Banner Rastreator

Previsión del Euribor en 2022

Quedan ya días para entrar en el año 2022 y los hipotecados a tipo variable estarán muy interesados en conocer la previsión del Euribor en 2022 y cómo afectará a las cuotas mensuales del año.

También es de máximo interés para los hipotecados a interés variable conocer la previsión del Euribor en 2023 que hacen las diferentes casas de análisis.

La evolución del Euribor es uno de los principales quebraderos de cabeza para cualquier economista de la actualidad. Después de que se pusiera en negativo por primera vez en febrero de 2016 con un valor de -0,008%, este indicador de referencia para las hipotecas a tipo variable se ha convertido en una incógnita en cuanto a su evolución se refiere, máxime si nos encontramos en un momento de recuperación postpandemia.

Importancia del Euríbor

El principal motivo de la importancia del Euribor es que se trata del tipo de referencia que se toma a la hora de contratar una hipoteca variable o mixta.

Cuando vemos las condiciones de una hipoteca variable podemos observar que en la mayoría de casos pone en sus condiciones: Euríbor + diferencial.

Por tanto, cuánto más alto esté el Euríbor, más pagaremos de hipoteca cada mes. No perdamos de vista que en estos momentos el Euríbor está en negativo, así que al tipo de interés que tengamos firmado le deberemos restar, en este caso, el valor del Euríbor para saber el tipo de interés que nos están aplicando en nuestra hipoteca.

Revisión de la cuota de las hipotecas variables

Es importante señalar que lo más común es que las hipotecas se firmen con revisión del Euríbor cada 12 ó 6 meses. Hay que tener claro que será en esas fechas en las que toque revisión en las que se regularizará el Euríbor, y se repercutirá en las cuotas mensuales de la hipoteca.

¿Cómo lo hacen?

Es sencillo: Comparando el euríbor de hace 12 meses con el mes de revisión. Dependiendo de si el Euríbor de ese mismo mes pero hace un año estaba por encima o por debajo del actual, las cuotas mensuales de la hipoteca subirán o bajarán, respectivamente.

Con esto queda bastante claro que si el Euríbor se desboca, todos aquellos que tengan una hipoteca a tipo variable pueden verse en aprietos, ya que les subirá la cuota cuando les toque revisión.

También hay que entender que no es lo mismo una subida de un 0,10% que de un 1%. Lo primero sería un escenario light, soportable. En el segundo caso, estaríamos ante un inminente peligro de impagados hipotecarios y entremedio, una evolución a estudiar con mucho detalle.

Por otra parte, la importancia del Euríbor viene dada porque es el que, abaratando las nuevas hipotecas, permite que el sector de la construcción y de la inmobiliaria goce actualmente de una buena salud. Y es que a pesar de las restricciones bancaria actuales, como el hecho de no dar más del 80% del valor de compraventa o tasación, nunca en la historia moderna las hipotecas habían estado tan baratas como en la actualidad, tanto las de a tipo variable como las de a tipo fijo, lo cual sorprende doblemente y favorece, obviamente, al comprador.

La previsión del Euribor en 2022

Si firmamos ahora una hipoteca a tipo variable, ¿Qué podemos esperar del Euríbor en 2022?

Es obvio que los que estén buscando una hipoteca a tipo variable tendrán que tener muy en cuenta la evolución del Euríbor, sobre todo si han apurado mucho con su ratio de endeudamiento. Y he aquí el quid de la cuestión ¿Qué previsión nos depara el Euríbor? ¿Subirá, se mantendrá o bajará todavía más?

Uno de los principales motivos por los que el Euríbor podría subir es por un aumento de la inflación en la eurozona, cosa que está sucediendo y que es uno de los principales motivos de preocupación de Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo.

Este aumento de la inflación, que ya supera el 3%, en lugar del 2% deseado por el BCE, viene motivado por distintas causas, pero sin duda alguna, la principal está siendo el brutal encarecimiento de las energías, que obviamente encarecen los productos al productor, al intermediario y al consumidor final. Aunque Lagarde opina que este aumento de la inflación es transitorio y que descenderá en 2022, mucho tendrá que ver cómo se comporte el mercado energético, que es uno de los sectores más vitales para las economías estatales, empresariales y personales.

También la evolución de la pandemia, las nuevas variantes, su incidencia y repercusión incidirán, esperemos que en positivo, en la recuperación económica dentro de la eurozona. De momento hay recuperación, sí, pero ralentizada por el alto precio de los combustibles y de las energías en general. Otros aspectos, como el desabastecimiento de componentes electrónicos y la resolución a este problema logístico también son claves para salir de esta situación lo antes y mejor posible.

Tampoco podemos perder de vista que España es el 2º país receptor de turismo del mundo, y para que eso siga siendo así, tiene que haber control sobre la pandemia, fronteras abiertas y unos precios de los combustibles razonables para que toda la maquinaria turística funcione a unos precios sostenibles para todas las partes involucradas.

Euribor en 2022 según Bankinter

Es imposible saberlo a ciencia cierta, ya hemos comentado que hay distintos factores en juego, como es el tema del control de la inflación. Ahora bien, entidades como El Departamento de Análisis de Bankinter, que realiza trimestralmente unos informes económicos de alto valor, señalan que si bien el Euríbor empezará a subir en 2022, seguirá en valores negativos hasta 2023 como mínimo.

Este estudio prevé que 2022 cierre diciembre con un Euríbor de -0,32%. Si tenemos en cuenta que el pasado mes de noviembre el Euríbor cerró el mes en -0,487%, vemos que sí, que habría un repunte, pero que éste se prevé bajo, en el caso de esta estimación hablamos de un + 0,167%.

De todos modos, y sin ánimos de causar alarma, es recomendable ir asumiendo que el Euríbor se recuperará, antes o después. Tengamos esto muy en cuenta si vamos a firmar una hipoteca a tipo variable, ya que en un plazo imposible de determinar, sucederá. Ojo con lo que firmamos, no apuremos la cuota y dejemos un amplio margen para las futuras subidas del Euríbor y con él, el de nuestras mensualidades de la hipoteca.

El otro escenario, el de que el Euríbor baje más todavía de cara a 2022, es complicado de contemplar. En principio nada apunta a que ello pueda suceder, sino más bien todo lo contrario, es decir, un suave pero progresivo aumento del Euríbor en los próximos dos años, tal y como apunta el informe de Bankinter.

¿Después? Imposible saberlo, esperemos que hayamos salido de manera definitiva de esta era postpandémica y que la economía y el empleo crezcan a un buen y saludable ritmo, lo que contendría la inflación y con ello, los tipos de interés.

(Visited 281 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.