Como en casi cualquier pregunta de economía, la respuesta es “depende”. Depende del tipo de austeridad, del momento en que se aplica y de la economía del país que la experimenta.
Si la austeridad son medidas encaminadas a gastar eficientemente en sectores útiles para el país, reduciendo gastos superfluos o innecesarios y mejorando la productividad del sector público, la austeridad puede ser bienvenida. A largo plazo, no se puede gastar más que lo que se ingresa. Pero si la austeridad es reducir de forma indiscriminada en materias que no deberían sufrir una poda descontrolada, entonces es, desde mi punto de vista, mala.
Igualmente el momento en que se aplican las medidas de austeridad es importante, además de la situación económica del país. Con un 26% de paro en España, recortar sin invertir en la reconversión de la economía española es, probablemente, construir una autopista al Infierno.
De austeridad y crecimiento hemos charlado este viernes en “El Faristol” de IB3 Ràdio, parte en castellano y parte en catalán:
(Visited 7 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *