Hemos finalizado en Actibva una serie de entradas a modo de guía práctica para ayudar a las personas que se enfrentan al proceso de comprar una casa y solicitar financiación para ello.

Se ha hecho pensando en el particular que debe negociar con la entidad financiera, con algunos consejos y trucos muy sencillos pero muy útiles (o al menos eso espero).

Podemos diseccionar el proceso hipotecario en varias partes, normalmente diferenciadas en el tiempo pero que muchas veces se solapan:

  • Situación real y jurídica de la vivienda a adquirir: Hay que conocer los fundamentos básicos de una escritura de adquisición de una vivienda y solicitar y saber leer una nota simple.

Consejos para contratar la mejor hipoteca (1): Situación real y jurídica del inmueble

  • Negociación del precio de compra-venta con los propietarios. Antes de nada debemos saber nuestra capacidad de endeudamiento, la cantidad máxima que nos puede conceder un banco según nuestro perfil económico, para después negociar a la baja el precio de la vivienda con los actuales propietarios.

 

  • Pre-tasación de la vivienda: Si hay una tasación de hace no más de 2-3 años nos puede servir como referencia, aplicando los correctores necesarios; en caso de no tener este valor, sería muy interesante averiguar antes a cuanto se puede tasar el inmueble.

Consejos para contratar la mejor hipoteca (2): La negociación del precio de compra-venta

  • Acudir a varias entidades financieras para negociar condiciones de la futura hipoteca. Una vez conocemos nuestra capacidad de endeudamiento, la tasación aproximada y el precio de compra-venta, es un buen momento para acudir a las entidades que hemos pre-seleccionado a negociar las condiciones del préstamo hipotecario.

  • Tasación: Momento en que, una vez aprobada por el banco la hipoteca, se decide todo.

Contratar la mejor hipoteca (3): Entrando por la puerta de la sucursal

  • Revisión de las condiciones de la hipoteca y demás productos vinculados varios días antes de la fecha de la firma ante notario. Nada de acudir a notaría sin tener en papel lo que se va a firmar y haberlo analizado tranquilamente. Y finalmente la firma ante notario: hay comprobar que se firma lo acordado y no otra cosa; una vez firmado, no sirve de nada quejarse.

La mejor hipoteca (y 4): La firma en notaría
Esperamos que estas entradas sean de utilidad a aquellas personas que enfrentan con ilusión pero con miedo el proceso hipotecario.

Imagen | seir+seir+seir, Flickr

(Visited 8 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *