Si bien se ha hablado mucho de las participaciones preferentes y su inadecuada comercialización, no es menos cierto que la estafa al cliente conservador sigue vigente. Los procesos de arbitraje son una forma de resolver casos determinados, pero no una solución general. Esperemos a ver el número de casos solucionados y el número de afectados que siguen sin obtener una respuesta satisfactoria de los poderes políticos.
Por otra parte, si los culpables no responden ante la Justicia, el Estado de Derecho no podrá jamás volver a llamarse así. Y sospecho que de eso se trata, de que el nombre quede muy bien y la realidad sea que los poderosos no responden ante las leyes que el pueblo sí tiene que acatar. Al menos hasta que les dejemos, que el ciudadano tiene mucho más poder del que ejerce, empezando por el voto. Los partidos que permiten que pase lo que pasa, responsables de que la normativa hipotecaria, el banco de España o la CNMV funcionen como funcionan, han de sufrir un batacazo en las urnas. O todo seguirá igual.
Mi aportación a esta injusticia financiera es divulgarla en los medios de masas, no mucho, pero algo. Os dejo el trozo de El Hormiguero, a partir del minuto 8:20, en el que aparezco yo explicado como se debe vender una participación preferente y como no:

(Visited 2 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *