Entradas

Hipotecante no deudor o avalista

Si hay algo que implica unas obligaciones muy importantes y que los españoles hemos firmado sin apenas informarnos son las escrituras de préstamo hipotecario. Por ignorancia o exceso de confianza unas veces y por desidia otras, mucha gente ha acudido a la firma ante notario, de la mano de su director de toda la vida (o de la gestoría del banco), sin haberse leído ni la oferta vinculante. Intentemos explicar, de la forma más práctica posible, las diferentes figuras utilizadas por la banca para reforzar una operación hipotecaria: el avalista, el hipotecante no deudor y el titular del préstamo hipotecario que no es propietario del inmueble.

Si buscas una hipoteca, no dudes en solicitar información a los expertos de toda España seleccionados por nuestro portal:

Leer más

Qué es el dinero

¿Qué es el dinero? una pregunta aparentemente inocente y sencilla que desmontaría a cualquier economista, por la complejidad de la respuesta y los diferentes matices que conlleva. Haremos una aproximación a su significado lo más sencilla posible, sin dejar de entrar en detalle en determinadas cuestiones sobre su propia existencia. Tengamos en cuenta que más allá de la definición de la cuenta de valor monetario, está la importancia de la tecnología financiera para la prosperidad de las civilizaciones a lo largo de la historia.

No hay una sola definición del término dinero, ya que se pueden utilizar diferentes enfoques según tratemos el tema. Todos sabemos lo que es el dinero, pero en realidad muy pocos comprenden realmente qué es en la sociedad globalizada e interconectada en que nos movemos actualmente.

Leer más

Un avalista es aquel que voluntariamente garantiza el pago de un préstamo, o lo que es lo mismo asume la responsabilidad del pago si el titular no hace frente a su deuda. Ello supone un riesgo del que el avalista debe ser consciente cuando firma el aval. Un aval es una garantía adicional de pago que exige el banco cuando a su juicio el tomador de un crédito tiene mayor riesgo de no poder hacer frente a los pagos, que lo que el banco está dispuesto a aceptar. Es frecuente que el banco solicite avalista cuando el préstamo excede el 80% de la tasación, o si los ingresos del solicitante en relación con el importe del préstamo, son a juicio del banco, insuficientes para garantizar su capacidad de pago. Desde hace unos años se ha añadido una razón mas que lleva a los bancos a la petición de avalistas: la precariedad en la continuidad del empleo, cuando los ingresos del peticionario son suficientes, pero proceden de un tipo de contrato inestable, no indefinido ni funcionario, el banco suele solicitar un avalista que garantice el cobro de los avatares profesionales que pueda experimentar el solicitante.

Leer más

TIN y TAE

Algo tan aparentemente simple como comparar dos préstamos personales o dos depósitos a plazo fijo, conlleva un mínimo de formación financiera si no queremos errar la decisión. ¿Verdad que un préstamo al 0% de interés resulta interesante? La respuesta es, depende. Depende que si este tipo de interés es el tipo de interés nominal (TIN) o la tasa anual equivalente (TAE). Además de saber diferenciar un interés TIN y TAE, es importante conocer la diferencia entre el interés simple y compuesto, entre otras características de los tipos de interés.

Leer más

Valoración catastral y recibo IBI

Lo que los ciudadanos con propiedad pagamos cada año, el Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI o comúnmente llamado el recibo de la contribución, es un impuesto municipal que se basa en aplicar unos coeficientes al valor catastral de nuestra vivienda. Por tanto, para saber cuanto pagamos de IBI hay que entender en que se basa la Administración Central para valorar catastralmente nuestra propiedad.

Leer más

Rentabilidad: recompensa

La rentabilidad de una inversión en cualquier tipo de activo, que traducimos a un tipo de interés simple o compuesto, puede verse como una variable aleatoria que incorpora tanta la recompensa como el riesgo, en forma de rentabilidad esperada y variables de riesgo (varianza, correlación con otras acciones o con un índice de mercado).

Siendo el tipo de interés una tecnología financiera capaz de mover el dinero del presente al futuro y al pasado, aún muchos economistas y futuros economistas no entienden su importancia. El primer concepto que intentamos enseñar a los alumnos de Economía Financiera en la UIB es, de hecho, la rentabilidad y su importancia como indicador de recompensa y riesgo asumido.

Leer más

Definir otra rama del saber sin ser un estudioso de ella es, cuanto menos, una forma de dejar por escrito tu ignorancia. Por tanto, que un economista pretenda definir la psicología es un ejercicio arriesgado y, tal vez, inútil.

Sin embargo creo que sí puede ser de utilidad, ya que muchos de los temas que toca la carrera de economía son comunes a la carrera de psicología, ya que, a fin de cuentas, estamos analizando el comportamiento humano. Por otra parte, escribir este artículo de la serie (leer el primero) me va a servir para preparar una charla que doy mañana junto a Luís García Langa y Montse Escobar (psicóloga), sobre ‘Economía y psicología’.

¿Qué es la psicología?

Si empezamos por lo básico, la etimología, podemos concluir que la psicología es el «estudio del alma«, de las voces griegas psiqué (alma o espíritu) y logos (estudio o tratado).

Además de mi experiencia en la materia, me ayudaré de algún manual sobre el tema, como el ‘Curso elemental de psicología‘ de Jose M. Velázquez, que se puede consultar para ampliar conocimientos.

La psicología actual, evidentemente, no se puede definir de forma tan sencilla. Es tanta la confusión que el ciudadano medio tiene de esta disciplina, que la confunde muchas veces con la psiquiatría. La psiquiatría (del griego psiqué e iatréia, curación) es la rama de la medicina dedicada al estudio de los trastornos mentales con el objetivo de prevenir, evaluar, diagnosticar, tratar y rehabilitar a las personas con trastornos y enfermedades mentales, asegurar la autonomía y la adaptación del paciente a su propia realidad.

La idea de que la psicología es una rama de la filosofía que versa sobre el ‘alma’ va desapareciendo a lo largo de los años. En el siglo XIX esta tendencia se acentúa, pasando a definir la psicología en base a tres posturas diferentes:

  1. La psicología es el estudio de los fenómenos psíquicos. Definición que nada aporta, similar a definir la economía como el estudio de los fenómenos económicos.
  2. La psicología es el estudio de los fenómenos mentales. La palabra mental en español hace referencia al aspecto intelectual de la psique; si bien es parte de la materia que estudia la psicología, ésta también versa sobre las emociones y las voliciones, entre otros fenómenos.
  3. La psicología es el estudio de los fenómenos conscientes o de conciencia como tales. Tampoco define en su plenitud la psicología esta definición, ya que deja fuera los estados de conciencia marginal, los estados preconscientes, subconscientes e inconscientes.
Este tipo de visiones de la psicología se rompen con John B. Watson en 1912, al crear la Escuela Conductista. Para esta escuela, la psicología tiene por objeto el estudio de la conducta o comportamiento (behaviour) de los seres vivos, dejando fuera conceptos como el alma o la conciencia.
Nueva vuelta de tuerca, si tenemos en cuenta que hay psicólogos que se dedican al psicoanálisis, otros conductistas, etcétera, en un mismo momento actual. Llegado a este punto, veamos con que definición actual trabaja el libro de Jose M. Velázquez:
La psicología utiliza el método científico para comprender, predecir y controlar la conducta (lo que el individuo haga, diga o escriba) del hombre y demás seres vivos.

Por tanto, la psicología utiliza la estadística para la medición psicológica, con lo que necesita de la matemática al igual que los economistas. Estudia el comportamiento de los individuos al igual que hace la economía, si bien con objetivos diferentes. Si la psicología trata de entender al hombre, la economía trata de saber cómo se comportará en relación a la gestión de recursos escasos.

Por suerte en la charla tendremos una psicóloga que nos explicará lo que es la psicología. Si ya me cuesta definir mi propia ciencia, la economía, con las de los demás me quedo en la puerta del saber.

e1p
Alcides Ramos, gran programador, mejor amigo e inmejorable persona, ha concedido una entrevista sobre la seguridad de la moneda digital privada Bitcoin a iAhorro.com.
Recientemente un procesador de pagos con Bitcoins ha sufrido un ataque cibernético que se ha apoderado de un botín de más de 1.200 Bitcoins (cerca de un millón de dólares). Este ataque no compromete el protocolo Bitcoin, sino la seguridad de los monederos online (podemos tener monederos físicos, más seguros, en un USB, por ejemplo). No son pocos los que sospechan que estemos ante el fin del Bitcoin.
Recomiendo leer la entrevista entera, que aclara muchos aspectos de esta controvertida moneda fuera del control de los Bancos Centrales.
En relación a la actividad conocida como «minería de Bitcoins«, nos explica Alcides:

«La minería de Bitcoin es el proceso computacional de encontrar monedas virtuales en el protocolo de Bitcoin. Así el protocolo genera una serie de operaciones de cálculo que requieren de ser resueltas; algunas operaciones llevan asociados Bitcoin y otras no. Hasta que no se resuelve, no se sabe si has “encontrado” una tarea “premiada”. Este proceso vendría a ser similar al de un yacimiento: hasta que no excavas todo el yacimiento no sabes si has encontrado alguna pepita…»»…teniendo en cuenta que a día de hoy se han descubierto prácticamente la mitad de los Bitcoin disponibles (aproximadamente unos 10MM) quedando margen para que sean descubiertos más monedas virtuales, sería interesante invertir en minería de Bitcoins. El hardware necesario para ello es relativamente barato (los precios parten de unos 200EUR aproximadamente) y la amortización de este gasto se podría llevar a cabo en un par de meses; obteniendo “beneficios” a partir del tercer o cuarto mes. Si se dispone de este dinero, y se pueden asumir los gastos que conlleva esta infraestructura (electricidad, posibles averías del hardware…) sería más interesante su inversión en la minería pues, en caso de no encontrar Bitcoins, las pérdidas serían mínimas».

En la tertulia de economía de hoy en ‘El Faristol’ de IB3 Ràdio hemos discutido sobre dos temas muy relacionados con lo que acabará siendo el sector bancario del futuro:

Un Google o Apple Bank, que opere como entidad financiera. De ello hemos hablado en iAhorro con Rodrigo García de la Cruz.
Los Bitcoins o moneda digital privada, especulación suicida o inversión de futuro, nadie lo sabe a ciencia cierta. De la naturaleza de esta moneda privada he escrito en el Blog de Euribor.
De estos dos temas opino a partir del minuto 9:30, parte en castellano y parte en catalán:
Iremos analizando de forma pormenorizada el contenido del Real Decreto-ley 24/2012, de 31 de agosto, de reestructuración y resolución de entidades de crédito (ver en PDF).
A priori parece realizado más para salvaguardar a los banqueros (que no a los bancos) en perjuicio de sus clientes y acreedores del tramo minorista, además de a todos los contribuyentes. Sin embargo, esperad a que pueda analizar el texto en su plenitud para poder dar unas conclusiones fundamentadas.
Nos dice el texto normativo que una de las finalidades de éste es regular los siguientes procesos, que pasa a definir:
Actuación temprana: el procedimiento aplicable a una entidad de crédito cuando, de conformidad con lo previsto en el capítulo II, incumpla o existan elementos objetivos conforme a los que resulte razonablemente previsible que no pueda cumplir con los requerimientos de solvencia, liquidez, estructura organizativa o control interno, pero se encuentre en disposición de retornar al cumplimiento por sus propios medios, sin perjuicio del apoyo financiero público excepcional y limitado previsto en el artículo 9.f).
Reestructuración: el procedimiento aplicable a una entidad de crédito cuando, de conformidad con lo previsto en el capítulo III, requiera apoyo financiero público para garantizar su viabilidad y resulte previsible que dicho apoyo será reembolsado o recuperado de acuerdo a lo previsto en el capítulo V, o cuando no pudiera llevarse a cabo su resolución sin efectos gravemente perjudiciales para la estabilidad del sistema financiero.
Resolución: el procedimiento aplicable a una entidad de crédito cuando, de conformidad con lo previsto en el capítulo IV, esta sea inviable o sea previsible que vaya a serlo en un futuro próximo, y por razones de interés público y estabilidad financiera resulte necesario evitar su liquidación concursal.
Por tanto, nos define 3 situaciones de menor a mayor gravedad en cuanto a capacidad económica de una entidad financiera. En base a la situación en que se encuentre, se instrumentan medidas de intervención pública de menos a más contundencia.