Estamos viviendo una época histórica.

Tiempos inciertos, duros, que van a requerir un cambio de hábitos y de mentalidad.

Espero, creo y deseo que saldremos reforzados de esta crisis. Pero no sin esfuerzos y sacrificios. Con confianza, serenidad y decisión, seguramente si.

Leo en El País, en su sección Cuarta Página, un interesante artículo de John Gray, autor de Black Mass: Apocalyptic Religion and Death of Utopia. Se titula “Mucho más que una crisis financiera”.

Trata, en su opinión, del derrumbe de liderazgo político y económico de Estados Unidos en el mundo, y lo equipara al giro geopolítico que supuso la caída de la Unión Soviética.

En este recomendable artículo, John Gray trata de la pérdida de poder de EE.UU., al que un caricaturesco Hugo Chavéz provoca y ridiculiza con descarada impunidad; habla de las consecuencias sobre la invasión de Irak que tendrá esta debacle económica. Vaticina una posible retirada de Irak, al no poder mantener el gasto militar que su ocupación acarrea; trata del “ascenso pacífico” de China.

El desarrollo de las economías emergentes disminuye la importancia de EE.UU. en el mundo, eso ya lo aceptaban los estudiosos de geopolítica; pero se imaginaban que sería un cambio de poder gradual, a lo largo de varias generaciones.

Acaba el autor, citando textualmente: “Después de haber creado las condiciones que engendraron la mayor burbuja de la historia, los dirigentes políticos de EE.UU. parecen incapaces de comprender la magnitud de los peligros que afronta su país. Envueltos en encarnizadas guerras culturales y peleados unos con otros, parecen no darse cuenta de que su liderazgo mundial está desvaneciéndose a toda velocidad. Está naciendo un nuevo mundo casi sin que se note y, en él, EE.UU. no es más que una más entre varias grandes potencias, y se enfrenta a un futuro incierto en el que ya no puede influir”.

Tiempos inciertos, sin duda, los que nos han tocado vivir.

(Visited 6 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *