La inflación cierra el año en un 4,3 % (IPCA), de coincidir finalmente con el IPC sería el peor dato desde 1995. El Gobierno insiste en que el aumento de la inflación española se debe a efectos “exógenos” como el encarecimiento de la energía y los alimentos y mantiene que este indicador comenzará a bajar a partir de abril.

El paro acaba el año con un incremento del 5,27 % (35.000 personas más sin trabajo que en diciembre de 2006). El paro se ha cebado especialmente en el sector de la construcción (32.000 desempleados más).

Los pronósticos para el 2008 no son nada buenos. La crisis inmobiliaria junto con unos precios del petróleo desorbitados y la crisis de confianza financiera mundial no dan motivos para el optimismo.

El País

(Visited 8 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *