Una vez analizadas las posibilidades que estiman los expertos de que España salga de la zona monetaria común, cuya moneda única es el euro, y volvamos a nuestra divisa antigua (que seguramente se denominaría peseta una vez más) es el momento de saber que herramientas tiene el ahorrador normal para proteger sus ahorros. Si volviéramos a la peseta, de repente nuestros ahorros en euros pasarían a estar denominados en pesetas y, con toda seguridad, de un día para otro valdrían entre un 30 y un 50% menos. Esta pérdida de valor sería con los países cuya divisa fuera más fuerte; seríamos más pobres al salir de España, en definitiva.

Vamos a simplificar las opciones que tiene el ahorrador, ya que en este enlace se ofrece mucha más información:

  1. La primera y muy sencilla es abrir una cuenta en España, en divisas. Lo más fácil sería abrirla en dólares. Los expertos consultados ven casi imposible que un corralito en España pudiera afectar a las cuentas en divisas. De un día para otro tendríamos unos ahorros que valdrían casi el doble.
  2. Invertir en deuda pública a corto plazo de un país fuerte, como Alemania.
  3. Contratar un fondo de inversiones en moneda extranjera, sean dólares USA, canadienses o francos suizos es otra buena forma de salvaguardar nuestro poder de compra.
  4. Invertir en oro, bien comprando acciones de empresas mineras, ETF (fondos cotizados) que replican el metal precioso o directamente (la menos adecuada para una familia, por el riesgo de  robo que implica).
  5. Una posibilidad más sería abrir una cuenta de no residentes en divisas o en euros en Alemania, por ejemplo. Dependiendo del país y nuestras posibilidades, se puede gestionar con una filial extranjera del banco en España o hay que viajar al país en cuestión.
  6. Acciones de empresas extranjeras sin endeudamiento (si sabemos invertir en bolsa), nunca bancos.