En algunas zonas de España eminentemente turísticas, como Barcelona o ciudades de las Illes Balears como Palma, entre otras muchas localidades, se está produciendo a partir de 2017 un fenómeno nuevo que recuerda a la anterior burbuja inmobiliaria: un aumento rápido e intenso del precio de los alquileres. Por otro lado, los bancos empiezan a abrir el grifo de la financiación hipotecaria, con bastantes requisitos y exigencias de ahorros o dobles garantías, pero ya con tipos de interés atractivos.

Para formar nuestro hogar podemos alquilar una casa o comprarla pidiendo una hipoteca. ¿Qué factores tenemos que considerar para tomar una decisión?

La primera e importante idea: no es una buena idea tomar una decisión con argumentos del tipo: pido una hipoteca, ya que la cuota que voy a pagar es similar (o más baja) que un alquiler. En este e-book publicado por Fotocasa algunos expertos, entre los que se encuentra el CEO de Futur Finances, se explican algunas claves del alquiler en España a partir de 2017. Factores relacionados con la compra mediante hipoteca y con el contrato de alquiler deben ser analizados para tomar la decisión de comprar o alquilar un inmueble.

Factores relacionados con la compra-venta

Los asesores hipotecarios de Futur Finances consideramos que tiene mucho sentido económico comprar una vivienda habitual con financiación hipotecaria, para asegurar un hogar para los nuestros, pagado totalmente en el momento que llegue nuestra jubilación. Los precios de la vivienda en España en 2017 ya e han estabilizado y, en algunas zonas, vuelven a crecer. Es, por tanto, un buen momento para comprar un hogar.

Menos favorables somos a la compra de segundas residencias para alquilar o vender en un futuro, y mucho menos si para ello debemos pedir dinero a crédito. Si nos interesa invertir en inmuebles, hay formas mejores que la compra, como los fondos de inversión que invierten en empresas inmobiliarias, las SOCIMI o incluso el crowdfunding inmobiliario.

Factores relacionados con el alquiler

Alquilar nos da una libertad que no tenemos si compramos una casa, ya que podemos dejar de ser arrendatarios con un simple preaviso. Esta libertad nos permite cambiar de localidad o incluso de país para, por ejemplo, mejorar nuestro puesto de trabajo o estudiar en una universidad de prestigio.

Si la mensualidad del alquiler es notablemente más baja que una cuota hipotecaria de una casa del mismo valor a tipo fijo, financieramente estamos ganando con el alquiler. Además, si en algún momento no podemos pagar el alquiler, dejamos la casa y se acabaron las obligaciones. Con una hipoteca, podemos perder la vivienda y deber dinero al banco de por vida.

¿Comprar o alquilar? Una decisión importante que hay que tomar con toda la información posible y con visión de futuro.

Os invitamos a escuchar la entrevista sobre comprar o alquilar una casa a nuestro CEO y economista de iAhorro.com en Ser Consumidor el 9 de abril de 2017:

 

(Visited 35 times, 1 visits today)