Entradas

Mercado hipotecario post Coronavirus

Evidentemente, ningún experto puede saber como será exactamente el mercado hipotecario post Coronavirus, tras este estado de alarma que tiene a las familias confinadas y a las empresas cerradas o trabajando a bajo rendimiento.

Lo que sí podemos hacer desde Futur Finances es dar algunas ideas de cómo será el mercado en los próximos meses y, a lo sumo, durante lo que queda de 2020.

Leer más

Ayudas para autónomos por el Coronavirus

La pregunta que se están haciendo todos los autónomos de España en estos momentos: ¿Que ayudas para autónomos por el Coronavirus vamos a tener?

Sabido es que la situación del Covid 19 se resolverá para los empresarios y empleados con los ERTES, pero ¿qué futuro le depara al tan castigado y sufrido colectivo de los autónomos?

Leer más

Medidas económicas ante el Coronavirus

Vamos a comentar las medidas económicas ante el Coronavirus anunciadas por el presidente Pedro Sánchez, a la espera de poder detallar norma por norma cuando estén publicadas en el BOE.

El análisis que hacemos en este artículo de las medidas económicas para paliar los efectos del Covid-19 en nuestro sistema productivo se basa, por tanto, en lo que ha dicho el Presidente en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de hoy 17 de marzo de 2020.
Leer más

Prima de riesgo

Durante la crisis del Euro ha sido habitual la mención a la prima de riesgo en los medios de comunicación y sus perturbadores efectos en la economía española cuando ha sido alta. Sabiendo que si sube la prima de riesgo ello afecta negativamente a la economía; la pregunta es si conocemos sus efectos en nuestro bolsillo.

Leer más

Ansiedad

Las dificultades económicas causadas por perder el empleo, las consecuencias negativas para nuestra autoestima de llevar mucho tiempo buscando trabajo y no encontrarlo o los problemas de pareja que conllevan no poder llegar a fin de mes son situaciones desestabilizadoras para nuestra salud mental que con la crisis económica se han multiplicado exponencialmente, efectos que siguen afectando a muchas familias por mucho que la crisis parezca haber desparecido.

Leer más

Preguntarse si nuestros ahorros peligran por estar en bancos de una CC.AA. tan potente como Catalunya parece algo surrealista, pero los acontecimientos en Catalunya y la cada vez más cercana (al menos en el discurso oficial de la Generalitat) declaración unilateral de independencia ha llevado a muchos clientes de bancos como Banco Sabadell o Caixabank a cuestionarse la fortaleza de estas grandes entidades financieras si quedaran fuera del paraguas del Banco Central Europeo.

Dando por sentado que la Unión Europea no puede permitirse la quiebra de bancos tan grandes como Caixabank o Banco Sabadell, es lógico que clientes y accionistas vean con temor que estos bancos pudieran quedar fuera de la UE, si Catalunya se independizara. Los movimientos de la Bolsa y las fugas de depósitos de los clientes parece que han forzado ya a varios bancos a cambiar su sede social, a saber:
  • Banco Sabadell ya ha aprobado cambiar su sede social a Alicante.
  • Banco Mediolanum se va a Valencia.
  • Caixabank se va a Valencia, descartando la opción que se barajaba de trasladar el domicilio social a Palma de Mallorca.

¿Peligran los ahorros por Cataluña?

Entrevista en Capital Radio:

Entrevista en Ser Consumidor:

Preguntas y respuestas sobre economía y situación catalana

La crisis económica y las dificultades de todo tipo que ha provocado en las familias puede ser tanto un detonante como un agravante de algunas enfermedades o dolencias mentales, entre las que podríamos destacar la ansiedad y la depresión, muy relacionadas entre si.

Hay un gran desconocimiento y temor ante las dolencias mentales entre el público en general, probablemente procedente del miedo atávico del hombre a perder su cordura. 

El mejor antídoto al miedo no es la ignorancia o el mirar hacia otro lado, es aprender qué son y cuál es su tratamiento. En el fondo, son una enfermedad más. Tiene que diagnosticarse y tratarse, y tiene cura en la gran mayoría de casos.

La ansiedad no es una enfermedad trivial. Es un sufrimiento mental que tiene bases químicas, físicas y ambientales. No es un síntoma de debilidad o tibieza de carácter, como muchos creen, es un desequilibrio físico y mental que debe tratarse, o se corre en riesgo de que desemboque en enfermedades más graves, como podría ser la depresión mayor. 

Vamos a tratar de dar una información práctica que permita a cualquiera detectar las luces rojas de alarma y dar algunas pautas para su tratamiento. Lo primordial es que si se siente mal acuda a su médico. No tenga ninguna vergüenza, no es culpable de nada. Debe acudir a un médico para que diagnostique lo que le ocurre y le prescriba un tratamiento si lo valora necesario.

Algunos síntomas de la ansiedad

 ¿Cuándo podemos empezar a sospechar que los nervios habituales sobrepasan un umbral de salud?
La ansiedad es una combinación de estímulos ambientales (la crisis y los problemas que ella conlleva son un caldo ideal de estímulos ansiógenos), pensamientos negativos (de ruina económica, de inutilidad por haber perdido el trabajo, de falta de identidad por perder un nivel de vida anterior) y respuestas físico-químicas que combinadas nos provocan una emoción dolorosa de intensidad elevada y con una duración anormalmente alta.

Normalmente, salvo en casos de ansiedad que cursa en formas encubiertas (dolores físicos, enfermedades psicosomáticas, etc), la persona que sufre un estado de nervios anormal y que le sobrepasa sabe detectarlo. La diferencia entre estar nervioso y sufrir una ansiedad desbordada es dolorosamente clara para el enfermo. Básicamente, haga lo que haga no se relaja. Algunos de los síntomas que nos deben alertar son:

  • Desesperación o depresión de ánimo. Uno empieza a sentirse mal en todo momento, la vida se torna un cúmulo de sensaciones desagradables, estresantes y calamitosas. 
  • Sensación de impotencia e incapacidad para hacer las actividades diarias normales (trabajar, ir a pasear, estar con la familia). 
  • Baja autoestima. 
  • Hostilidad y resentimiento hacia uno mismo o hacia los demás. 
  • Irritabilidad; cualquier cosa nos hace perder la calma y nos altera de forma exagerada. Se pueden desarrollar fobias a la gente, a salir a la calle o miedo infundado a la muerte. 
  • Obsesiones, pensamientos no deseados que no cesan por mucho que uno lo intente; en el caso actual de dificultades económicas, es normal estar preocupado y pensando en cómo salir adelante. Cuando estos pensamientos se hace constantes, no los podemos controlar y no paran por mucho que lo intentemos, nos dificultan concentrarnos y realizar nuestra actividad diaria, estamos ante posibles pensamientos automáticos. Si no se hace nada, su intensidad y duración aumentan. 
  • Tensión muscular, que puede producir contracturas frecuentes. Otros síntomas físicos como el hormigueo en brazos y piernas o la pérdida de visión (visión túnel) son también frecuentes, así como taquicardia que hace temer al paciente que está sufriendo un ataque al corazón. 
  • Dificultades para conciliar el sueño o despertar a las pocas horas y no poder volver a dormirse. 
  • Dificultades para decidir. 
  • Compulsiones y hábitos perjudiciales como la bebida, consumo de tabaco, juegos de azar, derroche de dinero, gula, conductas sexuales no deseadas. 

 Si uno experimenta varios síntomas, de forma continuada y con una intensidad anormalmente alta, debe acudir a su médico de cabecera. La tarea de este profesional es valorar la gravedad de la ansiedad y decidir si le conviene tomar medicación y acudir a un psicólogo. No le tenga miedo a tomar medicación si se lo prescribe su médico, piense que está enfermo y debe curarse. ¿Acaso si tiene fiebre durante una semana y no le baja no se va a tomar un antipirético y antibióticos? En la ansiedad se toman tranquilizantes y antidepresivos. No es algo malo ni debe hacerle sentir mal, lo que siempre hay que hacerlo por prescripción de un facultativo.

Tratamiento de la ansiedad

Lo primero y más importante acudir al médico; no se deje aconsejar por otra gente que haya podido pasar por un trago similar en cuanto a la medicación a tomar. Si su médico de cabecera no le hace caso y no valora adecuadamente su nivel de ansiedad (los médicos también se equivocan, unas veces por falta de formación y otras por falta de tiempo o atención), solicite una segunda opinión o vaya a un especialista (un psiquiatra normalmente) privado, si lo estima conveniente. La mejor inversión de la vida siempre es nuestra salud.
Al principio hemos dicho que la ansiedad tiene un componente ambiental, otro físico-químico y otro mental.

El tratamiento ideal es uno que incida en los tres aspectos:

  1. Condiciones ambientales: si uno ha perdido el trabajo está claro que no puede arreglar su situación económica de golpe. Si además está enfermo, menos. Pero si que puede adoptar hábitos que le ayuden a relajarse, hacer ejercicio moderado, visitar a unos amigos, leer, descansar en la playa. Lo principal en estos momentos es entender que si uno sufre de ansiedad no debe tomar decisiones importantes en su vida. Tenga paciencia y espere a que el resto de tratamientos surjan efecto.
  2. Tratamiento físico-químico: Si la severidad de la ansiedad lo hace necesario, su médico le recetará medicamentos para calmarle, que pueda descasar y dormir y que su química interna se equilibre (en los procesos ansiosos hay varios desequilibrios de sustancias químicas en nuestro cuerpo, tales como la noradrenalina y la serotonina). Se le pueden recetar somníferos (para forzar el sueño), ansiolíticos (tranquilizantes para disminuir el nivel de ansiedad) e incluso antidepresivos (en función de su sintomatología), entre otra medicación. Lo importante es que tenga paciencia, ya que los efectos no son inmediatos y a veces el médico tiene que varíar el medicamento o la dosis según el paciente.
  3. Tratamiento mental: Si su médico lo considera necesario, le debería recomendar un psicólogo especializado en tratamiento de la ansiedad. Le enseñará técnicas mentales para controlar sus pensamientos negativos, nuevas pautas de conducta e intentará hacerle ver si su forma de percibir la realidad es inadecuada. 

La ansiedad puede llegar a ser una enfermedad invalidante que afecta a todos los ámbitos de su vida. No hay que tomarse sus síntomas a la ligera ni exagerar las consecuencias de la enfermedad. Lo que hay que hacer es acudir al médico y tratarla. Nada más, nada menos.

Reproduzco la nota mandada a inversores ayer de Jaume Puig Ribera, Director General de GVC Gaesco Gestión, S.G.I.I.C.




Segunda gran oscilación bursátil del año: Tormenta de verano

Durante las dos últimas semanas, al amparo del mes de agosto, se ha producido el segundo descenso bursátil del año, sobre el cual efectuamos los siguientes comentarios:
1.- En primer lugar, la magnitud del descenso. Hasta el momento, es parecida a la de los últimos movimientos correctores, el de octubre 2014, el de diciembre 2014, o el primero del año 2015. Los niveles de volatilidad han subido hasta los niveles habituales en cualquiera de los diversos dientes de sierra que se suceden cada año; el Vix, por ejemplo, ha alcanzado el nivel 28, que es incluso bajo.
2.- En segundo lugar, no existe una causa única a la cual atribuir el descenso, sino que se achaca a una multiplicidad de coyunturas: nuevas elecciones en Grecia, devaluación del yuan chino, caída de las bolsas chinas, próxima subida de tipos en EEUU, el descenso del precio del petróleo, un hipotético enfriamiento económico a nivel mundial, etc. Ninguna de ellas tiene un peso específico propio para dañar al mercado bursátil, especialmente porque estos argumentos incorporan más temores que certezas.

  • Las nuevas elecciones en Grecia no pueden esconder su componente puramente político. Su tercer programa de ayudas ha sido ya aprobado por el parlamento griego, situación mucho mejor a la que existía hace escasamente unos pocos meses cuando no existía un acuerdo entre Grecia y sus acreedores. Otra cosa es que Tsipras necesite una ratificación popular de su persona, una vez ha tenido que tomar acuerdos altamente impopulares.
  • Respecto a la devaluación del yuan chino de la semana pasada, es una más de las que están efectuando muchos países en el mundo forzados por la fortaleza del dólar, que compromete su situación competitiva. Es un nuevo episodio de la guerra encubierta de divisas que existe a nivel mundial en los últimos años, que se inició tras los acontecimientos de Lehman Brothers en 2008 y que han utilizado países de todo el mundo, emergentes y desarrollados. No tiene nada de particular y se trata de un movimiento previsible.
  • Respecto al descenso de las bolsas chinas que se ha sucedido desde mediados del mes de Junio, hemos comentado ya en otras ocasiones que se han producido después de las fuertes subidas exponenciales que en el último año habían tenido las bolsas de Shangai o Shenzen, y que afectan a las denominadas acciones A, es decir, las que pueden adquirir los chinos domésticos, que no son las que adquieren los inversores internacionales que son las acciones H, que cotizan en Hong Kong. Pese a que casi un centenar de inversores internacionales tiene acceso a las acciones A, y a que numerosa comunidad china esparcida por todo el mundo ha estado negociando las acciones A, lo cierto es que su descenso no implica una pérdida de valor significativa para los inversores internacionales. Los mercados de las acciones A siempre han dejado mucho que desear, tanto en lo referente a temas de gobierno corporativo en muchas de las empresas que allí cotizan  como en lo que a la formación de precios se refiere, al no ser mercados abiertos. Pretender relacionar este descenso de las acciones A con la economía china es muy temerario. De hecho, la economía china va a seguir creciendo a ritmos cercanos al 6,5% muy elevados.
  • Respecto a la próxima subida de tipos en los Estados Unidos, hacer únicamente dos comentarios:
En primer lugar, la subida de tipos es absolutamente necesaria, ya que los tipos cortos actualmente establecidos en niveles de cuasi cero deberían situarse mucho más elevados, próximos incluso al 3% en función de sus tasas de inflación subyacente y de sus tasas de paro. EEUU no debería demorar más el inicio de la subida de sus tipos de interés.

En segundo lugar, recalcar que históricamente las primeras subidas de tipos siempre han sido positivas para las bolsas y no negativas, dado que se producen por la mejora económica.
  • Respecto al descenso del precio del petróleo, recordar que estamos ante un caso de exceso de oferta y no de debilidad de demanda. Nuestra tesis reiterada ha sido que, debido especialmente al shock de oferta que ha significado el “shale oil”, el precio del petróleo iba a estar barato durante mucho tiempo, como así está siendo. Lejos de ser una mala noticia, es un factor muy positivo para todas las empresas, que ven como bajan sus costes de producción y transporte, y que únicamente perjudica a un sector: el productor de petróleo, al cual no tenemos exposición en nuestras carteras.
  • En cuanto a las dudas sobre el crecimiento mundial, recalcar que el crecimiento del PIB en el mundo este año estará entre el 3% y el 3,5%, y que se registrará por lo tanto una buena cifra de crecimiento. No es necesario reiterar que muchos motivos suele ser sinónimo de ninguno.
3.- Por último, comentar que la situación de las empresas sigue siendo excelente. Los resultados empresariales del primer y segundo trimestre del año han sido muy buenos de forma generalizada, Con sorpresas positivas especialmente en lo referente a los resultados empresariales. Esperamos que esta situación se repita en los próximos trimestres. Las valoraciones empresariales siguen siendo justas en EEUU y baratas en la mayoría de bolsas de todo el mundo, muy especialmente en Europa. Estamos pues ante un nuevo episodio de corrección técnica, de reacción a las fuertes subidas bursátiles precedentes, que como inversores cabe aprovechar. Estamos aumentando posiciones en estos días en las IICs que gestionamos. Pensamos que dentro de unos meses se volverán a batir los máximos bursátiles registrados en el año, y que este movimiento bursátil constituye una gran oportunidad para los inversores que invierten con fundamento, los que no se dejan arrastrar por el ruido.

Quedan 5 días para aportar un granito de arena (y algunos euros) al proyecto del documental SOS3, cuya aportación de micromecenazgo tienes en Verkami.
La mayor recompensa será poder oír a los que perdieron sus derechos durante la crisis, un grito de justicia que debe llegar a los nuevos gobiernos.
Además, si te apetece, podrás charlar con economistas como un servidor, entre otras recompensas. En cualquier caso, un dinero bien invertido.

Muchos son los errores cometidos por la banca antes y durante la crisis económica que hemos vivido (si es que podemos tratarla en términos pasado, que lo sigo dudando). Varios de estos errores y malas prácticas bancarias las he señalado y explicado en mi libro ‘La banca culpable‘.
Que la banca sea culpable de muchas cosas, no significa que lo sea de todas ni, tampoco, que el cliente no haya cometido errores que se deban subsanar. El que piense que las Leyes le deben proteger de uno mismo, que en ocasiones efectivamente así es, se arriesga a ser dirigido por los que las conocen y determinan.
La responsabilidad individual a la hora de pedir un préstamo o crédito personal o hipotecario no puede seguir limitándose a la falsa idea de que «si el banco me concede el dinero, será que puedo devolverlo».
Ser prestatarios responsables significa:
Formarse en los productos de crédito que uno pretende solicitar. Para ello, hay guías gratuitas en iAhorro.com y otras, como la interesante guía de las hipotecas del Banco de España.
Informarse de las diferentes opciones de financiación y comparar y analizar sus características, para contratar el préstamo que mejor se adapte a nuestras necesidades, con las mejores condiciones posibles.
Aprender a negociar con las entidades financieras, ya que nada de lo que nos presenta el banco por escrito es una Ley que cumplir sin más.
Y firmar sabiendo lo que se firma, punto fundamental que significa leer los contratos con tiempo y calma, días antes de su firma.
Os dejo unos vídeos editados por iAhorro.com sobre estos temas: