Entradas

Esta mañana me he pasado por mi banco (digo mi banco por que trabajé en él, bueno, en un banco que compró); un buen amigo y gestor comercial de la oficina que he visitado me ha preguntado por como llevamos la crisis (pregunta que ya parece ser más típica que hablar del tiempo).

La respuesta es la misma que la que gran mayoría de empresas de España darían.

Me comenta a continuación que está asustado, que en su trayectoria profesional en el banco ha vivido varias crisis, pero que esta es la peor con diferencia; le digo que no es para menos. El tejido empresarial se está derrumbado como un castillo de naipes.

El empleado de banca en cuestión ataca a continuación a la postura tomada por la Banca y el Gobierno:

– La crisis no es culpa solo de nosotros dice,

– Pero si somos parte del problema; al igual que el Gobierno falseando la crudeza de la crisis; los clientes sobreendeudados también tiene parte de responsabilidad, claro, pero hemos sido nosotros (los bancos) los que para ganar más dinero en poco tiempo hemos dado demasiado dinero a demasiada gente.

La conversación ha continuado un poco más, pero en términos generales queda clara su postura (y la mía).

Nadie tiene la varita mágica para salir lo antes posibles (y antes posible quiere decir antes del 2010 o 2011) de esta gran depresión. Pero la Banca tiene tanta responsabilidad como el Gobierno para arrimar el hombro.

¿Señores banqueros, creen realmente que dejando morir de falta de liquidez a las empresas, por el miedo atávico a que puedan no devolverles el dinero, van a sobrevivir a la crisis?

Si no nos ayudan, a empresas y a trabajadores, si no nos dan facilidades de pago y líneas de financiación extraordinarias, decididas y rápidas, van a conseguir lo contrario que pretenden: Van a cerrar.

Por que desde luego la ciudadanía no va a soportar mucho tiempo esta falta de crédito y de flexibilidad para poder pagar sus hipotecas, y cuándo pidan dinero al Gobierno (a todos nosotros) para sobrevivir, que lo harán, les aseguro que las voces en contra van a sonar como el estruendo de los truenos de la tormenta.

Es hora de arrimar el hombro; todos. La Banca debe ser la primera que quiera acordar planes de emergencia con el Gobierno. Apoyar a sus clientes (hay que refinanciar los impagos de la gente digna que ha perdido temporalmente su capacidad de obtener ingresos).

Empieza ya a ser un clamor popular: Banca, Gobierno, empresarios y trabajadores debemos actuar coordinadamente para sortear la crisis.

La Banca no ha de querer morir matando, sino todo lo contrario.

Leo en La Gaceta de hoy que Javier Gómez Navarro, presidente de las Cámaras de Comercio, critica que la Banca haya reducido indiscriminadamente la concesión del crédito sin entrar a valorar el riego. Contundente, no?

El 80% de las Pymes que han acudido en los últimos 3 meses a solicitar financiación han tenido problemas. A un 17% no se les ha concedido el crédito y al 83% restante se les ha endurecido considerablemente las condiciones.

Este 17% son 200.000 empresas; y seguramente solicitaban financiación para obtener la liquidez que les permita sobrevivir. Unas 200.000 empresa más que podrían cerrar en breve. Alarmante.

Otros datos que da son:

Para el 59% de las pymes el volumen de financiación se ha reducido.

El 76% dice que han aumentado los gastos y comisiones (cuando debería ser lo contrario, si la banca apoyase a los empresarios).

El 71% que han aumentado las exigencias de avales y garantías y el 25% que se le han exigido garantías de tipo personal (así si cierra la empresa, aparte de quedarse con el sustento necesario, el empresario deberá todo el dinero al banco que le ha ayudado a cavarse su propia tumba).

Noticia en el País
Tiempos duros a los que TODOS debemos hacer frente.

Los que sigáis este blog con cierta asiduidad sabréis de nuestra amistad y «conflictividad dialéctica» con el blog de Echevarri. Sana y enriquecedora, evidentemente.

En respuesta a nuestra entrada sobre la relación banca-intermediarios, Echevarri ha publicado una entrada sobre nuestro futuro como modelo de negocio.

Confesaré que no tengo ni idea de por dónde van a ir los tiros. A días veo un futuro soleado y a días la Tormenta Perfecta. Imagino que como la gran mayoría de profesionales de muchos sectores.

Para empezar no se ni como llamarnos:

Brokers hipotecarios, brokers financieros, prescriptores, intermediarios financieros, intermediarios independientes, asesores hipotecarios, consultores hipotecarios, etc?

No es una pregunta baladí, ya que en la nomenclatura ya hay una carga interpretativa de nuestra labor.

Tal vez me quedaría con el término Asesores Financieros; lo de «intermediarios» se asocia a «gente que cobra por no hacer nada». Y ese no es nuestro trabajo. Broker es un anglicismo que se confunde con los brokers de valores, Prescriptores suena a médico que hace recetas y el término Consultores tal vez pueda sonar un poco pomposo.

Lo primero es saber quién somos para poder prever quienes seremos. El problema de nuestro sector ha sido la falta de regulación, de profesionalización y de especialización. Todo el mundo opina sobre lo que debemos ser; algunas opiniones muy cualificadas y otras bastante menos, pero en todo caso de fuera del sector.

Dice Echevarri que nos estamos equivocando. Intentemos acertar, entonces:

1.- Qué no se puede pedir vinculación comercial permanente con la Banca; me suelta Echevarri.

Ya, Echevarri, ya. Hasta aquí llego.

Cada entidad financiera diseña sus estrategias comerciales como desea en cada momento. Y se equivocan muchas veces. Lo de dejar de trabajar con asesores financieros no ha sido por un cambio de estrategia voluntario, al menos esta es mi opinión. Desde mi humilde punto de vista, las razones hay que buscarlas no tanto en un cambio de estrategia comercial como en un cambio de estrategia forzada por la crisis; me explico:

Se frena el boom inmobiliario, sus garantías hipotecarias pierden valor. Les entra el miedo en el cuerpo.

Sus balances propios y las carteras de sus clientes empiezan a deteriorarse a marchas forzadas: Subprime importadas, subprime nacionales, casos Maddoff, Lehmans Brothers, etc, etc. Hay menos dinero en sus cuentas del Banco de España. Menos pasivo, dicen los contables bancarios, se traduce en menos activo. O sea, que no dejan dinero a sus clientes porqué no lo tienen.

Si a eso le añadimos que no pueden titulizar sus activos actuales vendiéndolos al exterior y han de devolver el dinero a la banca internacional, pues ya tenemos el resultado: no conceden hipotecas porqué, entre otras cosas, no tienen dinero en sus cajas.

Soy un lector empedernido de tratados de estrategia; no me entra en la cabeza que la estrategia genial de la Banca sea no trabajar con asesores financieros, brokers o prescriptores. Es como si una empresa de harina y sus derivados deja de trabajar con las panaderías. Si eso es estrategia, he leído al revés a Sun Tzu y los demás estrategas que conozco.

Parte de la Banca no mantiene una vinculación comercial con sus intermediarios por una razón: No nos considera parte de su ejército sino unos mercenarios que ya no le son útiles.
Será por qué no han sabido o querido contratar correctamente sus levas?

No soy de dar nombres, pero a veces los doy. Esta vez para señalar a los buenos estrategas en Palma de Mallorca (en otros sitios no me pronuncio) del Centro de Prescriptores de Bancaja.

Estos profesionales si han entendido, al menos hasta la fecha, esperemos que no cambien demasiado su estrategia, que los prescriptores motivados, remunerados según su eficiencia (medida, por ejemplo, por el ratio operaciones presentadas/operaciones aprobadas) y su morosidad (con rappels a varios años y bonus malus si entran operaciones en fallida) somos verdaderas tropas de élite y no meros mercenarios de república bananera.

Para mi, una relación comercial compensada y bien diseñada debe perdurar en el tiempo. Lo demás ni es relación ni es comercial. En los negocios, como en la guerra, quién cambia constantemente de aliados se gana enemigos en la sombra.

2.- Y si bien es cierto que tu no puedes decir SI, si que podías decir NO. Por mucho que se empeñe la entidad financiera y el cliente. (en cursiva lo que comenta Echevarri)

Claro que podemos decir que NO, pero entonces mejor nos dedicamos a otro menester. Porque nuestro negocio es, y los años me han dado la razón en cuanto a la morosidad según entidades, canalizar el cliente de perfil económico concreto al banco que lo busca y le da las mejores condiciones. Hay otra forma de entender nuestro negocio, lo sé, espera un momento.

Imagina que unos cliente , por ejemplo, de Liberia, un joven y sus dos primos quieren comprar una casa. Van a varios bancos y les sacan con viento fresco; llegan a un profesional financiero y, según tu premisa, simple y llanamente les digo que mejor se vayan de alquiler que la cosa está muy mal (hablo de épocas pasadas, ahora ya ni mencionarlo). Si hago eso, mejor me dedico a trabajar en un banco, cobrar mi sueldo fijo y en paz. Pero mi trabajo es (o era) analizar si pueden pagar, ver si su perfil encaja en alguno de los bancos con los que colaboro y presentarles la operación. Al menos así ha sido en los años de bonanza. A los brokers no se nos premiaba por baja morsidad, ni por nada que se le pareciese. De hecho, se nos ha tratado a todos igual en la mayoría de entidades, a los buenos, a los malos y a los peores, indistintament de morosidad ni puñetas.

Ahora viene el tipo de modelo de negocio del asesor financiero del futuro, que no cuadra con el tuyo, al menos no demasiado:

Captar clientes pagadores. Tengan perfiles complicados o no. Y buscarles las mejores condiciones posibles.

Y un buen analista, te lo aseguro, los huele.

Pero para conseguir captar prescriptores sin mora es preciso que los estrategas banqueros entiendan dos cosas: Qué hay que seleccionar a sus fuerzas de choque con criterios de profesionalidad y, digo y, premiar a estas tropas según el bajo nivel de morosidad de sus carteras, según la satisfacción de sus clientes y según el cumplimiento de los objetivos marcados en cada caso por la entidad.

3.-Pau (ese soy yo), resulta que muchos intermediarios financieros criticáis a los Bancos por sus pasadas políticas de riesgo. Que daban hipotecas muy malas. Y ahora resulta que también son criticados al no dar al que no tenga ahorrado un 20 o un 30%, o no ponga garantías adicionales. Me parece que no es coherente. Los Bancos decidieron asumir esos riesgos y los van a tener que purgar. Ahora deciden no hacerlo y asumirán el frenazo en su cuenta de resultados. Pero no pueden estar siempre equivocados.

Cierto; van a sufrir tanto en su cuenta de resultados que los contribuyentes, TODOS, vamos a tener que inyectarles dinero para que no quiebren.

¿Qué no pueden estar siempre equivocados? pues me temo que muchos si pueden. He conocido algún alto directivo de algún que otro banco. Y lo raro no es que no acierten nunca. Lo raro es que a veces acierten.

Dar un 100% de tasación con avalistas, por ejemplo, no tiene que ser más inseguro que dar un 80% y pedir el resto en ahorros. Son perfiles distintos, que hay que saber analizar para predecir su capacidad y voluntad de pago futuras.

Ahora piden más y más requisitos no porqué se hayan vuelto más sabios, los piden porqué hay una restricción brutal de liquidez y tienen que filtrar. Falta de previsión y miedo, eso es lo que ha provocado este vacío crediticio. Me indigna que hayamos tenido que llegar a esta situación, porqué era bastante previsible visto desde dentro.

4.- El prescriptor tiene que tener claro para quien trabaja, para la entidad o para el cliente. Lo primero es un agente financiero. Lo segundo un agente del cliente. Las implicaciones son muy distintas. Y uno de los males del sector es que se entremezcla todo. ¿Te imaginas un abogado que trabaja a la vez para el cliente y para la parte contraria?

Si imagino un abogado así? y tu a un economista así? Pues claro. Y digo claro porqué Banco y Cliente no son partes contrarias. Son complementarias.

Los prescriptores trabajamos y trabajaremos para ambas partes:

Para los clientes, asesorando, gestionando y negociando las mejores condiciones posibles dado su perfil.

Para las entidades financieras, que nos dan un voto de confianza, colaboran con nosotros y nos aprueban mejores condiciones para nuestros clientes que las que conceden en la negociación directa cliente-banco. Y no me lo invento ni es una perorata estéril

La figura del asesor financiero ha llegado para quedarse. En esto estamos de acuerdo sin fisuras.

Porque es buena para los clientes bancarios (somos expertos asesores y negociadores, y la opacidad del mercado bancario reclama de este tipo de figuras) y porque es buena para la banca (somos un canal comercializador, un analista financiero y una mini-gestoría todo en uno y sin costes fijos).

Como digo siempre, los momentos de crisis son momentos de oportunidades para los intrépidos.

Si hay algún lector que llegue hasta aquí, ruego lo deje escrito en los comentarios porqué el día que pueda le envío una caja de bombones (o de cava o de algo parecido).

PD: Echevarri, me pongo el casco y el anti-balas a la espera de la artillería pesada.

¿Somos los intermediarios financieros realmente los malos de la película hipotecaria?

Si uno escucha a Ausbanc y algunas de sus opiniones vertidas, desde luego que si. ¿Porqué pagar por un transportador de papeles si puede usted ir directamente a los bancos?, dicen. Desde luego la idea parece lógica.

Tan lógica como la de porqué pagar a Ausbanc para que proteja sus derechos como usuario bancario si puede ir directamente a la autoridad de Consumo de su provincia o al Banco de España usted directamente.

Los honorarios de un intermediario financiero profesional, los pague directamente el cliente o la entidad bancaria vía cesión de parte de las comisiones, retribuyen un servicio de asesoramiento, gestión y tramitación de la hipoteca y negociación ante el banco.

Si no se tiene una buena cultura financiera y no se conoce el margen de negociación que tenemos en cada entidad, seguramente ir directamente al banco que conocemos saldrá mucho más caro que acudir a la intermediación de un profesional. En tiempo, esfuerzo mental y dinero.

Pero no va de esto esta entrada; esta entrada va de la relación entre entidades financieras y sus intermediarios o prescriptores.

Y va de los cabreos monumentales que le hace sufrir a un servidor. No soy de dar nombres, pero a veces apetece concretar un poco.

Resulta que hay entidades con instrucciones de no conceder operaciones de activo hasta nueva orden (¿y sus prescriptores qué, a dejar de comer hasta nueva orden?), entidades que solo aprueban hipotecas de clientes de la entidad (y los intermediarios financieros que han firmado un acuerdo que hace, porqué no le veo yo mucho sentido a intermediar con el cliente que ya es de la entidad), bancos que conceden hipotecas al 80% del valor de compra-venta (misión imposible para la gran mayoría de brokers encontrar clientes con tantos ahorros) y…. entidades de crédito y demás que rompen los acuerdos con sus ex-brokers.

UCI, por ejemplo; y me cabreo a pesar de no firmar nada con ellos, pero ofende esta política. Banesto, otro que tal, ya hizo lo mismo en su momento.

Vamos a ver, me parece muy legítimo que haya entidades financieras que no quieran trabajar con brokers, por la razón que sea.

Pero que entidades que nos han venido a buscar en tiempos de bonanza, cuyos criterios de riesgo eran disparatados en muchos casos (los suyos, que nosotros solo les traíamos los clientes, no aprobábamos las hipotecas) ahora rescindan unilateralmente los contratos con sus colaboradores alegando que han comprobado que las operaciones de este canal tienen más morosidad…

Claro que parece un buen argumento. Pero por este mismo motivo podrían cerrar un buen montón de sucursales con mora y despedir sin indemnización a sus empleados (y me temo que de forma encubierta algo así deben hacer algunas).

El canal prescriptor, bien diseñado, es un buen canal.

El problema es que hay que seleccionar al broker con criterios de profesionalidad y solvencia; establecer unos criterios claros de riesgo (que su colaborador tenga claro qué tipo de clientes quiere la entidad), premiar económicamente a los brokers con baja morosidad (estableciendo rappels a varios años, por ejemplo), formarles sobre los productos y servicios, etc.

En pocas palabras, considerar el broker como un socio, no como un proveedor al que dar la patada si las cosas van mal.

La Banca se ha equivocado antes cuando firmó contratos con todo colaborador que entraba por la puerta (ha permitido y muchas veces fomentado la aparición del broker pirata) y se equivocará ahora si rescinde todos los contratos de todos sus colaboradores.

El intermediario financiero es una figura que ha llegado a España para quedarse, opino. Si no lo acaba rematando la propia banca, claro. Es un agente que aumenta la competencia entre bancos (busca las mejores condiciones del mercado bancario para su cliente) y es un agente comercializador a coste variable o a coste nulo (cuando se carga en el cliente las comisiones cedidas al broker) para las entidades financieras.

Esperemos, por el bien de todos, que el broker financiero del futuro sea una empresa profesional, especializada y regulada. Y que los clientes sientan que somos sus asesores y la banca entienda que somos sus aliados.

Espero que esta crisis nos sirva a todos, al menos, para aprender y no volver a cometer los mismos errores.

Aquest cap de setmana hem pogut veure dues notícies en les que es recollien les paraules d’en Pau A. Monserrat, professional de Futur Finances sobre dos temes d’actualitat del món econòmic:

 

 

Per una part, IB3 Notícies cap de setmana va tractar sobre la Borsa i la crisis actual. Es va parlar de la possibilitat de que els mercats hagin tocat fons, dels riscos inherents a invertir en les empreses cotitzades (amb especial menció a la necessitat d’analitzar el risc de fallida d’aquestes firmes) i de la importància de assessorar-se per professionals independents a l’hora d’invertir en el difícil mercat bursàtil.

 

Per altra banda, es va donar la coincidència que TV Mallorca Notícies cap de setmana del mateix dissabte 08/11/2008 emetés també una entrevista d’en Pau A. Monserrat, en aquest cas on es parlà de l’actual crisis de les empreses de reunificació de deute.

En aquesta entrevista es va parlar de l’actual problemàtica que sofreix el sector de les mal anomenades «reunificadores de deute», grup en el que podríem ubicar en part a Futur Finances.
Dic mal anomenades perquè realment no som «reunificadores de deute», ja que no som entitats financeres. Qui deixa els doblers és una entitat bancària, a la qual les empreses d’intermediació financera (aquest terme creim que és molt més acurat) dirigim al client.

Els intermediaris financers som empreses que proporcionam un servei d’assessorament independent sobre productes financers diversos (préstecs personals, hipotecaris, productes d’inversió, assegurances, etc) i tramitam aquests productes, fent de pont entre el client directe i l’entitat bancària.

Actualment els intermediaris financers passam un període de crisis (quin sector no?), en part degut al tancament del crèdit per part de moltes entitats financeres, en part degut a la caiguda de clients interessats en hipoteques per a comprar-se una vivenda, en part per la mala fama generada per entitats com a Ausbanc en quant a la reunificació de deute (la crítica d’aquest anomenat defensor dels drets dels usuaris de banca ha sigut despietada i sense diferenciar entre els «chiringuitos» financers i els vertaders professionals del sector).

En quant al futur del intermediaris financers, creim que romandran en el mercat els que siguin capaços de proporcionar un servei realment professional, que proporcioni valor afegit pel client.
Les franquícies pensam que estan abocades al fracàs, ja que no han invertit en unitats de negoci dirigides per professionals degudament formats i no aporten gaire als clients finals.


Disculpad la filosofía barata de esta entrada, si es que la filosofía puede considerarse barata en algún caso.

Trabajando en Banco Zaragozano, un responsable de RR.HH. (Recursos Humanos, si nos creemos que las personas somos Recursos y los encargados de este departamento son Humanos) me dijo, cito textualmente:

«Los Bancos no tienen Alma».

Y es normal qué los bancos no tengan alma?

Si, son S.A., no son personas físicas. Y la Iglesia Cristiana concede el beneficio del Alma solamente a hombres y mujeres, no a personas jurídicas.

Pero, es normal que a los Directivos de la Banca les sea igual arrinconar a un empleado por su edad, pagar miserias a un recién licenciado, hacer que sus empleados trabajen por la tarde sin cobrar horas extras, desplazar de los puestos directivos a directoras que son madres y quieren dedicar más tiempo al cuidado de sus hijos, perder nuestro dinero en rocambolescas inversiones?
No. Pero pasa. Y no son casos aislados, no.

La Banca debe hacer autocrítica. Mejor, debemos obligarla nosotros a hacerla, ya que debemos pagar sus excesos vía nacionalizaciones, avales al préstamo interbancario y demás.

En algunos magníficos blogs, como en el de Fresh Family Office, se trata el tema de cuánto valen los Bancos. Algunos se atreven a aventurar que 0, como es el caso de Investorsconundrum.

Desde este blog no nos atrevemos a hacer este cálculo, que se puede basar en los balances de los bancos, en su valor en Bolsa o en cualquier otro instrumento económico de cálculo. Desde luego algo deben valer, ya que la mayoría de la población tiene su dinero depositado en ellos. Y si valorásemos que no valen nada, acudiríamos en tromba a sacar nuestro dinero de ellos. Aunque bien pensado… qué valdría el dinero sin los bancos?

La economía se basa en la confianza.

El dinero tiene valor porqué hay un consenso tácito mundial que cree (no sabe, confía) que a cambio de un papel obtendremos bienes y servicios. Si no lo creyéramos, el dinero no valdría nada.

Lo mismo pasa con los Bancos. Valen algo, independientemente de sus valores en Bolsa o sus balances contables, porqué la gente les otorga un valor intrínseco: ser los garantes de la estabilidad financiera; ser los garantes de qué el dinero tiene un valor. Sin esa valoración, poco valdrían los bancos.

Pero volvamos a la pregunta inicial del post. ¿Realmente los Bancos no tienen Alma?

Para muchos de sus directivos NO. Para nosotros, SI.

Sin Alma, sin ese componente intrínseco del que hemos hablado, poco valdrían. Debemos y podemos levantar de sus sillas a los directivos acomodados que juegan con el dinero de todos. La Banca es un instrumento para sostener a la economía real, no un fin en si mismo. la Banca se debe a sus empleados, a la gente que deposita dinero en sus cuentas, a sus pequeños accionistas. No a sus directivos gorrones.

Tiene Alma los Bancos. Claro que Si. La que todos nosotros hemos depositado en ella: nuestra confianza.

Espero que no lo olviden nuestros gobernantes a la hora de acudir en su rescate.


Segunda interesantísima entrevista en el País de este domingo.

Desde luego este día es el día de las entrevistas a grandes personalidades del mundo económico-financiero.

Esta vez le toca la palabra a George Soros, especulador financieros, inversionista, filántropo y teórico del funcionamiento de los mercados.

Su proeza más famosa fue provocar la devaluación de la libra esterlina en 1992, en un pulso con el Banco de Inglaterra que ganó, que le hizo enbolsarse 1.000 millones de $ en 24 horas.

Vamos, que de mercados financieros puede opinar con conocimiento de causa.

En la entrevista que comentamos, hace constante referencia a su teoría de que los mercados financieros distan mucho de ser perfectos, más bien todo lo contrario, concluye.

Critica a las autoridades estadounidenses, afirmando que no prepararon un plan B ante el posible fallo de su visión fundamentalista del mercado: Creían que los mercados acabarían corrigiéndose a sí mismos. No veían la necesidad de una intervención estatal.

En cuanto a las recetas que nos da Soros para resolver la crisis, comentar:

1.- Que el Estado recapitalice el sistema bancario comprando acciones a los bancos.

2.- Reanudar el préstamo interbancario ofreciendo garantías.

3.- Reformar el sistema hipotecario americano y detener las ejecuciones hipotecarias, para ayudar a amortiguar la caída del precio de las viviendas.

4.- Europa tiene que solucionar la debilidad del euro creando una red de seguridad para sus bancos.

5.- El FMI debe atajar la vulnerabilidad de los países periféricos del sistema financiero mundial, dándoles una red de seguridad financiera.

Según él, con estas medidas empezará el proceso de curación de la crisis financiera. Pero y qué pasa con la crisis real (la pérdida de empleos, etc)?

Pues que nos enfrentamos ineludiblemente a una recesión mundial grave.

Anima al Gobierno americano (y creo que se puede extrapolar al europeo) a aumentar el gasto público en un plan de estímulo al ahorro energético, al desarrollo de energías alternativas y a la construcción de infraestructuras ecológicas.

En cuanto al poder de Estados Unidos como potencia mundial, pronostica su caída como principal potencia. Tendrá, junto con partes de Europa, bancos socializados y un enorme endeudamiento. La China comunista, con su fuerte capacidad de ahorro, será la nueva potencia financiera a escala mundial y un gran inversor en Occidente.

Para George Soros las burbujas son endémicas del sistema y, por tanto, los reguladores estatales tienen que intervenir para evitar que se hinchen demasiado.

Impresionante escuchar a un experto en los mercados financieros decir las cosas tan claras: Los mercados no se autorregulan, señores! Tomen nota y actúen en consecuencia, si es que llegan a tiempo de salvar los muebles.

El País de este domingo viene cargado de interesantes entrevistas.

La primera que vale la pena comentar es la realizada a Luis Ángel Rojo, Catedrático de Teoría Económica desde 1966 en la Universidad Complutense de Madrid. Es miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas desde 1985 y desde el 18 de abril de 2002 ocupa el sillón «f» minúscula en la Real Academia Española.

Fue nombrado en 1971 Director General de Estudios del Banco de España y en 1988 accedió al cargo de subgobernador de la institución monetaria. A mediados del año 1992 es nombrado gobernador del Banco de España y un año después decide una de las intervenciones más polémicas de los últimos años, la de Banesto. Deja el cargo en el 2001.

Actualmente es consejero del Grupo Santander.

De la entrevista formulada a este experto que profetizó y acertó la crisis actual, que impulsó las medidas de prudencia del sistema bancario que tanto envidian otros países, destacaría las siguientes ideas:

1.- La duración de la crisis:

Pronostica que se va a terminar en un año y medio aproximadamente, aunque dice que en España durará más por la virulencia de la crisis inmobiliaria.

Si tiene razón, hasta finales del 2010 las cosas no van a mejorar mucho en este país.

2.- Factor desencadenante de la crisis actual:

Actuación del sistema financiero de Estados Unidos, a la que hay que añadir posteriormente las subidas del precio del petróleo, las materias primas y finalmente, la crisis alimenticia.

3.- Críticas:

Dice de Alan Greespan (Presidente de la Reserva Federal de EE.UU. entre 1987 y 2006) que su política económica fue absurda. Entre otras cosas, al permitir la aplicación de las hipotecas subprime y sus derivados.

También dice que el BCE no le hizo caso cuando defendió la necesidad de tomar las medidas que se habían tomado en el Banco de España, en relación al mayor control del riesgo y en ser más estrictos en la regulación y en los criterios de provisiones que se obliga a dotar a las entidades financieras. Mantiene además que el BCE tendría que haber actuado antes y bajar los tipos. Según su opinión, el BCE debería bajar aún más los tipos y dejar de anteponer su política antiiflacionista a todo lo demás.

Al Fondo Monetario Internacional y de su Director Strauss-Kahn les dice de todo menos guapo. Se despacha con un «Lo del señor Strauss-Kahn en los últimos 10 días ha sido como para que se dedique a otra cosa», en referencia a sus declaraciones sobre que la situación es terrible y que los bancos se van a hundir. A Rodrigo Rato y su época en el FMI, los despacha con un «No hizo nada»; chocante su opinión de la gestión de este ex-político.

En contestación a la pregunta de si habría que modificar los Presupuestos Generales del Estado como pide el PP, dice que ya son bastante restrictivos. Opina que en una situación como la actual, los políticos deben dejar de pelearse y tratar de salir de esta situación entre todos. Ya tendrán tiempo de criticarse más adelante.

4.- Política de nacionalización de la banca:

La entrada de algunos gobiernos europeos en el capital de bancos con problemas no gusta nada al Ex-Gobernador del BE, si bien admite que no está seguro de si tienen otro remedio.

5.- Lección que nos deja la crisis:

Qué no se puede seguir con regulaciones tan laxas.

Qué no puede ser que haya retribuciones de directivos tan inmensas (coincido con él en que la gente se irrita con razón).

Y en España dice que hay que procurar que no se produzcan desequilibrios con el sistema financiero y la construcción.

Me quedo con el fondo de la entrevista, una abierta crítica a la actuación de los organismos públicos americanos, al FMI y al BCE de un experto que habla libremente y sin ataduras.

Este atípico post no trata de la economía de las estadísticas o de la medidas gubernamentales para evitar los efectos de esta crisis. No. Trata de la economía como conjunto de acciones y omisiones individuales que, al agregar sus efectos, configuran el sistema económico mundial. Es un post sin base teórica, que huye de las magnitudes agregadas, que se fija en lo que hacemos cada uno de nosotros y en los efectos de ello. Una entrada más filosófica que económica.

Todo surge de una discusión con una amiga argentina en un bar. Ella me defendía que esta crisis está diseñada por los que dominan el sistema. Con una serie de argumentos que he oído en infinidad de ocasiones, venía a resumir la economía mundial como un sistema dominado por los poderosos, que lo controlan y manejan a su antojo, en el que el ciudadano de a pie es un mero títere que sufre las consecuencias de las decisiones de éstos. Suena bien, verdad?

Si y no. Evidentemente que ni tu ni yo tenemos la culpa que unos listos de Wall Street o un grupo de personas que dominan el mundo (se dice que los hay y me lo creo) tomen unas decisiones que lleven a la quiebra a la economía occidental o provoquen guerras. No tenemos culpa de ello pero, y esta es la idea principal del post, si somos responsables de ello. Y si podríamos hacer algo si realmente cada uno de nosotros se lo propusiera.

Acaso un país no puede poner de rodillas a la Banca, por ejemplo?
Bastaría que todos nosotros dejasemos de pagar la hipoteca un mes o dos. Poco más para conseguir que la Banca renegociara las hipotecas de todo el mundo.

La falta de responsabilidad individual es lo que hace que nos sea más cómodo mirar la Tele que leer. Ver un reality show que las noticias. Llevar a la escuela a nuestros hijos que educarles nosotros. Necesitar un ejército y una policia para no atacarnos por cualquier cosa. Tener una sanidad pública porque la inicitiva privada dejaría morir a un indigente en la calle.

Al preferir la comodidad de dejar que sean los demás los que se ocupen de lo que no nos gusta (gobernar un país, regular la economía, etc, etc) creamos un sistema que acaba por controlarnos a todos, por dominarnos. Pero el culpable no es el sistema malvado; lo hemos creado nosotros con nuestra desidia. El responsable de lo que hace mal el sistema somos todos y cada uno de nosotros.

El mundo cambiaría simplemente con que la población mundial empezase a leer sobre filosofía, política, economía… y asumiera todas y cada una de sus responsabilidades como integrante de un grupo humano. Pero, ¿queremos responsabilizarnos de nuestro entorno? ¿realmente no es más fácil crear un sistema que nos diga lo que hacer y, a cambio de ceder nuestra libertad, ganar en tranquilidad?