas empresas (y los hay y los habrá) a los morosos forzados.

Las entidades financieras no quieren quedarse con las casas, que ahora tienen difícil revender, y prefieren vender su deuda a estas empresas para conseguir liquidez. Porqué lo que mucha gente no sabe es que en sus escrituras de hipoteca hay una cláusula que dice que el banco puede vender su deuda a otra empresa, sin avisar al deudor. Lo que significa, en pocas palabras, que pasará a deber la hipoteca a Cobramos o matamos Corporation en lugar de al Banco Pagame ya. Y la nueva empresa utiliza técnicas de recobro bastante más “duras” que las simples llamadas del director de banco de turno.

Estas empresas de recobro pagan entre un 80% y un 50% de la deuda que el moroso tiene con el banco. A cambio de comprar la deuda más barata, asumen el riesgo de no cobrarla.

Dichas empresas, que en algunos casos han doblado y cuadriplicado sus ventas en dos años (antes de la escalada de morosos), esperan subidas aún más espectaculares. Pese a que Salvaterra (Intrum) advierte que “en tiempos de alta morosidad, la tasa de éxito sobre el crédito impagado se reduce, el esfuerzo aumenta y los márgenes descienden”, en Multigestión Iberia aducen que “cuando la morosidad aumenta tan rápido, es posible gestionar o comprar carteras casi vírgenes, con miles de operaciones, que los bancos ni han mirado, con lo que las posibilidades de recuperación son interesantes”.

Recemos para no recibir una llamada de estos “carroñeros financieros” (sin ánimo de ofender).

(Visited 14 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *