Rainbow economy

La rainbow economy o también llamada Pink economy es un nicho económico que ha ido creciendo desde los años 80, compuesto por empresas enfocadas exclusivamente en el colectivo LGBTIQ+ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans, Intersexuales, Queer y más) desde diferentes sectores: turismo, ocio, ropa, productos de belleza e incluso apps.

Pero ¿Por qué existe una «economía» dirigida solo a este tipo de colectivo? Por varias razones:

  • Su tamaño: la comunidad LGBTQ+ está compuesta por mas de 11 millones de personas, solo en Estados Unidos, y en España alrededor del 7% de la población es LGBTIQ+. Se estima que esta comunidad podría representar hasta un 15% de la población mundial.
  • Su poder adquisitivo: a nivel mundial, los consumidores LGBTQ gastan más de 3,7 billones de dólares y la riqueza de sus hogares estimada en todo el mundo es de 5 billones de dólares. Poniéndolo en perspectiva, si el colectivo fuera un país, seria la quinta potencia mundial.
  • La influencia social: las personas LGBT tienen un impacto social muy notable, desde la creación de tendencia, a la adopción de nuevos productos y tecnología; son un target de clientes muy fiel.

 

En los últimos años y consecuencia de la influencia social del colectivo, hemos visto que cada vez son más las empresas que quieren utilizar su dinero para apoyar movimientos sociales, como podrían ser los derechos LGBTQ. Tal como señala  Michele Bettencourt, presidenta ejecutiva de Corelight Inc y mujer trans: «Las personas no solo quieren ganar dinero con sus inversiones, creo que cada vez más personas están contentas al ver qué se puede ir bien en las finanzas mientras se está haciendo un bien al mundo». Un claro ejemplo pudo ser la inversión de 12.000€ por parte de correos para el mes del orgullo en 2020, que acabó con un impacto positivo de medio millón de euros en tan solo tres días.

Pero no todo es color de rosa y existen algunas empresas que ven este nicho como una oportunidad para «lavar la cara» de sus empresas y presentarse como compañías mas inclusiva y abiertas a todo tipo de público. Un ejemplo de ello podría ser la inclusión de la bandera LGBT/arcoiris en los logos de muchas compañías exclusivamente para el mes de junio, el mes del orgullo.  Con la intención de frenar esta capitalización/mercantilización del colectivo, han ido surgiendo inversoras y start-ups queers que entienden mejor las necesidades del colectivo y buscan atacar el mercado global impulsando compañías que apoyen los derechos LGBTIQ+ y empoderando a las personas miembros del colectivo.  Además, estas compañías animan y forman a otras para invertir de manera ética en la rainbow economy.

Inversión en rainbow economy

Estas nuevas empresas que se dedican a financiar y potenciar el emprendimiento LGBTIQ+ han visto que sus inversiones tienden a pagar más dividendo, tal como señaló Jonathan Lovitz (presidente de la cámara estadounidense de la cámara de Comercio LGBT) en la revista Forbes. Un claro ejemplo de la solvencia de este tipo de inversiones serían los miembros de Gaingels, más de 80 inversores individuales que han invertido directamente más de 6 millones de dólares en 30 starts-ups LGBTIQ+ y ocho fondos de capital de riesgo desde 2014, llegando a recaudar 30 millones dólares adicionales solo en 2018. Estos grandes beneficios de inversión se podrían explicar a través de investigaciones que sugieren que las empresas que promueven la igualdad LGBTIQ+ en el lugar de trabajo tienden a tener una mejor contratación y retención de empleados y, en consecuencia, una mejor percepción del consumidor y una mayor rentabilidad y productividad. Esto se puede deber principalmente a que las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales, transgénero y queer tienden a luchar más por sus objetivos que las personas cisheterosexuales.

A continuación una lista de 5 de estas nuevas inversoras LGBTIQ+friendly que buscan empoderar y potenciar la rainbow economy de una manera ética y siguiendo los valores de igualdad.

  • Pinkstart: es una plataforma global de crowdfunding (mecanismo colaborativo de financiación de proyectos) diseñada para financiar proyectos de la comunidad LGBTIQ+. A través de su plataforma se pueden descubrir y apoyar diversas start-ups alrededor del mundo. https://www.pinkstart.me/.
  • Backstagecapital: es un grupo de inversionistas enfocados en proyectos liderados por mujeres, personas de color y personas LGBTIQ+. Son mas de 170 personas que en su último crowdfunding llegaron a recaudar mas de 1 millón de dólares en solo nueve horas. https://backstagecapital.com/.
  • Gaingels: desde inversión en startups hasta becas universitarias, este grupo de 80 inversores no solo invierte financieramente, sino que ofrece un programa de guía y mentorización a los proyectos en su portafolio. https://gaingels.com/.
  • AngelList: uno de los grupos más grandes de inversionistas LGBTIQ+. Fue el impulso de conocidas empresas actuales, como la red social para mujeres HER o la plataforma turística Kiki, dirigida a hombres gays. https://angel.co/gay-lesbian-market/.
  • StartOut: con inversiones presentes en mas de 52 países, su objetivo es claro, aumentar el número, la diversidad y el impacto de los empresarios LGBTQ y amplificar sus historias para impulsar el empoderamiento económico de la comunidad.
(Visited 144 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *