En El Mundo han contado con mi opinión, como director editorial de iAhorro.com, para su artículo “Guerra de pagarés” en el escaparate bancario.

Los pagarés son un producto con más riesgo que los depósitos (garantizados hasta 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos), y, por tanto, nos tendrían que ofrecer más rentabilidad. Y no es así.

A la pregunta ¿por qué nos venden pagarés en lugar de depósitos? la respuesta, no por sencilla, es menos triste:

Porque le interesa al banco, no al cliente. La razón es que es una forma de captar ahorro sin tener que pagar más, como ocurre con los extratipos de los depósitos, penalizados por la normativa Salgado.

Textualmente:

“Los bancos están ofreciendo intereses muy bajos por un producto de mucho más riesgo que el depósito tradicional“, alerta Pau Monserrat, analista de iAhorro.com.

Al tratarse de un producto de deuda, su rentabilidad debería estar ligada al nivel de solvencia que otorguen a la entidad emisora las agencias de calificación de riesgos (principalmente, Moody’s, Standard % Poors y Fitch).

Por tanto, las entidades con mejor calificación (BBVA o Santander) deberían ofrecer en condiciones normales peores intereses. No obstante, fuentes del sector reconocen que algunas entidades desvinculan la rentabilidad del riesgo y del precio del dinero para premiar mejor el ahorro. “Lo hacen para ser más competitivas. Éstas utilizan lo que se ahorran por no tener que pagar al Estado para ofrecérselo a sus clientes”, insisten.

Si el depósito -el producto de inversión más conservador- está garantizado hasta 100.000 euros por el FGD, la solvencia del pagaré viene ligada únicamente a la de la entidad financiera, por lo que una quiebra de ésta podría suponer un impago de la inversión.

“El pagaré entra en el grupo de ‘depósito no garantizado’, lo que coloca a su propietario en las últimas posiciones en la cadena de cobro si el banco cae”, añade Monserrat.

(Visited 2 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *