La nueva situación económica que afronta España -debido a la desaceleración del mercado inmobiliario y a la crisis hipotecaria y financiera mundial de este verano- podría recortar un punto de crecimiento del PIB y destruir unos 80.000 empleos, sobre todo en la construcción, pero también tendría su vertiente positiva. Ésta vendría de la mano del índice Euribor, referente para la gran mayoría de las hipotecas españolas, que podría situarse por debajo del 4%, unos niveles que no ha registrado desde diciembre de 2006.

Estas son las conclusiones del Servicio de Estudios del BBVA, que en su informe «Situación España» a octubre de 2007, hecho público ayer, ha tenido que corregir a la baja varios índices macroeconómicos respecto a las previsiones que hizo en julio, que han cambiado mucho a raíz de la inestabilidad financiera provocada por la crisis de las «hipotecas basura» en Estados Unidos.

Según las predicciones del director del Servicio de Estudios de la entidad financiera, José Luis
Escrivá, el Banco Central Europeo (BCE) no volverá a subir los tipos en la nueva coyuntura, e incluso podría iniciar «un proceso de distensión» o bajada de tipos de un cuarto de punto durante la reunión que la entidad monetaria tiene prevista para enero de 2008. Esta decisión de Jean Claude Trichet y los suyos provocaría una caída «inminente y significativa» del Euribor que, según cálculos de Servimedia, podría abaratar las hipotecas medias en unos 70 euros al mes.
(Visited 7 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *