Estamos en verano y una dosis de fresca liviandad no hace daño a nadie. Los pronósticos económicos empeoran cada vez que uno lee la prensa o los portales y blogs especializados.

Pero ni hay mal que 100 años dure ni podemos vivir inmersos en el miedo y la incertidumbre.

¿Os parece comestible este animal?

¿No? pues es una deliciosa merluza.

Con nuestra economía pasará lo mismo, al menos en mis deseos económicos, tiene muy mala pinta pero está mejor de lo que aparenta. Y para decir esto no hace falta aburrir a nadie con sesudos estudios.

La confianza es el aceite que lubrica el motor de la economía. Confiemos en nosotros un poco más, que no cuesta dinero.

(Visited 10 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *