Pese a que el grueso del coste del rescate ha sido necesario por la mala práctica de las cajas de ahorros, parasitadas por políticos, sindicatos y patronales ineptas o, directamente, depredadoras, no es menos cierto que buena parte del coste directo e indirecto del rescate ha ido también a los bancos que pretenden hacernos creer que son inocentes.
Además de los costes actualizados de la última nota informativa sobre ayudas públicas en el proceso de reestructuración del sistema bancario español (2009-2013) del Banco de España (ver en PDF), de 61.495 millones de euros, hay que sumarle ayudas fiscales, avales al Sareb y otras ayudas que hemos analizado en el evento organizado por GE Business Club el pasado jueves. En el siguiente resumen del Grupo La Siesta se pueden leer y ver algunos contenidos al respecto.
Mal acaba lo que mal empieza y, me temo, el rescate bancario empezó mal, muy mal, para el interés general. Os dejo la presentación de mi intervención, previa a la del mediático inspector de Hacienda Raúl Burillo, en la que se analizan los costes del rescate de forma individualizada:
(Visited 8 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *