Entradas

Hipoteca fija de Caixabank

En este artículo vamos a analizar la oferta hipotecaria actual de Caixabank, en especial su producto CasaFácil Fijo, hipoteca fija de Caixabank que se puede contratar a 20, 25 ó 30 años. Tal y cómo indica su nombre, esta hipoteca a tipo fijo viene a cubrir la alta demanda de hipotecas a interés fijo dado lo bajo de los tipos de interés en la actualidad.

Como primer consejo, evalúa si te encaja más una hipoteca a interés fijo o a interés variable (teniendo en cuenta que el Euribor está en mínimos históricos).

Si buscas los servicios de un intermediario hipotecario con décadas de experiencia en el sector de la intermediación, puedes dejarnos tus datos de contacto, sin compromiso:

Contactar con Broker hipotecario

Leer más

En una operación que se podría llamar de vértigo, por la velocidad que ha llevado, Bankia y Caixabank parecen haber alcanzado un acuerdo para su fusión. Tras el acuerdo entre sus respectivos consejos de administración, comenzará la ronda de beneplácitos de las juntas de accionistas, del Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la Unión Europea, etc. que previsiblemente darán luz verde a la fusión, porque eso es precisamente lo que se viene fomentando desde hace años: fusiones de entidades financieras para asegurar su supervivencia. Se calcula que, yendo todo bien, no será hasta finales de año o principios del siguiente cuando vea la luz la nueva entidad, eliminando la marca Bankia y consolidando CaixaBank, nuevo líder bancario en España.

Leer más

La crisis económica actual va a tener como efecto una aceleración en los procesos de reestructuración interna de la banca, tanto internos -reducción de costes, cierre de oficinas- como externos, fusiones y adquisiciones. Lo que ha sorprendido en parte es que la primera fusión no sea de una entidad grande y otra pequeña, sino de dos de los mayores bancos de España: Bankia y CaixaBank.

Con ello, aunque haya duplicidades, estamos hablando con una entidad que partirá de unos 22 millones de clientes siendo la más grande del país. Es este tamaño un factor diferenciador para el cliente y el ciudadano en general, tanto en sus aspectos positivos como negativos. En el positivo, una entidad grande debe dar como resultado a un banco más fuerte y solvente, lo que se traslada a la integridad del sistema financiero español.

Pero esto no quita posibles efectos negativos para el consumidor como es menos productos donde elegir y, por tanto, menos competencia. Pero antes serán los propios clientes los que noten esos cambios, los analizamos por tipología de productos o servicios. ¿Cómo afectará a los clientes la fusión de Bankia y Caixabank?

Leer más

La banca del futuro

Este ha sido el último programa de SER Consumidor dirigido por Jesús Soria, que abandona la dirección del mismo después de 18 años en antena. Jesús Soria está especializado en temas de consumo, e inició su andadura en la SER en 1993 en el programa Hoy por Hoy dirigido en su momento por Iñaki Gabilondo, y posteriormente por Carles Francino y Gemma Nierga. Ana Fuentes será la nueva encargada de dirigir el programa.

En el programa de hoy se han hablado, entre otros temas, de los riesgos de contagio en playas y chiringuitos. El CEO de Futur Finances y economista de referencia de Ser Consumidor durante bastantes años, ha opinado sobre la banca del futuro que nos espera.

Leer más

El dinero

Posiblemente no haya un concepto más usado en economía que el dinero y, a la vez, menos conocido por los economistas. Sí, ha leído bien: los economistas, en general, hablamos mucho de dinero pero entendemos poco su esquiva naturaleza.

En situaciones de crisis como la actual, causada por un virus desconocido hace apenas un año, el COVID-19, muchos ciudadanos se preguntas: si falta dinero, ¿por qué no lo imprimen y lo reparten? Y créanme, para explicarlo podemos optar por explicaciones rápidas señalando los efectos de una creación masiva de dinero en países como Venezuela, o bien profundizar sobre de dónde vino y adónde fue el dinero. Vayamos a lo difícil y profundizemos en alguno interesantes conceptos del dinero y su historia del libro de John Kenneth Galbraith.

Leer más

En este enlace los amigos de Financial Red actualizan las empresas tecnológicas relacionadas con productos financieros en España de referencia. Como no podría ser de otra manera, iAhorro.com está entre ellas, en el apartado de ‘Distribución de productos financieros». Como la mayoría de lectores sabréis, además de responsable del portal online de hipotecas Futur Finances, me dedico a aportar mi granito de arena a iAhorro.com como director editorial.
Los bancos son importantes para que una sociedad funcione, pero cuando no saben hacer su trabajo o bien no llegan a determinados nichos de mercados, es muy positivo que empresas especializadas de fuera del sector aparezcan.
En materia de inversión, principalmente vía fondos o acciones, hay varias Fintech con solera en España; las que mejor conozco son Bolsa.com, Unience y Feelcapital. Hoy en día no tiene sentido invertir en fondos o planes de pensiones en base a las interesadas recomendaciones del personal bancario. Con este tipo de portales, uno puede conocer las opiniones y experiencia inversora de otros usuarios y profesionals del sector. En iAhorro.com tenemos un potente apartado de expertos independientes, entre los cuales están compañeros y amigos como Luis García Langa que con sus opiniones y consejos generales ha ayudado a muchos clientes a no perder dinero innecesariamente. La tendencia es que cada vez haya menos clientes bancarios que acudan a sus sucursales «para ver qué hacer con su dinero». Fintech de hoy y mañana aportan ya información y herramientas para comparar, analizar y recibir recomendaciones verdaderamente independientes. En los bancos del futuro habrá expertos que, una vez el cliente tiene claro el tipo de inversión que desea, les sepan explicar los detalles: ni más, ni menos.
Para las pequeñas finanzas personales y familiares, además del boli y el papel para recoger gastos e ingresos diarios, hay ya potentes herramientas que nos hacen la vida más fácil. Las que yo conozco mejor, Ahorro.net y Fintonic. En este sentido hay mucho trabajo que hacer para que una persona tenga toda la información bancaria que necesita al momento y pueda tomar decisiones financieras en su día a día. Muy útil el comparador Enfintech de empresas tecnofinancieras. Cada vez hay más tipos de fintech operando en España, lo cual es muy buena noticia.
En realidad, todas las iniciativas tecnológicas van en un mismo camino: permitirnos acceder a los mercados financieros, sea abriendo una cuenta, solicitando un préstamo hipotecario o exportando (Kantox es mi apuesta en materia de operativa en divisas), sin depender de un solo banco actuando bajo parámetros monopolísticos.
Ya no estamos atados a los bancos: si nos sirven, genial. Si actúan en contra de nuestros intereses, hay alternativas y operadores complementarios que han llegado para quedarse.

Esta semana he podido dar una serie de sencillos trucos para pagar menos comisiones, como director editorial de iAhorro.com.

En este artículo de El País analizo la razón de que los bancos cobren comisiones cada vez más alta sin que parezca que el Banco de España imponga limitaciones a determinadas malas prácticas.
En Cadena Ser he podido dar pistas para ahorrar comisiones en el programa ‘Hoy por Hoy’ y en ‘Ser Consumidores’ (leer artículo). Os invito a escuchar la entrevista:

Por otro lado, en el blog de iAhorro.com se pueden leer varios artículos sobre cómo pagar menos comisiones. Os enlazo este y este otro.

A la guerra contra las comisiones

En la guerra por evitar comisiones, el enemigo es muy poderoso. El cliente debe adoptar tácticas guerreras más cercanas a la lucha de guerrilla o a la guerra relámpago (popularizada por los alemanes en la Primera Guerra Mundial bajo el término «Blitzkrieg») que al enfrentamiento frontal.

Si es tu primera batalla, por ser joven y querer abrir tu primera cuenta corriente, o por ser un veterano que no estaba acostumbrado al ardor guerrero en banca, una primera reflexión: el banco es una empresa que ofrece bienes y servicios; debemos seleccionarlo en base a los mismos criterios que cuando compramos un móvil, con una diferencia sustancial: las relaciones a largo plazo con los bancos son tan o más importantes que el precio puntual de un producto o servicio. Valoremos su solvencia, su ética en los negocios, su labor social y el trato al cliente de ayer y hoy. Como dijo el estratega chino Sun Tzu en su obra ‘El Arte de la Guerra’ hace más de mil años:

«Los guerreros victoriosos primero ganan y después van a la guerra, mientras que los guerreros vencidos primero van a la guerra y después buscan ganar».

La mejor forma de pagar menos comisiones es elegir un banco que cobre pocas comisiones de forma generalizada y consistente en el tiempo, antes de contratar su cuenta corriente, en definitiva.

5 claves para pagar menos comisiones

Cada batalla requiere tácticas que maximicen las probabilidades de vencer. En materia de comisiones, estas pautas de éxito son:

Primero: saber qué productos y servicios financieros tenemos contratados y el coste que nos cargan. Las comisiones de administración o mantenimiento de cuenta corriente son fáciles de identificar, pero hay otras menos evidentes, como la comisión por ingreso de cheques, por transferencias o cuando nos quedamos en números rojos. En materia hipotecaria, busquemos financiación sin comisión de apertura, pero fijémonos también en la compensación por desistimiento o la compensación por riesgo de tipo de interés (si optamos por una hipoteca a tipo fijo). En fondos de inversión o planes de pensiones, la comisión por suscripción o reembolso son las más relevantes; las comisiones de gestión y depósito se restan de la rentabilidad que nos ofrecen, por lo cual cabe analizar el rendimiento final obtenido más que estas comisiones en sí.

Hecho este inventario, toca cancelar productos que no usamos y agrupar la operativa si procede (por ejemplo si tenemos varias cuentas en un mismo banco). Si bien es necesario una tarjeta de débito para sacar dinero del cajero, hay que tener muy claro en qué cajeros podemos sacar efectivo y si hay una cantidad mínima para que no nos cobren al usar cajeros ajenos. Las de crédito, en cambio, no tiene sentido tenerlas si no las usamos; en caso de querer un dinero inmediato para alguna urgencia o necesidad, valorar si es mejor tener una tarjeta de una entidad que no obliga a abrir cuenta sin coste de mantenimiento (las tarjetas sin cambiar de banco).

Cuando no quedan ramas que «podar», llega el momento de la negociación, la declaración de guerra al banco. Acordar una cita en la oficina va a ser imprescindible. Preparemos los argumentos en que apoyar nuestra pretensión de que nos quiten o reduzcan las comisiones, con un listado del negocio que aportamos al banco, familiares, amigos o empleados que tienen cuenta con la entidad por nuestra recomendación y cualquier otra cuestión que nos respalde. La negociación ha de ser decidida pero calmada, pensemos que hay comisiones que no depende de la oficina sino de instancias superiores.

Como preparación a la reunión con el banco, trabajo previo que además nos será de utilidad si consideramos que ha llegado el momento de partir, hay que analizar las comisiones que cobran los demás bancos por los mismos productos que tenemos contratados. Lo mínimo para un banco competitivo es ofrecer una cuenta que a cambio de domiciliar la nómina, pensión o ingresos de autónomos no tenga comisiones de servicios, además de tarjetas sin coste de mantenimiento. También revisar hasta qué punto son competitivos sus créditos y préstamos, productos de ahorro y demás oferta bancaria.

Si tras aplicar con decisión y perseverancia los pasos anteriores resulta que el banco sigue firme en su política de comisiones y no se aviene a nuestras exigencias, toca retirarse del campo de batalla. Cambiar de banco y buscar, en lugar de un adversario, un aliado.

Este jueves 25 de junio de 2015 tengo el honor de participar en uno de estos foros que jamás me perdería si me invitaran como público. Seguramente dudaría si yo fuera uno de los ponentes, pero al final mi curiosidad se impondría.
El sugerente título del foro organizado por la Fundación Hay Derecho es «Educación financiera: entre la necesidad y la utopía«.
Intervendrán:
  • Fernando Gomá, Notario y patrono de la Fundación ¿Hay Derecho?
  • Julio Gil. Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones. Jefe de División Relaciones Clientela Bancaria. Banco de España
  • Ismael Sanz Labrador, Director del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte)
  • Pau A. Monserrat, Economista de iAhorro.com

Modera:
  • Matilde Cuena, Profesora Titular (acreditada a Catedrática) de Derecho Civil de la Universidad Complutense de Madrid y patrono de la Fundación ¿Hay Derecho?

Proyecto I+D ‘Préstamo responsable y ficheros de solvencia patrimonial’. DER 2013/ 4631
Lugar: Sala de Juntas de la Facultad de Derecho, Universidad Complutense de Madrid (Ciudad Universitaria s/n)
Hora: 19:00h
Si os interesa conocer las impresiones de los ponentes, hay que confirmar la asistencia a info@fundacionhayderecho.com
Para poneros en situación os invito a visionar la siguiente entrevista, a Isaac Asimov, comentada en lo que afecta a la cultura financiera online en este artículo en iAhorro.com

Un usuario que busca fuentes de saber financiero en la Red se encuentra con dos problemas fundamentales:

  1. Filtrar los medios online que encuentra, en función de su calidad e independencia.
  2. Poder personalizar ese conocimiento y aplicarlos a su caso particular. El conocimiento financiero en general no basta para tomar decisiones inteligentes de contratación; hay que saber aplicarlo a nuestra situación personal.

Hasta la revolución de los medios online, los que mayor información financiera atesoraban eran los bancos y demás instituciones financieras. A estas organizaciones no les interesaba (y sospecho que les sigue sin interesar) ofrecer este conocimiento a sus clientes, para perpetuar así la asimetría informativa que reina en el sector.

La CNMV y el Banco de España, por su parte, han hecho encomiables esfuerzos en los últimos años en materia de difusión de la cultura financiera, pero hay mucho que decir de su independencia del sector bancario. La excelente guía de hipotecas del Banco de España, por ejemplo, pasa de puntillas sobre temas espinosos como la dación en pago o las cláusulas suelo.

Un nuevo difusor de la cultura financiera prolifera en la Red, la de los expertos independientes. Cuanto menos, expertos transparentes que no esconden los intereses económicos que hay detrás de su trabajo.

Finalmente, en España sigue sin existir un servicio profesional generalizado de asesoramiento financiero básico, que permita a un cliente que quiere un préstamo hipotecario contratar los servicios profesionales del experto para analizar las condiciones de su préstamo hipotecario, por ejemplo, a un precio competitivo. Esta figura, si el cliente aprende qué el asesoramiento personal es mucho más barato que la fe ciega en el banco, tal vez se generalice en un futuro no muy lejano.

Os esperamos en la charla, si os apetece.

De vez en cuando resulta interesante recordar las apariciones que uno ha tenido en los medios de comunicación que, de alguna forma, han sido claves. Sin duda alguna, mi primera aparición en el programa Salvados de laSexta en enero de 2012 y un año después marcan un antes y después en mis apariciones en medios.
Más allá de un simple ejercicio de ego, cuyo sentido tiende a la nulidad, recordar estas apariciones nos ayuda a poner en valor lo que hemos hecho. Y explicar a la opinión pública los desmanes de algunos cajeros y banqueros ha ayudado a cambiar muchas cosas. Entre ellas, a que seamos clientes exigentes y no meros súbditos de los bancos.
Salvados: ¿Qué hago con mi dinero?

(function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = «//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.3»; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Aparición en Salvados de enero de 2012
Posted by Futur Finances on Sábado, 1 de junio de 2013



Salvados: El cliente perfecto


Creo sinceramente que los nuevos clientes, los que aún no han contratado ni una cuenta bancaria con los bancos, serán los que transformarán los bancos. El jueves de esta semana tuve la oportunidad de dar una charla, junto a mi amigo y experto en mercados financieros Luís García Langa, en el Institut Ramón LLull, centro dónde de joven tuve la suerte de poder estudiar.
Además, me invitó Emili Gené, uno de los mejores profesores que he tenido, por su capacidad técnica, pero sobretodo por su calidad humana.
Os dejo al principio del artículo la noticia aparecida en Canal 4, para después poneros una serie de reflexiones que les hice a los alumnos.

Dudas razonables en economía

Los profesionales de la salud mental, para definir una forma de ver el mundo sana y saludable, consideran que hay que aprender a vivir con dudas razonables, no con falsas certezas.

En educación, esta premisa es la clave de los buenos profesores y los estudiantes que aprenderán debidamente: dogmas, para la fe. Para aprender, ponerlo todo en duda.

Dudar no significa desconfiar, sino entender que solo cuando hemos sido capaces de entender por nosotros mismos un concepto o hecho, con la ayuda de un profesor o experto en la materia, pero analizando de forma crítica lo que nos cuentan, podemos extraer conclusiones.

Veamos algunas ideas que los medios de comunicación comentan, para intentar discernir las certezas de las dudas razonables:

Noticia en El País de 10/03/2015:

Los banqueros van al colegio a enseñar a ahorrar a los jóvenes.

“Grandes banqueros, entre ellos los consejeros delegados del Santander y del BBVA, José Antonio Álvarez y Ángel Cano, regresaron ayer, por un día, al colegio. En este caso fue el Nazaret, del distrito madrileño de San Blas, donde acudieron para impulsar la educación financiera. El temario incluye clases para ahorrar y llegar a fin de mes, la importancia del crédito, las posibles consecuencias de hacer un uso irresponsable y cómo adecuar el consumo a las circunstancias personales.”

Los banqueros (directivos y propietarios de los bancos) y los bancarios (empleados de oficinas y servicios centrales) son los profesionales que más saben de cultura financiera aplicada a los productos de ahorro, inversión y crédito ¿o no?

Noticia en El Mundo de 17/03/2015:

“…, sus hijos necesitan que los banqueros les expliquen cómo evitar caer en las trampas que la propia economía financiera les piensa poner y en las que muchos de nosotros hemos caído, para que en el futuro no puedan alegar, como nosotros, no haber sido informados con claridad a la hora de contratar determinados productos.”

Veamos el mensaje, lo que nos dice y lo que nos quiere hacer pensar, de dos medios supuestamente distantes ideológicamente hablando:

1. Los bancos son los que más saben de productos financieros.
2. Los bancos quieren enseñar a los alumnos finanzas personales para evitar los errores del pasado (preferentes, hipotecas impagadas…).

Dos falsas certezas en toda regla que cualquiera que haya trabajado en banca y frente a ella puede desmontar. Veamos ahora cuáles son las dudas razonables que todos debemos tener:

1. Los banqueros y bancarios puede que no sean los que más saben de productos financieros.
2. Los bancos puede que no tengan como interés principal “evitar los errores del pasado”.
Voy a tratar de dar mi opinión, basada en mi conocimiento y experiencia, para inspirar su propia duda razonable a cada uno:

1. Los banqueros y bancarios puede que no sean los que más saben de productos financieros.
Los bancos no son los que más saben de los productos financieros. Atrevida afirmación, no me lo negaréis. A fin de cuentas, suelen gestionar, administrar y hasta crear estos productos financieros ¿Cómo puedo yo afirmar entonces que no son los que más saben de ellos?

En primer lugar, porque su saber esta escorado a los interés del banco y no a los efectos y consecuencias sobre el cliente. Un bancario no sabía, en muchas ocasiones, el riesgo que asumían los clientes de participaciones preferentes. Tampoco conocían, ni les interesaba conocer en muchos casos, las herramientas en manos de los clientes cuando no pueden pagar sus hipotecas. Incluso, uno podría atreverse a decir que muchos bancos no sabían o querían saber conceder de forma responsable créditos y préstamos hipotecarios. Una morosidad oficial del 12,54% (datos a enero de 2015), a la que sumar los impagos de los activos de la Sareb o ‘Banco Malo’, lo que daría un resultado de algo más del 16% (en el 2007 esta tasa era del 1% aproximadamente). Y podemos mencionar los 100.000 millones o más del verdadero rescate a la banca.

Por otro lado, un banquero conoce sus productos financieros, pero no los de su competencia. Puede que el bancario sepa a la perfección las condiciones que ofrecen de sus préstamos hipotecarios. ¿Pero sabe que la oficina del banco de al lado le ahorra decenas de miles de euros al cliente que entra por sus puertas?

2. Los bancos puede que no tengan como interés principal “evitar los errores del pasado”.
Vamos a ver, se ha intentado y se sigue intentando culpabilizar a los clientes de “sus” errores. A los preferentistas con argumentos del tipo “eran avariciosos y querían duros a cuatro pesetas’. A los hipotecados desahuciados de sus casas por ‘querer vivir por encima de sus posibilidades’.

Y basta darse una vuelta por los juzgados y escuchar a clientes denunciantes y bancarios testificando para darse cuenta de una cosa: los irresponsables no han sido los clientes, sino los bancos. Podríamos profundizar mucho en este aspecto, pero basta mencionar que:

Las participaciones preferentes son productos complejos, un híbrido entre la renta variable y la renta fija, de remuneración voluntaria por parte del banco o caja y, además, condicionada a la buena marcha de la entidad financiera. Por otra parte, son los productos de mayor riesgo si el banco va mal (solo superados por las acciones) y de vencimiento perpetuo. ¿Algún lector querría invertir en ellos si se le ofreciera una rentabilidad del 4 o 5% anual, o menos? ¿Y sus abuelos?

En cuanto a las hipotecas, un cliente pensaba que “si el banco me da el dinero es porque considera que lo puedo pagar”. Esta es su responsabilidad, pero la nuestra es saber que no saben hacer su trabajo. El que ha de ser capaz de aprobarse o denegarse el crédito o préstamo es el propio cliente.

Tened dudas razonables, de que los bancos saben y deben enseñar finanzas, desde luego.