Entradas

A estas horas de la noche, más que escribir, debería estar cenando. Sin embargo, he encontrado este hueco nocturno tras un sábado de trabajo, típico de la vida del autónomo, para hacer justicia. No es que vaya a hacer de Juez, en absoluto. Mi conocimiento jurídico es más que limitado.
Descubrí un panfleto del CESCO, organización con la que jamás he tenido contacto, ni para bien ni para mal, hasta el día que leí, gracias a Adabankia en Twitter, que se dedicaban a escribir caricaturas de mal gusto sobre las participaciones preferentes y la más que evidente estafa masiva que ha cometido gran parte de la banca española. Primero enlazo un «análisis», firmado por una Doctora muy conocida en España, Karolina Lyczkowska, que por lo que encuentro en la web ha escrito un libro que vale 55 euros. Critica que una pareja octogenaria reclame que le devuelvan los ahorros colocados en preferentes, con argumentos que no merecen ni ser contestados. Basta un fragmento para sacar conclusiones:

«Bien es verdad que la actora fue diagnosticada de Alzheimer en 2009, en el mismo año cuando se contrató por primera vez la inversión en preferentes. No queremos especular sobre el grado de influencia de esta afección de memoria en la decisión de inversión. Con todo, en la sentencia no se dice claramente quién de los dos octogenarios contrataba las preferentes en qué año y, en cualquier caso, teniendo en cuenta la realidad social parece que con independencia de quien finalmente firmara los documentos, la decisión era conjunta«.

Mire usted, Doctora, ninguna pareja de octogenarios debería adquirir participaciones preferentes, salvo que fueran expertos financieros y no tuvieran enfermedad alguna. Y no voy a utilizar argumentos jurídicos, la falta de rigor de este documento es palmaria. Dejo a Doctores como Fernando Zunzunegui que le expliquen la normativa y buena práctica al respecto.

Si el despropósito de este descubierto CESCO no fuera ya preocupante, sobretodo viendo que detrás de este grupúsculo de «defensores» del derecho del consumo está una Universidad, mi indignación fue máxima al leer su respuesta a las críticas merecidas. En una nota no firmada, no me extraña, responden (enlazo el texto desde RDMF, que el Cesco este lo quitará seguro un día u otro). Entre otras lindezas comentan:

«El Cesco siempre defiende y defenderá los intereses de los consumidores, pero no de los listillos que especularon a ser más listos que los demás, que quisieron comprar duros a cuatro pesetas mientras los demás los comprábamos por cinco, que si hubieran ganado en la especulación no hubieran repartido el premio, pero ahora quieren repartir la pérdida a contribuyentes, depositarios, accionistas de entidades del FROB, empleados de estas entidades en curso de irse a la calle por un ERE, a todos los españoles en general, no a la banca, porque no hay banqueros – distintos de contribuyentes y empleados – en la banca del FROB«.

La culpa de la crisis es que vivimos por encima de nuestras posibilidades. Argumento publicitario inquietante que pensaba ya nadie usaba sin avergonzarse de ello. No lo rebatiré. Simplemente les diré a los de Cesco que mejor les pidan responsabilidades a los que concedían los préstamos hipotecarios, auténticos inútiles en el análisis de riesgo. Siguen los genios del consumo responsable:

«El Cesco no es un ente financiado por el Estado, pero siempre ha puesto y pone sus servicios de consultoría y asesoría pro bono a disposición de Administraciones Públicas, asociaciones de consumidores y OMICs, prestando un servicio a los intereses consumeristas que está mucho más allá de donde llegan los «nuevos» amigos de los consumidores, los intelectuales de medio pelo, que andan detrás de la presa de las preferentes y los suelos a ver si cazan una parte del negocio que van generando los buenos y malos consumidores que litigan en los tribunales«.

Imagino que yo seré un «intelectual de medio pelo». Dinero he hecho poco defendiendo la razón, que no a los consumidores o a los bancos, reconocimiento público, algo. Pero salir por la TV no da dinero, salvo que seas Belén Esteban.

Tal vez que cree el ladrón que todos son de su condición, y cual espejo deformado, ve en los que intentamos arrojar luz a las tinieblas del sector bancario, unos aprovechados. Tampoco me importa, que ganen dinero los que hacen las cosas bien, que conste. Lo que me molesta es que se atrevan a calificar de «buenos y malos consumidores» a gente con problemas económicos y familiares graves, sean preferentistas o buena gente que no puede pagar su hipoteca. Vayan se a tomar viento, firmantes de esta ignominia llamada «CESCO RESPONDE A SUS CRÍTICOS».

De la UCLM reclamo que se mueva ficha para intentar retirar a todo profesional y directivo del centro este que se adhieran a la misiva anticordura financiera. O somos serios y arreglamos el desastroso mercado bancario en España, o nos callamos. Pero para decir tonterías, ya estamos los «intelectuales de medio pelo». Por cierto, prefiero que me llamen charlatán, se ajusta más a mis capacidades y aptitudes; como las de ustedes.

Les dejo un vídeo de El Gran Debate donde salía un chico de derechas defendiendo las bondades de los bancos y mi respuesta. Intoxiquen a la opinión pública lo que quieran, señores. Ya es demasiado tarde.

Hoy en el periódico Ara de Catalunya y en el Ara Balears publican un artículo mío titulado «La LOPD i la destrucció de proves«.
No suelo escribir artículos de opinión sobre política, ya que no soy político ni defiendo ideologías en mis escritos más allá del sentido común. Ni ataco al PP, ni al PSOE, ni al Partido X, en general. Pero a veces las excusas de mal pagador han de ser rebatidas.
Hay varios artículos míos tratando el tema de la Ley Orgánica de Protección de Datos, que en demasiadas ocasiones resulta papel mojado. Pero si encima de que las empresas apenas la conocen (y tampoco aplican), los partidos la usan para poner excusas absurdas, esta norma quedará tocada de muerte.
Os dejo el artículo, en catalán:
En este blog he repetido bastantes veces que sin cultura financiera, sin formación sobre productos financieros, el cliente de un banco está indefenso ante las estrategias comerciales poco orientadas a las necesidades del cliente. Y, por desgracia, hay pocas estrategias comerciales de bancos que estén orientadas a satisfacer las necesidades del cliente.
Introducir la formación financiera en el sistema educativo es la clave para evitar repetir los errores que nos han traído a esta crisis; miles de familias que pierden su hogar por haber solicitado préstamos hipotecarios a tipo variable sin conocer en profundidad el producto, preferentistas a los que se les provoca pérdidas de más del 70% (caso Bankia) y un largo etcétera de despropósitos provocados por:
  1. Una carencia total de conocimiento en finanzas personales de la población.
  2. La creencia de que el director de vida era un  asesor, cuando actúa como un vendedor.
  3. La falta de ética de los directivos de banca que decidieron colocar productos inadecuados en sucursal.

De este tipo de cosas se habla en el artículo de Finanzas.com «Mejorar la educación financiera de los españoles«, en el que opino sobre algunos aspectos relacionados como:
Preguntado por si este tipo de educación correría el riesgo de ser politizada, Monserrat opina que «no hay peligro en absoluto de que se enseñe de forma torticera»: «Tenemos unos profesores excepcionales que saben cuál es su trabajo: inspirar, motivar y enseñar a sus alumnos. La economía no es una religión, es una disciplina que sigue el método científico. Y el método científico no entiende de ideologías. Son los malos o interesados economistas los que mezclan conceptos económicos con conceptos ideológicos».
Una nueva estrategia de la casta política que nos ha tocado sufrir para no hacer lo que tienen que hacer, que es legislar para el bien de los ciudadanos, es culpabilizar a los afectados por las hipotecas, a las víctimas  en definitiva.
Está claro que hay que defender siempre que las manifestaciones sean pacíficas, que la indignación se canalice de forma serena e inteligente. Sin embargo,  no me extraña que los cientos de miles de personas desahuciados sin piedad quieran que su voz se oiga clara y fuerte. Y los políticos, nuestros servidores públicos, han de escuchar al pueblo, no a los banqueros. Y si les gritan demasiado, que procuren entender lo que les vociferan. Que el que grita es el que decide con su voto. Tomen nota, por el bien de todos.
Del drama de los desahucios, de las participaciones preferentes, de la austeridad en España (y de los 150.000 millones de euros que Daniel Lacalle dice que podemos ahorrarnos recortando en políticos y administraciones), del turismo en Baleares y de la imputación hoy de la Infanta Cristina, hemos hablado hoy en la tertulia de Es Radio Mallorca, en catalán:
El lunes pasado tuve la excelente oportunidad de participar en un programa de IB3 TV sobre la problemática de los desahucios, programa titulado «Stop desnonaments. La lluita per ca teva».
En el siguiente vídeo, en el que debatimos Carlos Hernández, abogado de la Associació de consumidors de Balears (Acuib) y voluntario de PAH Mallorca, el notario Luis Bustilla y un servidor, se discute la conveniencia de aplicar en nuestro ordenamiento jurídico la dación en pago con carácter retroactivo y de forma generalizada.
La postura de Carlos Hernández es a favor de esta medida, basándose en la necesidad de dar una solución a los miles y miles de de personas que han perdido una vivienda y se quedan con una deuda de por vida que jamás podrán pagar.
Luis Bustilla no se opone de forma frontal a la medida, si bien alerta del peligro de no limitarla a determinados casos, en lugar de generalizarla.
Mi opinión es que no se debería introducir de forma generalizada la dación en pago en nuestro mercado hipotecario, sino instrumentar un procedimiento concursal en el que, además de la dación en pago, el Juez pudiera instrumentar medidas para tratar de reconducir la situación financiera de la familia:
  1. Carencia de capital durante unos años.
  2. Bonificación de los intereses.
  3. Quita de capital pendiente.

Solo quien ha estado mal, física o emocionalmente, y ha tenido al lado a un animal, especialmente un perro pero también gatos y hasta tortugas (con mucha imaginación), sabe lo que es recibir afecto y cariño sin mesura ni condiciones.

Tan importantes son para mi los animales, que en mi primer libro «La banca culpable» les he dedicado un fragmento:
Finalizo con unos personajes muy relevantes en toda esta historia: mis animales domésticos y menos domésticos; mis dos perritas y gatos que tanto me han acompañado en mis horas de soledad escritora, muchas veces durmiendo en mi regazo o cerca de él. A mis tortugas de agua, pacientes y expectantes en su piscina particular. Si alguien cree aún que los animales no tienen sentimientos, que se preocupe en descubrirlos. O tal vez el que los haya perdido sea él.
Los animales tienen sentimientos, piensan y toman decisiones. Cada especie en base a su capacidad, pero sin duda es así. No me hace falta leerme ningún tratado sobre el tema, se nota. Y el ser humano, tan ignorante él, aún se permite matar perros y gatos en perreras, entre muchos otros crímenes de lesa animalidad. Está claro que los humanos, entre los que me encuentro, comemos carne animal. Pero lo que no es humano es matarlos porque sí, tendiendo muchas otras formas de gestionar, por ejemplo, una plaga.
Un día se estudiará de verdad la consciencia animal y sabremos, de una vez por todas, qué grado de sufrimiento estamos ejerciendo sobre la fauna.
Mientras tanto, que cada uno de los humanos de buena voluntad haga algo. Empezando por adoptar los animales de las perreras.
Este año 2013 ha empezado muy bien en el plano laboral, con un proyecto muy ilusionante y de futuro, como es iAhorro y su nuevo portal, un libro que si todo va bien verá la luz pronto e incluso unas charlas para alcaldes organizada por la Diputació de Barcelona. De salud, de momento, tampoco ha ido mal el inicio de año. La tercera para de los deseos que solemos formular si que ha empezado mal, me temo. Siempre digo que si algo te va muy bien, preocúpate de lo que te va a ir muy mal. En todo caso esto es un blog sobre hipotecas y economía para todos, no un consultorio sentimental.
La situación de los jóvenes españoles en materia de emancipación de sus padres se está volviendo muy preocupante, tanto por el cerrajón de la financiación hipotecaria, como las ineficiencias del mercado del alquiler, a lo que sumar un paro juvenil en cotas impensables para un país moderno.
Tenemos unas nuevas generaciones con un potencial enorme, en un país que no les ofrece empleo de calidad en absoluto. Es obligación de todos conseguir que España fabrique productos y servicios de valor añadido y que requieran puestos de trabajo cualificados, ya que competir en base a salarios bajos y poco cualificados me parece un suicidio económico en toda regla. En todo caso, me temo que no debemos esperar a las políticas económicas de nuestros Gobiernos, que no veo que vayan en la buena dirección; tendrán que ser los agentes económicos, los serios y responsables, los que cambien un modelo productivo caduco.
En cuanto a la juventud y el mercado inmobiliario, me han preguntado mi opinión como director editorial de iAhorro en el portal inmobiliario de Vocento pisos.com, en un artículo titulado «Acudir al banco de ‘papá y mamá’ para comprar una casa», que recomiendo leer. Estas son las opiniones que han publicado:
“Los jóvenes españoles ahora mismo lo tienen muy complicado para comprar vivienda y yo me atrevería a decir que si quieren comprar una casa ellos solos, la única opción que tienen es acudir a los pisos de los bancos”, señala Pau A. Monserrat, economista y director editorial de iAhorro. “Es el único segmento que da facilidades para la compra a los colectivos jóvenes sin una vida laboral larga”, añade.
“En la mayoría de los casos, para conceder la hipoteca el banco siempre solicita el aval de los padres, ahorros previos y dobles garantías, esto es, en ocasiones, exige a papá y mamá que hipotequen su propia casa”, afirma Monserrat y añade que “sin todo esto, a día de hoy es casi imposible que una pareja joven se hipoteque”.
La preferencia de comprar una casa a la hora de emanciparse antes que alquilar sigue siendo mayoritaria en nuestro país, pues casi un 60% de los encuestados prefiere ser propietario. “En España, tanto la cultura autóctona influye, así como el propio mercado del alquiler que es muy ineficaz y poco flexible”, asevera el economista de iAhorro. “Además, ahora te pueden rescindir el contrato antes de los cinco años, los precios están altos, y te piden para los gastos de contribución, basuras… No tenemos un mercado de alquiler muy competitivo”, afirma Monserrat. Y más si lo comparamos con los países nórdicos, donde es normal emanciparse a una edad mucho más temprana, gracias a las ayudas estatales para vivir de alquiler y además, tienen un mercado muy distinto.

Imagen | Moyan_Brenn

Parece ser que el viernes 21/12/2012 no ha sido el día elegido por el discutido Armagedón previsto por los mayas. Tal vez los dioses prefieran hacernos sufrir en vida esta crisis económica y ética, que enviarnos al otro barrio dimensional.
En todo caso, el equipo de editores de iAhorro dimos algunos pistas de en qué invertir si catástrofes naturales, genéticas o de cualquier otra índole arrasaban la faz de la Tierra.
@LuisGarciaLanga de Aula Finanzas y experto independiente de la comunidad de iAhorradores, publicó un interesante artículo en Expansión.com titulado «Inversiones ante el fin del mundo«.
@AlGallardo editor de iAhorro nos cuenta «Cómo aprovecharse de las catástrofes» en los medios de Editorial Prensa Ibérica.
Del fin del mundo que llega sin llegar, de la separación de Catalunya que algo similar le pasa y, del mismo tipo de fenómeno que le ocurre al rescate de España, he opinado en la tertulia de economía de cada viernes en IB3 Ràdio, programa «El Faristol»:

Puede sonar grandilocuente, pero con una cultura financiera adecuada ninguna familia habría contratado un préstamo hipotecario sin saber que responde con todo su patrimonio presente y futuro de su devolución, ni habría invertido en participaciones preferentes pensando que eran depósitos de alta remuneración o para clientes «preferentes».

La responsabilidad de gestionar correctamente las finanzas personales propias y de la familia es nuestra, ni los bancos ni, me temo, el sistema educativo a la antigua usanza, harán nada por nosotros.
En relación con este punto, la falta de conocimientos financieros que proporciona nuestro sistema educativo, hablamos en el programa de IB3 Ràdio «El Faristol» del viernes 23 de noviembre, con información de la errónea reforma educativo que se está preparando que me pasaron los compañeros de la Assemblea del Professorat d’Economia de les Illes Balears.
Aprovecho para transcribir parte del documento que me enviaron desde la Assemblea, en catalán  solicitando que se tengan en cuenta una serie de puntos para evitar que la enseñanza de la economía quede aún más restringida en el borrador del Anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE):
  1. Que es respecti l’estructura actual del batxillerat, que conté la matèria d’economia de primer com a matèria obligatòria de modalitat, ja que aporta formació econòmica i empresarial perquè l’alumne pugui incorporar-se al mercat laboral.
  2. Que es mantengui la matèria de fonaments d’administració i gestió ja que aquesta matèria fomenta l’esperit emprenedor i la iniciativa empresarial, i també qualitats altament valorades al mercat de treball com ara la capacitat d’organització, la de decisió, la creativitat, la comunicació i l’habilitat per treballar en equip.
  3. Que s’assigni la matèria d’iniciativa a la vida laboral i l’activitat emprenedora prevista a quart curs d’ESO al professorat de l’especialitat d’economia.
  4. Que es fomenti i s’impulsi l’estudi de les matèries relacionades amb l’àmbit econòmic i empresarial a l’ESO i a les restants modalitats de batxillerat. I que per tal de poder garantir la presència efectiva de tots els anteriors ensenyaments es canviï la normativa aplicable a l’organització i el funcionament del departaments didàctics per esmenar la mancança d’un departament d’economia, tal com ja han fet vuit comunitats autònomes de l’Estat.
Esperemos que tomen nota estos gobernantes que por una parte critican los errores de la ciudadanía contratando hipotecas u otro tipo de productos y, por la otra, no ayudan a que se aprenda economía en los diferentes ciclos educativos.
Imagen | markhillary
Os dejo la entrevista que los amigos de Aula Finanzas me han realizado, esperando que sea de vuestro interés:

Pregunta de Aula Finanzas- ¿qué diferencia hay entre banquero y bancario?
Respuesta de Pau A. Monserrat- La misma diferencia que entre directivo y empleado; los bancarios ejecutan las instrucciones que los banqueros, sean propietarios de parte del banco o meros administradores deciden. Un bancario, a fin de cuentas, trabaja para un banco, cuyas decisiones las toman los banqueros.
P- ¿Por qué eres ex-bancario y no bancario todavía?
R- Porque no sirvo para trabajar en una sucursal de banco, ni les sirvo. El trabajo que se supone se desarrolla en un banco sí me gusta, ser experto en productos financieros y recomendar los que más se adaptan a las necesidades, características y gustos del cliente. El problema es que en sucursal, hasta donde mi experiencia y conocimiento alcanza, ni se quieren expertos en productos financieros ni asesores. Se buscan comerciales financieros, en el sentido que menos me gusta; el de los colocadores de productos, sea cual sea el cliente. Para mí un buen comercial es el que sabe explicar las virtudes de un buen producto. Y no coincidía con las ideas del banco. Un directivo llegó a decirme que el problema que tendría que vencer era ser demasiado técnico (en base a que tengo dos carreras, ya que nada más conocía de mi), que tenía que volcarme en vender. Y así les ha ido a los bancos, vendiendo sin preocuparles qué ni a quién.
P- ¿Y a qué te dedicas actualmente?
R- Soy director editorial de iAhorro, además de otras actividades muy relacionadas con el mundo hipotecario online, en Futur Finances. Mi opinión de que sólo desde la independencia se pueden recomendar productos financieros coincide con la empresa. En otras soy más duro con el mundo de la banca que el portal, como es lógico, pero siempre intento que quede muy claro cuando opino como director editorial de iAhorro y cuando como economista Pau A. Monserrat.
P- ¿llamarías estafa a algunas actuaciones que han hecho los bancos, veáse hipotecas multidivisa, preferentes…?
R- Mi opinión como Pau A. Monserrat es que hay casos en que desde luego se puede afirmar que se ha engañado a los clientes, si bien es la Justicia quien debería estar investigando si encajan en algún delito tipificado como estafa o no. No tanto en el tema hipotecario, que en todo caso ha habido un exceso de confianza del cliente, que de todos modos ha recibido un dinero y lo ha destinado a lo que él quería, como en el del ahorro con los productos complejos, muchas veces colocados en abuso de confianza con el argumento de que eras “como depósitos a plazo”.
P- Pasamos a la época en la que se inflaba la burbuja inmobiliaria, ¿por qué crees que se dejó crecer sin control?
R- Las Administraciones para recaudar, el Banco de España por falta de medios y de interés político, los bancos y cajas para hacer dinero a corto plazo, los compradores y vendedores de de viviendas cegados por la financiación fácil y la creencia de que “la vivienda nunca baja de valor”. Sin embargo, además de la avaricia, la ignorancia de unos y la mala fe de otros ha ayudado a llegar a un punto de verdadero no retorno. Ingentes cantidades de dinero utilizados para un fin mediocre: hacer casas (mediocre en el sentido de que no es precisamente construir casas lo que hace rica a una nación).
P- ¿Había alternativas para evitarla?
R- Sin duda, no financiar más allá de lo económicamente rentable el sector de la construcción y financiar muchas otras actividades, desde la industria de valor añadido a  proyectos de emprendedores, además de saber los negocios de las pequeñas y medianas empresas viables y los que no.
P- En tu época en banca, viste alguna falsificación para poder “aprobar” una hipoteca?
R- He visto empleados poner en observaciones que un expediente hipotecario de refinanciación de capital privado era bueno en base a los ingresos en B de una supuesta explotación porcina (una especie de auto-falsificación bancaria, diría) y en mi época de intermediario financiero inmobiliarias me han dado fotocopias que analizadas era evidente que estaban falsificadas. Lo triste es que los bancos aceptaban estas documentaciones, de otros “profesionales”, sin solicitar al cliente ni la documentación original para asegurarse.
P- A finales del mes pasado, se publicaron los enésimos test de stress a la banca española, ¿cómo lo calificarías?, ¿nos podemos fiar de éstos?
R- No puedo calificarlos sin haberlos leído de cabo a rabo, pero no me creo que se necesiten menos de 60.000 millones de euros como dicen, entre otras cosas por suponer que en el escenario adverso un core capital del 6% sería suficiente (cuando en el escenario base se les exige un 9%).
P- ¿Qué te parece el rescate anunciado a la banca?
R- Un cúmulo de improvisaciones, medidas fruto de la presión del lobby bancario y algún que otro acierto menor. Nos guste o no, hay que liquidar bancos insolventes y dejar de inyectarles dinero de todos los contribuyentes.
P- ¿Y al Estado?
R- Si los políticos no son capaces de gestionar las arcas públicas con criterios de eficiencia económica, por más rescate que reciban, el desastre acabará igual. Tengo fe, más que esperanza en que aprendan a marchas forzadas a utilizar adecuadamente el dinero de todos.
P- ¿Quién crees que es el culpable de la crisis?
R- La avaricia y la ignorancia de gran parte de los implicados, clientes de bancos y cajas y ciudadanos incluidos. Pero desde luego el sistema financiero tiene la mayor parte de responsabilidad de lo que está pasando, y es el que menos paga por sus errores.
P- Si lo hay, ¿qué es lo bueno que le podemos sacar?
R- Que al igual que la fama, el dinero cuesta. Los recursos son escasos y deben ser administrados de forma eficiente, no en base a criterios electoralistas, populistas o en provecho de unas élites económicas dominantes, como creo está pasando en muchas economías occidentales, la española incluida.
P- Entonces, ¿hay esperanzas de salir de ella?
R- Saldremos, lo que me preocupa es las familias que lo pasan mal. Me parece una barbaridad que en España una sola persona pase hambre por culpa de la crisis. Si permitimos esta situación, no tenemos el derecho a llamarnos democracia. Y hay dinero para, al menos dar de comer, proporcionar techo y medicinas a los que no tienen ni estos mínimos, que nadie nos engañe.
P- ¿Están nuestros líderes preparados para sacarnos o lo tendremos que hacer nosotros solos?
R- Los líderes, que no veo muchos en Europa, inspiran. Pero de la crisis se sale con el trabajo de todos.
P- Cambiando un poco de tema, eres una persona que ha aparecido en multitud de medios de comunicación, y se te ha visto en programas como “Salvados”, donde además fuiste de las personas más votadas para volver al programa, o como “El Gran Debate”, donde repetiste en varias ocasiones, ¿qué tal fueron las experiencias?
R- Tener la posibilidad de explicar economía al gran público es un honor. La gente quiere entender y trato de aportar mi granito de arena a ello. Sin cultura financiera, es muy fácil que los poderosos nos engañen.
P- En los programas de TV, hay personas que hablan abiertamente de economía, pero, me da la impresión, que  no saben muy bien lo que dicen, tú que has estado dentro, ¿qué opinas?
R- Pues que soy uno de estos que no saben muy bien lo que dicen. En serio, saber de economía es algo que creo muy pocas personas, gran parte ancianas, pueden afirmar. Los demás nos conformamos con no decir muchas tonterías. Otro, los que comentan, simplemente dan opiniones interesadas en base a sus propios intereses; no es que no sepan economía, es que no quieren saber. Hay de todo en la TV, como en el mundo real.
P- Dos preguntas, que te quiero hacer por deformación profesional: La primera: ¿crees que hay cultura financiera en España suficiente?
R- Sin duda, no hay apenas cultura financiera.
P- La segunda, ¿te gusta la Bolsa?
R- Desde mi punto de vista debería ser una herramienta para financiar proyectos reales rentables, siendo la especulación un mal menor a admitir si da liquidez al sistema. No me gusta la Bolsa en sí, me gustan las buenas empresas que están en ella. Para los que invierten para ganar dinero en Bolsa, que no me parece mal en absoluto, las acciones no les hacen sentir propietarios de empresas reales, sino jugadores. Me gustaría unas Bolsas por y para la economía real, no lo contrario.
P- ¿Qué opinas sobre los que dicen que hay que acabar con el “malvado” especulador?
R- Aportan liquidez, por tanto son buenos para el sistema, siempre que se limite su capacidad de influir en él, claro.
P- Por último, ¿quieres hacer alguna reflexión más?
R- Que me encantan los proyectos como Aula Finanzas y las personas que hay detrás. Dado que a los poderosos les interesa más que sepamos de minerales que de diferenciar un depósito de un pagaré, será a través de las personas y proyectos como Aula Finanzas que la gente aprenderá a gestionar su dinero (su vida, en definitiva, ya que para ganar dinero hay que invertir preciadas horas de nuestra existencia).