En este país,
las personas que denuncian la corrupción son perseguidas
en lugar de ser protegidas.
En estos días, el caso de Ana Garrido (denunciante de lo que después se conocería como el caso Gurtel) es un ejemplo escalofriante de la persecución que sufre quien denuncia.
Aún así,
la gran mayoría de los casos de corrupción han sido destapado por ciudadanos de
a pie, no por las instituciones.
Solo con una ciudadanía activa acabaremos con la corrupción
que nuestros gobiernos y muchos partidos cultivan y ocultan. Por esto,
un buen número de los grupos
y personas que han dado guerra en este ámbito,
se han unido en el Grupo Ciudadano contra la Corrupción (del cual tengo el honor de ser un asesor) y lanzamos un Decálogo en defensa de los Alertadores/Denunciantes.
Os pedimos que nos ayudéis a conseguir un compromiso firme
por parte de todos los partidos para que añadan estos puntos básicos para la
protección de quien denuncia en sus programas de gobierno.
Escríbeles en Twitter
(@PSOE, @PPopular, @AhoraPodemos, @CiudadanosCs…) y demás redes sociales o llama o escribe a sus sedes y envíales el Decálogo en Defensa de los
Alertadores/Denunciantes con este enlace: https://xnet-x.net/decalogo-proteccion-denunciantes-alertadores/
Es necesario el compromiso de los partidos políticos que entienden que están al servicio de las personas y quieren potenciar a los valientes alertadores contra la corrupción.
Cuando el potencial corrupto sabe que hay muchos ojos alertas, su voluntad puede torcerse.
A los que se juegan su comodidad y salud día a día denunciando la corrupción que drena recursos públicos destinados al bienestar de la sociedad, GRACIAS.
(Visited 3 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *