Era previsible. Con el auge de las criptomonedas, las monedas oficiales se tienen que poner las pilas antes que las monedas digitales no reguladas (criptomonedas) adelanten por la derecha al Banco Central Europeo. Es por ello por lo que el Eurosistema ha puesto en marcha un estudio para analizar la viabilidad de lanzar un euro digital.

Este euro digital nacería con el objetivo de complementar el dinero físico, que no desaparecerá. De salir adelante el proyecto, convivirían tanto el euro físico cómo el euro digital. En cuanto se implemente esta tecnología, estos euros digitales se alojarían en un monedero virtual desde el que podrán operar de igual modo que si de dinero físico se tratara. Ya es posible salir de casa «sin dinero», dadas las facilidades que hay en cuanto a plataformas de pago online, como el teléfono o las tarjetas virtuales, pero esto no significa, indican desde el BCE, que el euro físico vaya a desaparecer, ni mucho menos.

Pruebas antes del Euro digital

Aunque es ahora cuando el tema toma impulso, ya hace 9 meses que los bancos centrales nacionales de la zona del euro han estado realizando pruebas, contando para ello con expertos tanto del mundo académico como del sector privado. Las pruebas se han realizado en los siguientes cuatro ámbitos:

  1. – El registro del euro digital.
  2. – La privacidad y la prevención del blanqueo de capitales.
  3. – Los límites a la circulación de un euro digital.
  4. – El acceso de los usuarios finales en caso de no estar conectados a internet.

Además, en estos 9 meses, las pruebas con el servicio de liquidación de pagos inmediatos (TARGET) que ofrece el Eurosistema, así como la tecnología blockchain empleada, permitieron realizar más de 40.000 transacciones por segundo. Este aspecto tan importante que abarca la velocidad y la seguridad de las operaciones, parece que ha superado la prueba con nota.

Primera fase: 24 meses de prueba oficial

El pasado 14 de julio se dio el pistoletazo de salida a esta primera fase oficial de pruebas, ya que según manifestó la presidenta del BCE, Cristine Lagarde, «Han transcurrido nueve meses desde que publicamos nuestro informe sobre un euro digital. En este período, hemos realizado nuevos análisis, hemos recabado información de los ciudadanos y los profesionales, y hemos realizado algunas pruebas, con resultados prometedores. Todo ello ha hecho que nos decidamos a acelerar el proceso y a iniciar el proyecto de un euro digital«.

Así pues, toca pasar de las pruebas de tanteo y de viabilidad a las pruebas de campo.

Durante esta fase de 24 meses se abordarán aspectos clave como todo lo relativo al diseño y a la distribución. También se estudiará a fondo la capacidad de este euro digital para satisfacer las necesidades de cobro y pago de los ciudadanos europeos. Lógicamente, será imperativo trazar las directrices y modificaciones del marco legislativo de la UE que pudieran ser necesarias en el momento del lanzamiento de este euro digital.

Otro de los aspectos fundamentales a dilucidar durante esta fase de prueba de 2 años de duración es saber qué impacto tendría en la economía de la eurozona la emisión de esta moneda digital de curso legal.

Dinero digital sí, pero controlado

Uno de los aspectos positivos que tendrá la implantación del euro digital será el de la lucha contra el fraude, ya que, al ser una moneda digital totalmente oficial, las operaciones con ella realizadas serán totalmente transparentes, luchando así contra el fraude fiscal y el blanqueo de capitales.

Por otra parte, este primer paso en firme para lanzar el euro digital no supone el inicio del fin del dinero físico. No al menos a corto ni a medio plazo. El objetivo de este proyecto no es otro que permitir la convivencia de ambos sistemas monetarios de curso legal y respaldado por los correspondientes Bancos Centrales de los países miembros de la Eurozona. Así pues, la transición del dinero físico al euro digital será gradual y permitirá perfeccionar el modelo implantado, así como adaptarlo a las nuevas necesidades tecnológicas que vayan surgiendo con los años. No olvidemos que estamos en la era de las fintech, de las operaciones online y de los pagos y cobros inmediatos. Y esto no ha hecho más que empezar…

El Euro digital no es como un Bitcoin

Pues no, no lo es, ya que las criptomonedas privadas como el Bitcoin no están reguladas por ningún banco central y mucho menos, por el Banco Central Europeo. En cambio, el euro digital, sí, ya que va su valor será exactamente el mismo que el euro físico.

De esta manera se consigue una moneda digital cuyo valor es estable y no volátil como han demostrado ser las criptomonedas como el Bitcoin o Ethereum.

(Visited 6 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *