Se dice que no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.

Pero hay un mínimo de bienestar económico necesario para poder vivir en comunidad. Una vez alcanzado, el dinero deja de ser el protagonista de nuestra felicidad. Para los que viven holgadamente, incrementos de dinero no dan su felicidad. Pero para el que lucha para que los suyos prosperen, el dinero si que da una felicidad cálida y armoniosa.

¿El dinero nos da la felicidad?

(Visited 5 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *