Este artículo antes de bajar a cenar pretenden simplemente agradecerle a Ada Colau y a todos los luchadores de la PAH su inestimable labor en defensa de los derechos de las personas que no pueden pagar su hipoteca. Su trabajo ya trasciendo fronteras y el mismísimo NYT publica una entrevista titulada ‘Leading the Charge Against Spain’s Mortgage Crisis‘.
No tengo vinculación con la gente de la PAH, si bien les agradezco gran parte de su noble lucha. Mi trabajo de divulgación de las injusticias del sistema jurídico y práctico en materia hipotecaria no se mueve siempre en paralelo con la línea de la PAH, como no podría ser de otra manera. Cuando te han a arrebatado algo tan personal y necesario como tu casa, sobretodo si era el hogar de tu pareja o hijos, de tu familia, no hay medias tintas. Pero siempre digo que la regulación de una banca sana no puede venir solo de las víctimas (representadas por la PAH), ni solo de los verdugos (los bancos).
Sin embargo, vivimos en un país en que el ciudadano vota, pero el banquero decide. Y con esta antidemocrática situación, los que intentamos buscar el equilibrio muy poco (o nada) tenemos que hacer. Nos guste o no, solo con la presión de gente como Ada Colau, algo cambiará.
Luchar por la justicia, el equilibrio entre el prestatario y el prestamista, no es luchar contra los bancos. Es luchar contra los directivos, políticos, patronales, sindicatos y todo aquel que influye en la gestión de bancos y cajas y se aprovecha, en lugar de mirar por el bien común.
Querer cambiar una realidad vergonzosa y dramática no significa ser de izquierdas o derechas, como se creen algunos. Es ser justo. Y además listo, ya que sin bancos buenos, la economía seguirá siendo un desastre y una forma de que pocos ganen y muchos pierdan.
(Visited 3 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *