El Fondo Monetario Internacional ha dado cuatro puntos que a su criterio podrían servir para empezar a tomar medidas para resolver la crisis actual:

1.- Garantía gubernamental temporal de toda la deuda bancaria, incluyendo el interbancario y los depósitos monetarios, para permitir recuperar la actividad en esos segmentos clave y propiciar la circulación de la liquidez.

La ideas es simple: dejar claro al mercado y a los propios bancos que los préstamos y depósitos están garantizados por el Estado, el Sector Público Nacional e incluso por entidades supranacionales si hace falta.

2.- Reconocimiento de todas las pérdidas de los bancos en sus balances, para permitir de nuevo la recuperación de la confianza.

Los bancos no se fían de dejarse dinero entre si porqué desconfían de la solvencia de los demás; entonces hay que acelerar los mecanismos contables para que las pérdidas de sus inversiones en títulos respaldados por hipotecas subprime y demás se reflejen en sus cuentas.

3.- Proporcionar dinero público para suscribir la recapitalización de los bancos de manera ilimitada.

Medida polémica, desde luego, que con el dinero de todos se recapitalice un negocio privado que es la Banca; pero me temo que para los contribuyentes sería peor no hacerlo. Hay que crear mecanismos que nos aseguren que este dinero que se inyecta se destina a buen fin y que una vez la Banca vuelva a funcionar, esta inversión realizada por todos los contribuyentes sea retribuída adecuadamente.

Dejemos dinero a los bancos para evitar su quiebra. De acuerdo. Pero que cuando obtengan beneficios una vez más, devuelvan ese dinero a las arcas públicas con los intereses adecuados. Gratis no hay nada, y eso los bancos lo saben bien.

4.- Alcanzar un grado de coordinación internacional suficiente, de tal forma que la desconfianza no se pueda trasladar de un país a otro ante temores asimétricos de solvencia.

Esta crisis está logrando lo que ninguna ideología ha logrado antes. Unir al Mundo. Una consecuencia inesperada para los Popes del sistema capitalista, eso seguro.

Recogiendo estas directrices del FMI, y siguiendo el plan británico de avalar los préstamos interbancarios (cuya media de tipos a los que se conceden es el famoso euribor), la eurozona aprobó ayer en París un acuerdo marco, que deberá ser trasladado a cada país de la UE.

El eurogrupo acordó reactivar el mercado interbancario (y consecuentemente relajar el euribor) con avales estatales. La idea es que los bancos se dejen dinero entre si, ya que la desconfianza a que la contraparte quiebre desaparece, al avalar ese dinero el propio Estado. Otro problema añadido es que haya suficiente liquidez en los bancos para dejarse dinero entre si. Estos avales se ofrecerán hasta el 2009 a cambio de una remuneración adecuada (no serán gratis, hay que pagar por ellos).

La otra medida destacada es los 15 aportarán los fondos necesarios para aumentar la capitalización de sus bancos en dificultades hasta un nivel que garantice su solvencia. En las entidades financieras más debilitadas, los Estados podrán tomar participaciones (nacionalizarlas, en pocas palabras); España, de momento, dice que esta medida no va a ser necesaria para sus entidades.

Buenas medidas, acertadas y esperemos que correctamente ejecutadas

La crisis que nos atormenta es la “madre de todas las crisis”, pero las medidas que están tomando los Estados de todo el mundo, son la “madre de todas las intervenciones públicas”.

Buenas noticias entre tantas malas noticias.

(Visited 16 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *