Ya no hace falta vender con prisas tu casa actual para adquirir una nueva vivienda

En un sólo préstamo hipotecario se financia todo lo que necesitas para comprar tu nueva casa, antes incluso de haber vendido la anterior. La hipoteca se reparte entre la casa que compras y la que tienes en venta.

Dispondrás de un plazo de hasta 24 meses (dependerá de las ofertas de los bancos en cada momento) para vender tu antigua vivienda y pagarás una cantidad muy reducida de préstamo hipotecario en el proceso. Tu decides la cantidad que quieres pagar, eligiendo la cuota que mejor se adapte a tus posibilidades y preferencias.

A un plazo de hasta 40 años.

Cuando haya vendido, sólo te quedará una hipoteca sobre la nueva vivienda habitual.

Este producto hipotecario te da la posibilidad de comprar una nueva vivienda como si ya hubieras vendido la actual.

Ya no tienes excusas para mudarte a una vivienda mejor.

Analizando la hipoteca cambio de casa

La hipoteca cambio de casa lo que permite es que paguemos una cuota muy reducida, de un préstamo hipotecario sobre la vivienda que se compra y la que ya se tiene (y se quiere vender). Para que la cuota sea tan baja (similar a la que se pagará cuando se haya vendido), la entidad financiera nos concede una carencia de capital y de parte de los intereses. Esto implica que lo que no pagamos de intereses se agrega al capital pendiente, con lo que mes a mes debemos más dinero al banco.

Por tanto, hay que tener muy claro que este producto hipotecario de cambio de casa tiene un peligro importante si no se vende la anterior casa en el plazo previsto. En este desfavorable caso, el cliente tendría que hacer frente a una deuda hipotecaria importante sobre los dos inmuebles. Lo más prudente es calcular antes si se podría hacer frente a esta cuota elevada con los ingresos actuales.

La hipoteca cambio de casa tiene sentido si nuestra deuda hipotecaria actual es relativamente baja y nuestra vivienda es fácil de vender, pero hemos encontrado otra muy buena (en relación calidad-precio) que no queremos dejar escapar. Al no querer esperar a vender la actual casa para comprar la nueva, realizamos la operación hipotecaria. Pero analicemos bien si nos vale la pena, antes de embarcarnos en este tipo de hipotecas.

(Visited 93 times, 1 visits today)