La intervención del Banco de España en favor de las entidades financieras no deja de asombrarme. Ahora resulta que quiere que los bancos limiten la remuneración de cuentas y depósitos. Un 1,75% si son a menos de un años, un 2,25% hasta los dos años y para tres años en adelante un 2,75%.
La medida es tan discutible que ni se ha plasmado por escrito, al menos de momento. A los bancos con fuerte marca, con una base de cliente asentada, es a los que puede beneficiar esta flagrante actuación anti-competencia. A los bancos nacionalizados, que sería uno de los agentes que se supone quiere beneficiar el Gobierno, no lo acabo de ver. ¿Quién contratará un depósito con entidades menos solventes si ofrecen el mismo reducido interés que las saneadas?
Los ahorradores conservadores pierden, los endeudados actuales nada ganan, los futuros tampoco me parece que se vena beneficiados. Sería el Gobierno, a cambio de que los bancos le compren más deuda pública, los segundos ganadores.
Una medida que me parece negativa y sin justificación económica suficiente, de la que opino como director editorial de iAhorro en Gestiona Radio de este pasado jueves 17 de enero de 2013.
(Visited 7 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *