Banner Tu solución hipotecaria

Pedir un préstamo personal: ¿alternativa a la entrada de una hipoteca?

Pedir un préstamo personal para la entrada de una hipoteca puede ser una opción razonable para aquellas personas, parejas o familias que les falta algo de ahorros para acceder a una vivienda. Si tenemos la casa avistada, es más rápido pedir un crédito que esperar a que los ahorros suban. No obstante, esta opción tiene el potencial de hacerte más daño que beneficio.

¿Buscas brokers de hipotecas expertos?

¿Préstamo personal para la entrada de una hipoteca?

Muchas entidades de crédito lo tienen claro: NO! Muchos bancos os negarían un crédito personal si saben que su finalidad es pagar la entrada de una hipoteca. Los bancos, en general, ofrecen como máximo el 80% del valor del inmueble por ley y por seguridad.

Es muy difícil pedir (y que te concedan) el 80% de la casa a través de una hipoteca y el otro 20% a través de un crédito personal. El riesgo financiero de la operación es importante.

Aun así, podríamos buscar un préstamo personal en un banco diferente o encontrar algún banco que aceptara la hipoteca, sabiendo que el 20% aportado es financiado a través de un crédito. Pero que puedas hacerlo tampoco significa que te convenga. De comprar una casa con este método, la propiedad de tu casa se basaría enteramente en deuda y esto nunca estaría bien visto por los acreedores.

¿Cómo puede afectar un préstamo personal a mi elección de hipoteca?

Los bancos realizan un estudio de idoneidad para la concesión de una hipoteca basados en unos criterios financieros. Estos criterios van desde tus ingresos anuales hasta la edad, otras cargas y deudas, familia, currículum, estudios, facilidad en encontrar un nuevo trabajo relacionado…

Tener un préstamo personal del 20% del inmueble puede hacer que no reúnas los requisitos financieros para entrar en una hipoteca. Esto puede dificultarte la aprobación de una hipoteca o que se te ofrezcan solamente tratos desfavorables con tipos de interés altos.

¿Puede pedir dinero prestado a mi familia?

Si algún miembro familiar te da el dinero de la entrada, ningún problema. Sigues libre de cargas y ahora tienes más ahorros. ¡Eso sí! Cuidado con esa operación, pues se trata de una donación dineraria en vida y devengará sus impuestos pertinentes.

Otra opción muy diferente es formalizar un crédito intra familiar. Para esta operación se tiene que oficializar por escrito la concesión del préstamo, la cantidad, número de cuotas, interés devengado y con el nivel de detalle como si de un préstamo convencional se tratara. De esta manera, ni la cantidad total que recibirá usted, ni la renta que recibirá su familiar suponen en ningún momento unos ingresos. Por lo tanto, no estará sujeto a impuestos, no habrá comisiones ni costes de apertura, por cancelación anticipada… El único coste que podría devengar es el de la gestoría que redacte ese documento oficial y lo presente a la Hacienda Pública.

El banco podría acceder a esa información y evaluar su capacidad de endeudamiento hipotecario conociendo ese deber financiero con su familia.

Préstamo al director

Si usted tiene o gestiona una empresa y busca comprar una casa, la empresa podría concederse un préstamo al director. Es decir, que su empresa le entregue un préstamo a usted mismo. En esencia, la operación sería de la siguiente forma:

  • Su empresa pide un crédito al banco.
  • Usted le pide dinero, no a un familiar, sino a su propia empresa.
  • Usted devuelve el crédito a su propia empresa y al mismo tiempo al banco.

Es importante entender aquí que los acreedores tienen puntos de vista diferentes en este tipo de operaciones y también las posibles implicaciones tributarias que esta operación pueda conllevar.

Recurrir a un préstamo personal para la entrada de una hipoteca

Pedir un préstamo personal para la entrada de la hipoteca debería ser la última opción que nos planteemos. Es más, solo nos lo podríamos plantear en el caso de que el hipotecado haya vivido recientemente un aumento extraordinario de sus ingresos mensuales. Es decir, un aumento considerable en la empresa, cambio de trabajo, etc. y cuyos nuevos ingresos supongan un cambio significativo en el nivel de vida.

Y aún siendo ese caso, el préstamo personal para la entrada de la hipoteca jugaría siempre en contra de tus posibilidades de encontrar el mejor trato hipotecario.

(Visited 13 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *