No aprobación de los PGE 2019

La no aprobación de los PGE 2019 (Presupuestos Generales del Estado para 2019), además de prácticamente obligar al actual Gobierno a elegir fecha para adelantar las elecciones generales, tiene importantes implicaciones en la economía de las familias y empresas. Veremos en este artículo qué medidas de gastos e ingresos se mantienen y cuáles desaparecen tras la no aprobación de los PGE 2019, siempre teniendo en cuenta que España no se queda sin presupuestos, ya que se prorrogan los PGE 2018.

Hay medidas de gasto ya comprometidas que no se verán afectadas por el descalabro de los Presupuestos, pero otras medidas económicas anunciadas por el Gobierno en estos días van a quedar en papel mojado.

Medidas que se mantienen pese a la no aprobación de los PGE 2019

Pensiones. La subida de las pensiones del 1,6% en general y del 3% para las pensiones más bajas se mantiene, ya que se habían aprobado por decreto ley. Se siguen sin tomar medidas de calado para reformar el sistema y garantizar el futuro de las pensiones en España: esta medida supone aumentar en casi 9.000 millones respecto al 2018 el importe pagado en concepto de pensiones, unos 153.000 millones en 2019, casi la mitad del total de gasto público del Estado.

Subida del sueldo de los funcionarios de un 2,25%: supone un aumento de 1.000 millones de esta partida de gasto, de unos 23.000 millones en total.

Subida del salario mínimo interprofesional de 2019 a 900 euros mensuales.

Entregas a cuenta del sistema de financiación de las CC.AA. por importe de 105.000 millones.

Inversión pública que dependa de empresas públicas como Aena, Adif o Renfe, con presupuestos estimativos que no están bloqueados por la no aprobación de los PGE 2019.

Nuevos impuestos, que deben aprobarse mediante una tramitación parlamentaria, como la tasa Google o la tasa Tobin. Otra cosa es que se acaben aprobando, algo que podemos prever que no pasará este año.

El nuevo bono social eléctrico para familias en riesgo de pobreza energética.

Medidas que quedan en papel mojado

Las medidas tributarias para incrementar los ingresos (unos 5.600 millones adicionales en subidas de impuestos) no verán la luz, lo que puede acabar elevando el déficit público previsto. Los ingresos previstos en los PGE 2019 eran de más de 227.000 millones de euros.

Fijación de un mínimo a pagar por parte de las grandes empresas en el Impuesto de Sociedades (15% con carácter general).

Aumento del 5% en la tributación de los dividendos procedentes del extranjero.

Aumento del tipo del IRPF para las rentas altas.

Proyecto de inversión pública del Estado que dependan de la aprobación de los PGE, que preveían un aumento de más de 7.500 millones.

Aumento de la partida destinada a la ayuda a la dependencia, que hubiera aumentado 831 millones, llegando a los 2.231 millones de euros. Pago de las cotizaciones sociales de los cuidadores no profesionales (351 millones).

357 millones en I+D+I.

200 millones para la lucha contra la violencia de género.

Medidas para el colectivo de los jóvenes, como aumento de becas (partida que hubiera llegado a los 1.600 millones), rebaja de las tasas universitarias, plan de empleo juvenil (670 millones)

25 millones del programa contra la pobreza infantil.

Parados de larga duración: no se pasará de los 55 a los 52 años la edad a partir de la cual pueden recibir la prestación por parados de larga duración.

Medidas de vivienda, aumento del permiso de paternidad, etc.

En relación a la inversión del Estado territorializada, hay CC.AA. que salen perdiendo con la no aprobación de los PGE 2019, como Catalunya, y otras que no, como Illes Balears.

(Visited 36 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *