Disculpad la filosofía barata de esta entrada, si es que la filosofía puede considerarse barata en algún caso.

Trabajando en Banco Zaragozano, un responsable de RR.HH. (Recursos Humanos, si nos creemos que las personas somos Recursos y los encargados de este departamento son Humanos) me dijo, cito textualmente:

“Los Bancos no tienen Alma”.

Y es normal qué los bancos no tengan alma?

Si, son S.A., no son personas físicas. Y la Iglesia Cristiana concede el beneficio del Alma solamente a hombres y mujeres, no a personas jurídicas.

Pero, es normal que a los Directivos de la Banca les sea igual arrinconar a un empleado por su edad, pagar miserias a un recién licenciado, hacer que sus empleados trabajen por la tarde sin cobrar horas extras, desplazar de los puestos directivos a directoras que son madres y quieren dedicar más tiempo al cuidado de sus hijos, perder nuestro dinero en rocambolescas inversiones?
No. Pero pasa. Y no son casos aislados, no.

La Banca debe hacer autocrítica. Mejor, debemos obligarla nosotros a hacerla, ya que debemos pagar sus excesos vía nacionalizaciones, avales al préstamo interbancario y demás.

En algunos magníficos blogs, como en el de Fresh Family Office, se trata el tema de cuánto valen los Bancos. Algunos se atreven a aventurar que 0, como es el caso de Investorsconundrum.

Desde este blog no nos atrevemos a hacer este cálculo, que se puede basar en los balances de los bancos, en su valor en Bolsa o en cualquier otro instrumento económico de cálculo. Desde luego algo deben valer, ya que la mayoría de la población tiene su dinero depositado en ellos. Y si valorásemos que no valen nada, acudiríamos en tromba a sacar nuestro dinero de ellos. Aunque bien pensado… qué valdría el dinero sin los bancos?

La economía se basa en la confianza.

El dinero tiene valor porqué hay un consenso tácito mundial que cree (no sabe, confía) que a cambio de un papel obtendremos bienes y servicios. Si no lo creyéramos, el dinero no valdría nada.

Lo mismo pasa con los Bancos. Valen algo, independientemente de sus valores en Bolsa o sus balances contables, porqué la gente les otorga un valor intrínseco: ser los garantes de la estabilidad financiera; ser los garantes de qué el dinero tiene un valor. Sin esa valoración, poco valdrían los bancos.

Pero volvamos a la pregunta inicial del post. ¿Realmente los Bancos no tienen Alma?

Para muchos de sus directivos NO. Para nosotros, SI.

Sin Alma, sin ese componente intrínseco del que hemos hablado, poco valdrían. Debemos y podemos levantar de sus sillas a los directivos acomodados que juegan con el dinero de todos. La Banca es un instrumento para sostener a la economía real, no un fin en si mismo. la Banca se debe a sus empleados, a la gente que deposita dinero en sus cuentas, a sus pequeños accionistas. No a sus directivos gorrones.

Tiene Alma los Bancos. Claro que Si. La que todos nosotros hemos depositado en ella: nuestra confianza.

Espero que no lo olviden nuestros gobernantes a la hora de acudir en su rescate.

(Visited 10 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *