Entradas

En España se produce una peculiaridad no vista en otros mercados europeos más avanzados: el consumidor bancario medio tiene una cultura financiera muy baja y prácticamente el único producto de inversión que entiende es el depósito a plazo fijo. Los fondos de inversión solo suelen contratarse por recomendación del banco que, como ya ha constatado hasta la CNMV, solo ofrecen fondos que les dejan más comisiones, de gestoras del propio grupo.

Baja cultura financiera combinado con entidades financieras que no recomiendan los mejores productos financieros cuidando de los intereses de sus clientes como si fueran propios (obligación legal del artículo 208 del texto refundido de la Ley del Mercado de Valores), sino los que más comisiones les dejan, provoca una sobrecontratación de depósitos, por una parte, o la firma de fondos de inversión mediocres y no ajustados a su perfil como inversor.
La fuga de dinero de depósitos a fondos ha provocado un efecto boomerang, de vuelta a los depósitos o incluso a cuentas corrientes. El cliente que contrata un fondo y no entiende su naturaleza, se asusta cuando pierde dinero. Y vuelve al puerto seguro (y nada rentable) de los depósitos.
Para 2017 veremos una tendencia creciente a la contratación de fondos, en detrimento de los depósitos, pero no estoy seguro de que sea una tendencia muy intensa, ya que el grueso de pequeños inversores aún no tiene una cultura financiera adecuada y, además, desconfía de las recomendaciones de los bancos (con razón).

¿Hay depósitos al 4%?

El truco es que esta rentabilidad va ligada a la apertura de una cuenta bancaria y a la contratación de un producto gestionado de los que comercializa Banco Mediolanum. Para su contratación, el 75% del total de la inversión debe ir destinada a la contratación de un producto gestionado comercializado por la entidad. Es decir, que básicamente es un producto “gancho” para captar clientes con inversiones.

En cuanto al Depósito Nómina Gasol al 4% TAE a 12 meses, también hay letra pequeña, y mucha:
Hay que cumplir las siguientes condiciones:

  1. Domiciliar por primer vez la nómina por un importe mínimo de 600€ o la pensión por un importe mínimo de 300€ al mes.
  2. Contratar un nuevo seguro Popular Hogar o Popular Auto.
  3. Pertenecer a la oferta Nómina o Premium de Tenemos un Plan, cumpliendo sus condiciones.
En caso de no cumplir estos requisitos la remuneración será del 0,25% TAE (0,25% TIN). En cualquier caso la liquidación de intereses se realiza a vencimiento y el importe mínimo es de 3.000€ y el máximo de 6.000€. Otra de las condiciones es que el dinero provenga de otras entidades diferentes a Grupo Banco Popular y WiZink Bank S.A.

De depósitos bancarios a fondos de inversión

Os invito a leer el siguiente artículo en la revista Inversión&Finanzas, sobre el tema:

En el mercado financiero actual existen una variedad de productos que facilitan el manejo y uso del dinero. Ejemplo de ello son las tarjetas, ya sean de débito, crédito, de prepago, de fidelización e incluso las que se pueden contratar sin cambiar de banco. A la hora de decantarte por una de ellas es importante realizar un análisis de las tarjetas bancarias para conocer con precisión todas las ventajas que ofrecen y saber cómo elegir la mejor tarjeta para sacarles el mayor provecho posible. 
Solicitar una tarjeta no puede hacerse a la ligera, especialmente si son de crédito, pues ello implica adquirir una deuda. Cuando se utilizan estos productos se están pagando comisiones y tasas, generalmente mensuales, por lo que es imprescindible conocer cuáles son las que cobran las tasas más bajas. Existen plataformas online donde puedes encontrar la mejor manera de analizar y comparar las tarjetas ofertadas en el mercado. Esta valiosa información permite conocer realmente las ventajas de utilizar determinada tarjeta, pues coteja la Tasa Anual Equivalente (TAE) que ofrecen las distintas entidades a sus clientes, y de este modo, se logra tener una visión clara del rendimiento que tendrá el dinero o efectivo a corto, mediano o largo plazo. 
Al utilizar las tarjetas de débito o crédito se busca hacer uso del dinero sin tener que pagar de más por ello; analiza cada uno de estos productos de acuerdo a la necesidad que se requiera. Cuando se busca sacar las mayores ventajas de las tarjetas de débito y crédito, por ejemplo, es importante pagar una TAE que esté por debajo del 20%; este es un indicador que permite medir el rendimiento del dinero que maneja a través de las tarjetas. No se está haciendo buen uso de una tarjeta de crédito, aunque la deuda se pague a plazos si esta tasa de medición supera ese porcentaje tope. Cuando se trata de dinero hay que ser inteligente, y para serlo, hay que optar por las que tengan el menor coste en cuanto a comisiones y tasas.
En este enlace los amigos de Financial Red actualizan las empresas tecnológicas relacionadas con productos financieros en España de referencia. Como no podría ser de otra manera, iAhorro.com está entre ellas, en el apartado de ‘Distribución de productos financieros”. Como la mayoría de lectores sabréis, además de responsable del portal online de hipotecas Futur Finances, me dedico a aportar mi granito de arena a iAhorro.com como director editorial.
Los bancos son importantes para que una sociedad funcione, pero cuando no saben hacer su trabajo o bien no llegan a determinados nichos de mercados, es muy positivo que empresas especializadas de fuera del sector aparezcan.
En materia de inversión, principalmente vía fondos o acciones, hay varias Fintech con solera en España; las que mejor conozco son Bolsa.com, Unience y Feelcapital. Hoy en día no tiene sentido invertir en fondos o planes de pensiones en base a las interesadas recomendaciones del personal bancario. Con este tipo de portales, uno puede conocer las opiniones y experiencia inversora de otros usuarios y profesionals del sector. En iAhorro.com tenemos un potente apartado de expertos independientes, entre los cuales están compañeros y amigos como Luis García Langa que con sus opiniones y consejos generales ha ayudado a muchos clientes a no perder dinero innecesariamente. La tendencia es que cada vez haya menos clientes bancarios que acudan a sus sucursales “para ver qué hacer con su dinero”. Fintech de hoy y mañana aportan ya información y herramientas para comparar, analizar y recibir recomendaciones verdaderamente independientes. En los bancos del futuro habrá expertos que, una vez el cliente tiene claro el tipo de inversión que desea, les sepan explicar los detalles: ni más, ni menos.
Para las pequeñas finanzas personales y familiares, además del boli y el papel para recoger gastos e ingresos diarios, hay ya potentes herramientas que nos hacen la vida más fácil. Las que yo conozco mejor, Ahorro.net y Fintonic. En este sentido hay mucho trabajo que hacer para que una persona tenga toda la información bancaria que necesita al momento y pueda tomar decisiones financieras en su día a día.
En realidad, todas las iniciativas tecnológicas van en un mismo camino: permitirnos acceder a los mercados financieros, sea abriendo una cuenta, solicitando un préstamo hipotecario o exportando (Kantox es mi apuesta en materia de operativa en divisas), sin depender de un solo banco actuando bajo parámetros monopolísticos.
Ya no estamos atados a los bancos: si nos sirven, genial. Si actúan en contra de nuestros intereses, hay alternativas y operadores complementarios que han llegado para quedarse.
Este jueves 25 de junio de 2015 tengo el honor de participar en uno de estos foros que jamás me perdería si me invitaran como público. Seguramente dudaría si yo fuera uno de los ponentes, pero al final mi curiosidad se impondría.
El sugerente título del foro organizado por la Fundación Hay Derecho es “Educación financiera: entre la necesidad y la utopía“.
Intervendrán:
  • Fernando Gomá, Notario y patrono de la Fundación ¿Hay Derecho?
  • Julio Gil. Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones. Jefe de División Relaciones Clientela Bancaria. Banco de España
  • Ismael Sanz Labrador, Director del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte)
  • Pau A. Monserrat, Economista de iAhorro.com

Modera:
  • Matilde Cuena, Profesora Titular (acreditada a Catedrática) de Derecho Civil de la Universidad Complutense de Madrid y patrono de la Fundación ¿Hay Derecho?

Proyecto I+D ‘Préstamo responsable y ficheros de solvencia patrimonial’. DER 2013/ 4631
Lugar: Sala de Juntas de la Facultad de Derecho, Universidad Complutense de Madrid (Ciudad Universitaria s/n)
Hora: 19:00h
Si os interesa conocer las impresiones de los ponentes, hay que confirmar la asistencia a info@fundacionhayderecho.com
Para poneros en situación os invito a visionar la siguiente entrevista, a Isaac Asimov, comentada en lo que afecta a la cultura financiera online en este artículo en iAhorro.com

Un usuario que busca fuentes de saber financiero en la Red se encuentra con dos problemas fundamentales:

  1. Filtrar los medios online que encuentra, en función de su calidad e independencia.
  2. Poder personalizar ese conocimiento y aplicarlos a su caso particular. El conocimiento financiero en general no basta para tomar decisiones inteligentes de contratación; hay que saber aplicarlo a nuestra situación personal.

Hasta la revolución de los medios online, los que mayor información financiera atesoraban eran los bancos y demás instituciones financieras. A estas organizaciones no les interesaba (y sospecho que les sigue sin interesar) ofrecer este conocimiento a sus clientes, para perpetuar así la asimetría informativa que reina en el sector.

La CNMV y el Banco de España, por su parte, han hecho encomiables esfuerzos en los últimos años en materia de difusión de la cultura financiera, pero hay mucho que decir de su independencia del sector bancario. La excelente guía de hipotecas del Banco de España, por ejemplo, pasa de puntillas sobre temas espinosos como la dación en pago o las cláusulas suelo.

Un nuevo difusor de la cultura financiera prolifera en la Red, la de los expertos independientes. Cuanto menos, expertos transparentes que no esconden los intereses económicos que hay detrás de su trabajo.

Finalmente, en España sigue sin existir un servicio profesional generalizado de asesoramiento financiero básico, que permita a un cliente que quiere un préstamo hipotecario contratar los servicios profesionales del experto para analizar las condiciones de su préstamo hipotecario, por ejemplo, a un precio competitivo. Esta figura, si el cliente aprende qué el asesoramiento personal es mucho más barato que la fe ciega en el banco, tal vez se generalice en un futuro no muy lejano.

Os esperamos en la charla, si os apetece.

Os dejo una interesante ponencia de Jaume Puig, Director General de GVC Gaesco Gestión, sobre las mejores inversiones que podemos hacer en el año 2015.
Hoy en Expansion.com he opinado, junto a expertos del panel de iAhorro.com, sobre las diferentes opciones que tiene un ahorrador a la hora de rentabilizar su dinero,  ahora que además los depósitos bancarios apenas ofrecen rentabilidad.
Copio la primera respuesta, a un usuario que pretendía saber dónde invertir 20.000 euros sin más información sobre su perfil. Las 19 preguntas y respuestas sobre finanzas personales las podéis leer en el chat en directo enlazado anteriormente.

¿Dónde invertir mi dinero?

La respuesta que a cualquier asesor, experto, profesional o como queramos llamarle le gustaría dar es sencilla y corta:

  • Invierte en productos cuya rentabilidad se maximice en base a tu nivel de riesgo deseado y preferencias de inversión.
Otra respuesta, menos técnica, sería: no te puedo asesorar con la información que me das. Aparte de que este tipo de chats no permiten un asesoramiento personalizado por mucha información que recibiéramos, que es muy recomendable hacerlo pagando a un asesor independiente, tampoco nos la das. Para dar recomendaciones se necesita saber si el cliente tiene los conocimientos y experiencia necesarios para comprender la naturaleza y riesgos del servicio o producto financiero recomendado, por una parte, y además su situación financiera y los objetivos de inversión. 
Preguntas cuya respuesta es clave para responder a la preguntas de dónde invertir 20.000 euros.

Hoy en una entrevista digital en El País, como director editorial de iAhorro.com y con la ayuda del equipo editorial y de expertos independientes como Luís García Langa, hemos respondido a las dudas de los usuarios sobre la reciente reforma fiscal anunciada por el Gobierno, que puedes consultar tranquilamente en este artículo en el portal iAhorro.

En la charla digital mantenida, que puedes leer en El País, respondemos a múltiples preguntas sobre la nueva reforma fiscal de junio de 2014, que afecta ya a este año para determinados colectivos (autónomos que ganan menos de 12.000 euros o despedidos que cobren indemnización) y, en su mayoría, a los contribuyentes en los años 2015 y 2016.

Os dejamos una respuesta y os invitamos a leer el resto en El País.

¿Qué opina de la desgravación por los nuevos productos de ahorro de más de 5 años?

El resumen de este nuevo tipo de producto, que puede tener forma de seguro de vida o de depósito (o cuenta remunerada sin posibilidad de disposición, no queda muy claro en la norma) lo puedes leer aquí.

 Me parece que la idea de proporcionar herramientas sencillas de ahorro a largo plazo a los clientes de bancos y aseguradoras que no tienen conocimientos financieros suficientes para elegir otras vías, como los fondos de inversión, es buena.

El problema es que no me gusta como se ha instrumentado. Un depósito actualmente ofrece muy poca rentabilidad, con lo que ahorrar a 5 años con este producto (CIALP), por muy buenas condiciones fiscales que ponga a los intereses (con un límite de dinero depositado al año de 5.000 euros) no va a resultar muy interesante (salvo que de una vez por todas las entidades financieras compitan por captar ahorro, cosa que no parece muy probable).

En cuanto a los seguros de vida (SIALP), la complejidad de estas pólizas es alta, por mucho que se intenten vender seguros como un producto sencillo. El cliente normal no puede saber si realmente contratar un buen producto a 5 años y, además, la norma abre la puerta a que sean más o menos arriesgados y se puede perder capital, al poner que:

d) La disposición por el contribuyente del capital resultante únicamente podrá producirse en forma de capital, por el importe total del mismo, no siendo posible que el contribuyente realice disposiciones parciales. A tal efecto, la entidad deberá garantizar al contribuyente la percepción de, al menos, un capital equivalente al 85 por ciento de la suma de las primas satisfechas o cantidades depositadas

La inversión en fondos es una excelente herramienta de diversificación y acceso a mercados y activos a los que un particular no podría tener acceso.
La liquidez de los fondos es muy buena, ya que se puede vender en cualquier momento, a precio de mercado. Solo en el caso de los garantizados la liquidez empeora, ya que suelen tener fuertes comisiones por reembolso anticipado.
El riesgo de los fondos en materia de quiebra de la gestora o el banco depositante es muy bajo; de hecho, es una buena protección en caso de corralitos, tristemente famosos en épocas no muy lejanas. El riesgo se asume en cuanto a la rentabilidad y el capital, que se puede perder según sea el tipo de fondo.
En el siguiente artículo del periódico Información opino sobre el tema junto a otros profesionales de ramo:
Un servidor hace mucho tiempo que viene criticando la comercialización de Valores Santander, un producto complejo fuera de la capacidad de análisis de un cliente medio de oficina. Tengamos en cuenta que son obligaciones obligatoriamente convertibles en acciones del Banco Santander, con un precio fijado desde el momento de la firma del contrato independientemente del valor de las acciones en el momento del vencimiento.

En el siguiente enlace damos toda la información posible a los afectados por la inversión en Valores Santander para que tengan la información necesaria sobre su situación y posibles soluciones judiciales.
También en mi libro ‘La banca culpable‘ señalo el caso de la venta de Valores Santander como ejemplo de producto de ahorro tóxico que jamás se debería haber vendido en una oficina de banco. Por desgracia el libro salió bastante tiempo después de ese fatídico 2007 en que un banco “serio” decidió que sus clientes le financiaran la compra de ABN AMRO y les pagó con pérdidas cercanas al 50% (sobre el 30% si tenemos en cuenta los intereses pagados).
Hay bancos serios y bancos que hacen perder dinero a sus clientes para especular. ¿En qué posición deja no haber dado una solución a los afectados por este producto el Banco Santander?
Que cada uno responda según su criterio.
Mañana domingo y el lunes voy a participar en #laGiraX, como experto independiente, en su episodio 8: El principio del fin de la impunidad. En este apartado se podrá ver alguna de las presentaciones.
Domingo 16/02/2014:
Inca/ Sa Font:
Plaza Santa María la Mayor, nº 7.
Desayuno con Pau A. Monserrat y la Red Ciudadana- Partido X.
Horario: 10:00h – 12:00h.
Lunes 17/02/2014:
C/ Puerto Rico, 15, Polígono de Levante.
Horario: de 18:30h a 20:30h.
Expertos independientes invitados:
Pau A. Monserrat.
Joan de Pedro.
Rafael Berlanga.
La relación entre trileros y banqueros fue una improvisación total que solté en mi primera aparición en Salvados, que puedes visionar en el siguiente vídeo:

(function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1”; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));


Este mismo concepto, relacionar la actividad comercial en sucursal con los trileros, la saqué en mi segunda aparición, esta vez con toda alevosía. En esta ocasión expliqué que no se trata de identificar a un empleado de banca con un estafador, que son los trileros (sí, lo de encontrar la bolita es una excusa para estafarte), sino más bien identificar las estrategias de colocación masiva de productos financieros con un engaño o, cuanto menos, una inducción al error aprovechándose de la falta de cultura financiera o de la confianza de los clientes. Y este engaño no lo diseñaron los empleados de las oficinas, sino los directivos (con la ayuda inestimable de determinados políticos, o sus mandados en la CNMV y Banco de España).

Vale la pena escuchar a Julio Segura, que fue presidente del la CNMV entre 2007 y 2012, vergonzosa aparición a mi modo de entender, que tiene la osadía de calificar de vendedores a los bancarios y confesar que seguramente se colocaron, abusando de la confianza del cliente, muchas preferentes. No tengo palabras para calificar a una persona que después de ver arruinadas a miles de familias, se queda tan tranquilo. En Japón probablemente se haría el seppuku. Y encima le hecha la culpa al Banco de España, que también la tiene, al considerar las preferentes con capital como capital de máxima calidad a efectos de solvencia de los bancos y cajas. Algunas cifras de la vergüenza:

Acabamos de mencionar a todos los personajes y elementos necesarios en la estafa de los trileros:

Los policías

La policía que no investiga, ni sanciona, la CNMV y el Banco de España. Para ser justos, tal vez más que señalar a los policías de calle y comisaría, los inspectores del Banco de España y personal de la CNMV, tendríamos que señalar a sus jefes y a los que los pusieron en sus sillas. Podemos leer en este documento fechado en el 26/05/2006 como los inspectores del Banco de España ya alertaban de la burbuja crediticia que nos iba a estallar en las caras de todos los contribuyentes. O cuando afirmaban en el 2013 que la falta de ejecutivos expertos en riesgos financieros en la cúpula del Banco de España ha facilitado que se comentan errores graves y la injerencia. “Se ha actuado de un modo condescendiente con la mala gestión”, apuntaban.

La bolita

En todo juego de trileros no pueden faltar cubiletes y una bolita que el crédulo jugador ha de encontrar. En este caso, la bolita sería un depósito a plazo o una hipoteca concedida de forma responsable. Y lo que en realidad acaba contratando son productos de ahorro tóxico o préstamos hipotecarios de riesgo.

En relación a la bolita de las hipotecas de alto riesgo, decir que por mucho que se culpabilice al endeudado con argumentos peregrinos del tipo ‘querían vivir por encima de sus posibilidades’, la bolita era la hipoteca y el truhán el banco. Con ello no quiero decir que no tengamos que ser personas adultas y asumir nuestra responsabilidad individual, pero para ofrecer hipotecas de riesgo adecuado, se deberían comercializar hipotecas a tipo fijo o un tipo variable referenciado al IRS, con revisiones cada 5 años y la posibilidad de cuota constante a cada revisión. Y con la opción de elegir la dación en pago, asumiendo el posible coste superior del préstamo. Las hipotecas a tipo variable son de alto riesgo, a la que sube el euribor o la situación económica genera desempleo.

También se han usado cubiletes para esconder el depósito a plazo fijo tradicional por productos de ahorro tóxicos, en mayor o menor medida. Unos tóxicos de necesidad y otros virulentos para determinados perfiles de clientes. De menor a mayor toxicidad, podríamos citar:

  • Los fondos de inversión “garantizados”, que son tóxicos si el cliente no tiene una buena cultura financiera.
  • Los bonos ordinarios, que son tóxicos de necesidad cuando los emiten bancos como el quebrado Lehman Brothers y los comercializan nuestros bancos y cajas sin alertan al cliente del peligro.
  • Las obligaciones subordinadas, de naturaleza idéntica a los anteriores productos de renta fija con un peligro añadido: si se liquida la entidad, se cobra después de los acreedores ordinarios. Las habituales son temporales, pero hay de perpetuas, que se asemejan a los siguientes productos híbridos.
  • Participaciones preferentes, producto híbrido entre renta fija y variable, perpetuo, complejo, que no da derecho a voto pero que no remunera si el banco o caja da pérdidas y que, encima, solo es preferente respecto a los accionistas, últimos de la cola, si cierra el banco. Y en el caso de las cajas de ahorro ni eso: se cobra el último junto a la Obra Social.
  • Y el peor de la clase con las cuotas participativas, como acciones pero sin derecho a voto, creadas para las cajas. El único trilero que las colocó fue la CAM, perdiendo todo su valor al ser liquidada (lo que ha comprado el Banco Sabadell es el Banco CAM, no la caja).

Los trileros

Se ha señalado al director de banco y demás empleados de oficina, cuando el verdadero trilero está escondido. El jefe de la banda no está en las oficinas, está en sus áticos de lujo.

Eso no implica que cada uno de los bancarios deba asumir su culpa como profesional, si no ha hecho bien su trabajo. Del director de banco de toda la vida escribí hace tiempo, escrito que llamó en su momento la atención del equipo de Salvados.

Los jugadores

En el juego de la banca, no se gana nunca. El banco sabe más que nosotros y, además, es un mercado muy imperfecto, con pocos competidores que lo tienen fácil para colaborar, como queda claro actualmente con el pacto de no agresión en la rentabilidad de los depósitos (que encima ha propiciado el Banco de España).

Sin embargo, a diferencia del juego de trileros, no nos queda más que jugar con la banca. Dado que somos jugadores forzosos y los trileros saben mucho más que nosotros, no cometamos al menos dos pecados del mal jugador:

  1. No saber jugar; no nos han enseñado cultura financiera en el colegio ni en la universidad (los economistas salimos sin saber de productos financieros, al menos en mi tiempo).
  2. Creernos que no es un juego. Mis lectores más críticos, los allegados, me dicen que en mi libro me repito mucho. Sin embargo, me repito porque quiero. Somos duros de mollera y hay que repetir muchas veces lo mismos para que lo creamos: los bancos no asesoran, venden. Y si vamos a comprar, a jugar, lo mínimo es que lo sepamos y no seamos unos confiados jugadores.

¿Algún día los bancos harán su trabajo, en lugar de jugar con nosotros?

Tal vez. Pero hasta este momento, seamos jugadores hábiles y desconfiados.