Perdonad mi patriotismo económico, pero a veces uno se harta de oír que España es peor que el resto y tal y cual; pues el gigante americano Citi ha decidido que no puede con la banca española en productos hipotecarios y préstamos personales.

Tan pronto se amorticen los 1.015 millones de euros en hipotecas y los 362 millones en préstamos personales, estas dos unidades de negocio se extinguirán en España.

Su apuesta fuerte en nuestro país serán las tarjetas de crédito, que ya suman 1,3 millones de euros.

Dice elEconomista que una retirada a tiempo es una victoria, pero mi experiencia me dice que es más una retirada a la desesperada que una estrategia adoptada voluntariamente.

Al menos en Mallorca, la estrategia del Citi ha sido peor imposible. Fueron los primeros en dar hipotecas a cualquier inmigrante con menos de 6 meses de vida laboral venido de países que ni yo conocía; sin pedir Cirbe,por lo que se avalaban unos a otros en un carrusel la mar de divertido. De hecho, deben tener más morosidad que hipotecas al día.

Al final se llevaron la división hipotecaria a Barcelona. Un desastre; ¿esta es la estrategia del antiguo coloso americano y sus geniales directivos?. Penosa, muy penosa.

En cuanto a los préstamos personales, idearon una especie de tienda de préstamos personales con empleados de otros países, me consta que muchos sin formación académica, para enroscar sus intereses desorbitados (en esa época, hoy en día está de moda que a banca cobre una barbaridad por los pocos personales que dejan). Ya no quiero ni pensar la morosidad en ese nicho de mercado.

En definitiva, y a pesar de lo que la gente cree, hay mucho mediocre en las cúpulas bancarias. No me extraña que esta crisis les haya cogido a la mayoría en ropa interior.

(Visited 11 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *