En su blog del The New York Time comenta PaulKrugman la situación de España ante la crisis.
Usa un juego de palabras (que a mi no me hace nada de gracia), “The Pain in Spain”, el dolor en España.

Compara Krugman a España con Florida, en cuanto a su semejanza por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Desconozco si el autor conoce España, pero yo confieso que no conozco Florida, así que me tendré que creer la comparación.

Pero encima de compararnos con un Estado de EE.UU. (otra cosa no tendremos, pero al menos nos podría comparar a un país entero), dice que estamos peor. Se basa en dos razones que tienen que ver con las bondades de la zona euro:

1.- La Unión Europea es una unión monetaria (moneda común), pero no dispone de un gobierno central europeo (y a este paso, con los problemas que hay para aprobar una Constitución, lejos está tener algo parecido a un ente supra nacional con verdadero poder político). La crisis de España deberá ser soportada por su limitado presupuesto nacional, sin poder acudir a Europa a pedir ayuda.

2.- La falta de movilidad geográfica de los españoles. Las barreras culturales e idiomáticas dificultan en extremo que los parados españoles se vayan a Alemania, por poner un ejemplo. En EE.UU. la movilidad entre estados es más sencilla, si bien Krugman indica un factor que la está entorpeciendo: la crisis inmobiliaria está dificultando la venta de los hogares para mudarse a otra zona.

Y qué puede hacer España entonces, según este neokeynesiano, liberal o pensador, según se mire?

Aumentar su competitividad; casi nada.

Por una parte la pertenencia a la UE nos impide usar los tipos de cambio para hacernos más competitivos (devaluar la peseta para que nuestros productos sean más baratos para los demás países y podamos exportar más).

La otra alternativa propuesta por Krugman es bastante liberal: Reducir sueldos. Él mismo lo ve muy complicado. Y tanto.

Para este señor pertenecer a la UE puede ser peor que no estar en ella en estos tiempos de crisis, para países como el nuestro, Italia, Irlanda y Grecia.

Mi humilde opinión, por la excesiva sencillez de su argumentación (un blog es lo que tiene, prima la sencillez ante la complejidad), es que tan malo no debe ser pertenecer a la UE.

De hecho he oído a algún experto analista barajar la posibilidad de que España, al superar con creces el déficit público máximo permitido, sea invitada a abandonar la UE (seguramente no llegaremos a estos extremos, pero todo es posible); y no he oído a ningún guru europeo alentando esta posibilidad como óptima. Como siempre digo:

“Fuera hace frío”.

(Visited 14 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *