Cada vez tengo más claro que la frontera que separa el mundo 2.0 y la realidad física es más tenue cada día que pasa. No hace apenas uno o dos años que un bloguero económico apareciera en una programa de TV de máxima audiencia dirigido al público en general como Salvados hubiera sido impensable.

Las finanzas en la Red ya hace un tiempo que han desembarcado en los medios de comunicación tradicional y no creo aventurado afirmar que están conquistando ambos mundos. La prensa cometió el grave error de obviar la calidad de los blogueros financieros y, obligados por la realidad, cada vez son más los artículos que recogen nuestras opiniones y análisis.
Sin embargo no es hasta que la crisis económica ha entrado en los hogares de todos que las finanzas han adquirido un lugar importante en las preocupaciones de las familias. La cultura financiera está en el orden del día de gran parte de las decisiones que tomamos y determinan nuestra vida: desde contratar una hipoteca a ahorrar para nuestra jubilación.
Este domingo 29 de enero de 2012 a las 21:30h un servidor aparecerá en el programa “¿Qué hago con mi dinero?“, en calidad de economista conocedor de la banca comercial de sucursales desde dentro (Banco Zaragozano), delante (Futur Finances o iAhorro.com), fuera (como cliente bancario) y al lado (como agente Bankinter).
A los que siguen mis escritos, desde los que tratan de la caída en desgracia del director de toda la vida a los que critican abiertamente la política comercial de sucursales, no les extrañará lo que opino sobre la falta de asesoramiento en sede bancaria. Sin embargo quiero hacer una aclaración importante, que imagino saldrá en el programa: los buenos directores y el resto de personal bancarios son de los mejores expertos en productos financieros de este país. Lo que pasa es que gran parte de las entidades financieras no les pagan por hacer bien lo que opino debería ser su trabajo: captar, fidelizar y ayudar a sus clientes. Si sus incentivos son vender y no asesorar, es muy complicado hacerlo todo bien.
Las sucursales no deben desaparecer (reducir su número desde luego), lo que han de pasar de meros puntos de venta financieros a centro de atención y asesoramiento al cliente. Los clientes cada vez más buscan información, compara productos y hablan con clientes en la Red. Una vez se han decidido por algún producto, es cuando el asesoramiento en sucursal debería entrar en juego. Este es el futuro de la banca, en mi humilde opinión.

(Visited 2 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *