Entradas

Andorra y El Rubius

Andorra es conocida mundialmente por ser un bonito pequeño país con impresionantes valles, montañas y pistas de esquí. Pero también es cierto que, en medio de los Pirineos, encontramos un país donde llama la atención sus leyes fiscales de recaudación de impuestos, que tienen mucha menos presión que en los países de alrededor.

Así, el impuesto de sociedades en Andorra tiene un tipo máximo del 10%, que podría disminuir hasta el 2%, según el tipo de empresa, con lo que es uno de los más bajos de toda Europa. Pero es que algo parecido ocurre con el IVA, que es el que tiene el menor gravamen europeo, con un 4,5% el tipo general y con un 1% en que grava a bienes y servicios relativos a la sanidad, educación, cultura, alimentos y alquileres. En cuanto al IRPF es también muy ventajoso para sus contribuyentes: hasta 24.000 € anuales están exentos y el tipo máximo de tributación está en el 10%. Esto funciona de forma parecida para los no residentes que obtienen sus ingresos en el país pirenaico, sobre todo los empleados de empresas proveedoras de servicios, profesionales relacionados con la educación y artistas.

Y esta parece ser la razón por la que el conocido youtuber Rubén Doblas Gundersen, alias El Rubius, ha decidido trasladar su domicilio social al Principado, uniéndose a antecesores del sector como Willyrex, Vegeta777 o TheGrefg. Las razones que ofrece son que «buena parte de sus amigos ya están allí», aunque reconoce que el tema fiscal es también importante.

Leer más

Subrogación y deducción de hipoteca

Ya se han cumplido siete años del final de la deducción de la hipoteca para los compradores de vivienda habitual, pudiendo solo beneficiarse de ella todos los que la había adquirido antes del 1 de enero de 2013 tal y como establece la disposición transitoria decimoctava de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Esto, siempre que ya hubieran aplicado la deducción en el ejercicio 2012 o anteriores.

En la mayoría de los contribuyentes que la siguen disfrutando esta deducción es fundamental. Con un tope máximo de 9.040 euros por declaración (ya sea individual o conjunta) supone hasta pagar 1.356 euros menos por contribuyente al año en IRPF en el caso de declaración individual. Por ello, cualquier cambio en la hipoteca llena de dudas al contribuyente, especialmente en caso de subrogación, por dos motivos:

  1. Se amortiza la hipoteca anterior, pagando todo el importe pendiente.
  2. Se constituye una nueva hipoteca con fecha posterior al final de las deducciones.

A pesar de ello una subrogación no supone el final de la deducción, lo que permite a quien la realiza continuar beneficiarse de este beneficio fiscal. Lo explicamos a continuación.

Leer más

Gravamen estatal del ahorro Declaración de Renta 2018

Un matrimonio con hijos menores de edad, con rentas del trabajo o autónomos y un piso alquilado o hipotecado, en estos momentos estará mirando qué opciones tiene para reducir la factura fiscal en su Declaración de Renta de 2018. Veremos en este artículo las principales opciones para pagar lo justo en el IRPF que presentamos este 2019.

Leer más

Factor de Insularidad

El Consejo de Ministros ha anunciado, entre otras medidas, la aprobación de un Real Decreto-ley y un Anteproyecto de Ley que regulan y desarrollan el régimen especial para Baleares. Ambas normativas establecen medidas de carácter económico y fiscal, con especial atención a ciertos sectores y materias claves en la región, encaminadas a impulsar la actividad y a mejorar la prestación de servicios a los ciudadanos de ese territorio. Unas iniciativas que pretenden compensar los desequilibrios generados por la insularidad de esta Comunidad Autónoma. En este artículo mencionaremos cómo se regula y establece el factor de insularidad, con el texto borrador al que hemos tenido acceso, aún no publicado en el BOE.

Leer más

Valoración catastral y recibo IBI

Lo que los ciudadanos con propiedad pagamos cada año, el Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI o comúnmente llamado el recibo de la contribución, es un impuesto municipal que se basa en aplicar unos coeficientes al valor catastral de nuestra vivienda. Por tanto, para saber cuanto pagamos de IBI hay que entender en que se basa la Administración Central para valorar catastralmente nuestra propiedad.

Leer más

Veremos a continuación las principales novedades del IRPF 2018 (más correctamente el IRPF de 2017 que se liquida a partir de abril de 2018). En cuanto a la deducción de la hipoteca, como se explica en este análisis de cuándo una hipoteca se puede desgravar, no hay cambios en el IRPF de 2017.

Leer más

Hoy en una entrevista digital en El País, como director editorial de iAhorro.com y con la ayuda del equipo editorial y de expertos independientes como Luís García Langa, hemos respondido a las dudas de los usuarios sobre la reciente reforma fiscal anunciada por el Gobierno, que puedes consultar tranquilamente en este artículo en el portal iAhorro.

En la charla digital mantenida, que puedes leer en El País, respondemos a múltiples preguntas sobre la nueva reforma fiscal de junio de 2014, que afecta ya a este año para determinados colectivos (autónomos que ganan menos de 12.000 euros o despedidos que cobren indemnización) y, en su mayoría, a los contribuyentes en los años 2015 y 2016.

Os dejamos una respuesta y os invitamos a leer el resto en El País.

¿Qué opina de la desgravación por los nuevos productos de ahorro de más de 5 años?

El resumen de este nuevo tipo de producto, que puede tener forma de seguro de vida o de depósito (o cuenta remunerada sin posibilidad de disposición, no queda muy claro en la norma) lo puedes leer aquí.

 Me parece que la idea de proporcionar herramientas sencillas de ahorro a largo plazo a los clientes de bancos y aseguradoras que no tienen conocimientos financieros suficientes para elegir otras vías, como los fondos de inversión, es buena.

El problema es que no me gusta como se ha instrumentado. Un depósito actualmente ofrece muy poca rentabilidad, con lo que ahorrar a 5 años con este producto (CIALP), por muy buenas condiciones fiscales que ponga a los intereses (con un límite de dinero depositado al año de 5.000 euros) no va a resultar muy interesante (salvo que de una vez por todas las entidades financieras compitan por captar ahorro, cosa que no parece muy probable).

En cuanto a los seguros de vida (SIALP), la complejidad de estas pólizas es alta, por mucho que se intenten vender seguros como un producto sencillo. El cliente normal no puede saber si realmente contratar un buen producto a 5 años y, además, la norma abre la puerta a que sean más o menos arriesgados y se puede perder capital, al poner que:

«d) La disposición por el contribuyente del capital resultante únicamente podrá producirse en forma de capital, por el importe total del mismo, no siendo posible que el contribuyente realice disposiciones parciales. A tal efecto, la entidad deberá garantizar al contribuyente la percepción de, al menos, un capital equivalente al 85 por ciento de la suma de las primas satisfechas o cantidades depositadas«

Tiempos aciagos vivimos los ciudadanos españoles que cumplimos escrupulosamente con el fisco, que cada día que pasa aumenta su voracidad por nuestra cada vez más menguada renta disponible.
Anuncia el Gobierno del recorte a las clases bajas y medias (que no a las grandes fortunas o al propio sistema político más que duplicado) que ahora le toca el turno a la tributación del ahorro en el IRPF, que pagan las personas físicas residentes en España (de empresas no hablamos, que pagan el Impuesto de Sociedades).
Veamos primero el efecto en la venta de inmuebles, por su enorme trascendencia en términos de pago de impuesto por operación:
En el año 2006 si se vendía un inmueble por 200.000 euros que había costado 150.000, la plusvalía ascendía a 50.000 euros y sobre este importe se aplicaba un gravamen fijo del 15%. Lo que suponía pagar en el IRPF por este concepto 7.500 euros.
En el año 2013, si se cumple lo anunciado por el Gobierno, el ahorro tributaría al tipo marginal del contribuyente si lo vende con menos de un año de generación, que varía del 24,75% al 52% (56% en Catalunya). Lo cual significaría pagar entre 12.375 a 26.000 euros. Es decir, que una persona que vendiera un inmueble en el año 2006 pagaría hasta 18.500 euros menos que en el 2013, impresionante y lamentable.
Si las rentas del ahorro superan el año de generación, se supone seguiría vigente el gravamen actual, que es:
Menos de 6000 euros al 21%.
Entre 6.000 y 24.000 euros, el 25%.
Más de 24.000 euros, el 27%.
Para el ejemplo del inmueble, suponiendo que se ha vendido más de un año después de su compra, en impuestos del 2013 se pagaría:
6.000 x 21% = 1.260 euros.
24.000 x 25% = 6.000 euros.
20.000 x 27% = 5.400 euros.
En total, 12.660 euros, 5.160 euros más de impuestos que la misma operación en el año 2006, que para más inri eran años de bonanza económica. Un absurdo cuyos fines únicos son recaudar más.
En teoría los intereses de cuentas y depósitos, además de los dividendos, no cambiarían de tributación, como única excepción.

Como recoge Cotizalia, mi opinión en el tema es que provocará distorsiones en la elección del producto de ahorro:

Los expertos creen que el anuncio realizado ayer por Mariano Rajoy adolece de detalles en un asunto tan sensible como el ahorro. Como señala Pau Monserrat, de iAhorro.com, “hay un efecto de distorsión entre las distintas modalidades de ahorro, y eso siempre es peligroso”.

Hay rentas del ahorro que no pueden escapar al afán recaudatorio del Estado y que verán aumentada sin piedad su tributación. Sin embargo, en algunas como las plusvalías inmobiliarias veremos aumentar drásticamente el fraude fiscal, escriturando las ventas muy por debajo del valor real de venta y cobrando el resto en B. Muchas veces aumentar el tipo impositivo acaba suponiendo menos recaudación, por la reducción de la actividad económica y el aumento del fraude fiscal.
Con más impuestos no saldremos de la crisis, nos zambulliremos más en ella. Señores dirigentes, reduzcan primero sus sueldos y cierren empresas públicas absurdas, reduzcan y optimicen personal y acaben con duplicidades y órganos de postín como el Senado y, después, ya veremos si hay que tocar los impuestos de las clases menos favorecidas y medias. Que las grandes fortunas y banca, por ejemplo, algo tendrán que pagar, digo yo.
Os dejo una entrevista en GestionaRadio como director editorial de iAhorro:
Esta entrada hace referencia a la deducción por adquisición de vivienda habitual en el IRPF y su futuro. Concretamente, si los compradores de viviendas en el año 2012 y próximos años podrán desgravarse lo que paguen por comprar su residencia habitual.
Los que adquirieron su vivienda habitual en el 2010 o antes no han visto, hasta la fecha, peligrar esta deducción, pudiendo desgravarse lo pagado en efectivo y deducirse el préstamo hipotecario en su caso.
Los que compraron la casa en el año 2011 si que han sufrido en sus carnes la inseguridad jurídica en este tema fiscal, ya que el Gobierno de Zapatero la redujo a su mínima expresión y el de Rajoy la recuperó con carácter retroactivo. Por tanto, las cuotas de la hipoteca que financian una vivienda habitual en la declaración presentada este año han sido deducibles, en un 15% y con un límite de 9.040 euros (al que aplicando el 15% resulta un beneficio fiscal máximo de 1.356 euros).
Estemos o no de acuerdo con este beneficio a la compra de viviendas, lo que está claro es que en inversiones de este tipo las familias deben tener seguridad tributaria y no la están teniendo en absoluto.
Después del rescate financiero, primero pasando por España y después directamente a las entidades financieras que han producido la burbuja inmobiliaria (de una magnitud cercana a los 270.000 millones de euros), las autoridades europeas y el FMI están forzando al Gobierno español a que elimine la deducción, posibilidad muy cercana.
Si se acaba eliminando la deducción por vivienda habitual, pueden ocurrir varias cosas:

  1. Que los que compren a partir de la fecha de la eliminación no tengan ya derecho a deducirse la hipoteca ni otros pagos.
  2. Que se otorgue carácter retroactivo a los que han comprado en el año que entra en vigor la eliminación del beneficio fiscal, probablemente el 2012.
  3. Que el carácter retroactivo se ampliara a más años o a todos los contribuyentes, lo que sería uno de los casos más preocupantes de inseguridad jurídica que ha vivido el sistema fiscal español.

Estas tres opciones son posibles. Los compradores de vivienda tienen motivos para estar preocupados e indignados con una clase política que no sabe pensar a largo plazo. Veremos como acaba la cosa, pero tiene mala pinta, fiscal.

Hay cierta confusión en cómo aplicar la deducción por adquisición de vivienda habitual en el 2011 (declaración que presentamos estos meses de 2012).

La confusión se debe a que el anterior Gobierno del PSOE modificó la normativa del IRPF limitando la deducción según nuestro nivel de renta, para las viviendas habituales compradas a partir del 1 de enero de 2011, y el nuevo Gobierno del PP la ha recuperado con efectos retroactivos en los mismos términos que estaba antes.

En definitiva, en la declaración de la renta que presentamos en estos meses de 2012, los gastos por adquisición de viviendas en el 2011 desgravan igual que antes. Tanto lo que hayamos pagado en efectivo (con nuestros ahorros) como las cuotas de nuestra hipoteca van a ser deducibles en el IRPF, con un límite para el 2011 de 9.040 euros. El tipo de deducción sigue siendo del 15%, con lo que lo máximo que reduciremos en la declaración son 1.356 euros.

La hipoteca sólo es deducible si ha sido solicitada para sufragar los gastos de compra de una vivienda habitual de la que somos propietarios sin limitación alguna (los nudos propietarios, usufructuarios o propietarios en fideicomiso no pueden desgravarse las hipotecas). Por tanto, no es deducible una hipoteca que haya sido solicitada para reunificar deudas u obtener liquidez para otras finalidades que no sean la compra de vivienda.

Para que un inmueble sea considerado una vivienda habitual a efectos fiscales es necesario que:

  • Sea la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de como mínimo 3 años; esta condición no opera en los siguientes casos:
    • Fallecimiento del contribuyente
    • Circunstancias que exijan el cambio de domicilio (matrimonio, separación, traslado laboral, primer empleo o más ventajoso, básicamente).
  • Se habite de manera efectiva la vivienda en un plazo no superior a 12 meses a contar desde la fecha de adquisición.
  • También formarán parte del concepto de vivienda habitual los anexos (tales como trasteros, jardines, piscinas o instalaciones deportivas), siempre que se adquieran conjuntamente con la vivienda, y las plazas de garaje (máximo de dos) adquiridas al mismo tiempo que la residencia principal.

Resumiendo, tanto si has comprado tu vivienda habitual antes del 2011, en el año 2011 o en el 2012, las cantidades pagadas en concepto de compra de vivienda son deducibles en el IRPF, sin limitaciones según tu nivel de renta.