Como responsable del departamento de hipotecas de Bankimia he tenido la oportunidad de dar mi opinión en Fotocasa sobre los pisos embargados.

Que el sistema de subastas no sea lo transparente y ágil que debería y que el banco se pueda quedar la vivienda por el 50% de su valor y seguir exigiendo deuda al que ha perdido la casa son dos puntos claves que la ciudadanía debe exigir a los políticos que cambien. Porque si no somos todos los que lo exigimos, poco o nada cambiarán, me temo.

Os dejo con un fragmento del articulo, que podéis leer completo en Fotocasa Noticias:

En los últimos años, el número de ejecuciones hipotecarias ha ido en aumento desde 2007, el primer año de la crisis, cuando se registraron 25.943. Esta cifra se duplicó al año siguiente hasta los 58.686 y aumentó nuevamente hasta los 93.319 embargos en 2009.


El proceso de ejecución hipotecaria comienza cuando el cliente deja de pagar las cuotas de su hipoteca. A partir de tres impagos (en ocasiones esperan más tiempo) la entidad financiera envía el caso a una asesoría jurídica, donde comienza el procedimiento.

“Si se trata de una vivienda habitual y la situación de impago se da con un intervalo de cinco años, el cliente puede abonar el importe de las cuotas atrasadas además de los intereses de demora hasta instantes antes de que la entidad financiera subaste la vivienda”, explica el responsable del departamento de hipotecas de Bankimia Pau A. Monserrat. No obstante, en su opinión, “las subastas suelen quedar desiertas porque son procesos opacos gestionados como un mero trámite al que obliga la Ley”.

(Visited 10 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *