Leo en el comentario de Echevarri sobre la nueva regulación de los intermediarios financieros y su referencia a otro post de Zunzunegui que será Consumo quién nos regule. La discusión era si el organismo regulador sería el Banco de España o Consumo y se ha optado por este último.

Para estos autores las autoridades autonómicas de Consumo no serán eficaces para aplicar la normativa estatal y lo adecuado debería haber sido que nos regulase el BE. Comparto esta opinión, al final esta regulación será “mucho ruido y pocas nueces”.

Si lo que se trataba de lograr era profesionalizar el sector de los intermediarios financieros, se ha llegado tarde (cada vez quedamos menos) y mal (no creo que sirva para sentar las bases de un futuro sector profesionalizado).

Espero y deseo que en años venideros, cuando mejore la economía, las entidades financieras dejen de firmar acuerdos con cualquier prescriptor que se les presente (las inmobiliarias en general, por ejemplo) y solo acepten las empresas que cumplan con criterios de solvencia y profesionalidad (y que cumplan la regulación particular impuesta a este ramo, evidentemente), al estilo de los requisitos que se piden a una empresa o profesional para ser agente de entidad de crédito (en el caso de Futur Finances Balears SL, somos agentes de Bankinter).

Unos cuantos consejos para los lectores de este blog que se planteen acudir a una empresa para buscar una solución financiera a sus deudas puedan hacerse una idea de la solvencia y seriedad de la empresa podrían ser:

1.- Cuando acuda a una empresa de reunificación de deudas, hay que pedir referencias (amigos, conocidos, ets).

2.- Una vez en la primera entrevista con el intermediario financiero hay que asegurarse que el que le atiende está formado (un economista, un abogado, u otro profesional con formación especializada, etc). No se corte a la hora de pedir información sobre la preparación del profesional que tiene delante. Si va a pagar por sus servicios, que lo valgan.

3.- Se tiene que informar y debe pedir por escrito los honorarios que se le van a cobrar, los gastos de la tasación, de la comisión de apertura del préstamo hipotecario,de la notaría, gestoría, etc. Usted tiene que salir de la oficina con todos los costes de la operación bien claros. Eso le evitará futuras sorpresas.

4.- Desconfíe de las ofertas milagrosas. Ningún banco regala nada. Las reunificaciones suelen ser más caras que las hipotecas de compra-venta.

5.- Tenga en cuenta que a veces las reunificaciones no son una solución. Exija un estudio de su situación antes y después de la posible reunificación. Si trata con profesionales, tal vez le digan qué la vía de la reunificación, en su caso, no le conviene.

La profesionalidad y transparencia han de ser las bases del intermediario financiero-reunificadora que usted contrate para analizar, gestionar y tramitar su reunificación con base hipotecaria.

No deje su documentación a cualquier chiringuito financiero. Dicho esto también os digo que no dejeis vuestro caso a cualquier director de turno de cualquier banco de la ciudad. Hay mucho chapucero entre los directores de banca actuales, también. Qué en todos sitios cuecen habas.

(Visited 9 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *