Cuando los tímidos tambores de la victoria pírrica a las huestes bárbaras de la recesión económica empezaban a sonar, una nube de ceniza volcánica viene a ensombrecer el horizonte.

Gracias a las cenizas lanzadas al aire por el volcán Eyjafjallajokull, situado entre dos glaciares en el sur de Islandia, esta mañana han cerrado varios aeropuertos españoles, entre los que está el de mi ciudad, Palma de Mallorca; la alarma ha saltado en una comunidad que vive del turismo, que en gran parte nos llega vía aérea. A estas horas parece ser que los han reabierto.

Los efectos de este fenómeno de la naturaleza en las economías europeas puede ser devastador si dura mucho tiempo. Ya solo les faltaba esto a las compañías aéreas y a las economías europeas.

Si es que Islandia tiene una gracia que no se puede aguantar!

Imagen | Nasa Goddard Photo and Video, Flickr

(Visited 5 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *