Aprovechando que este martes 25 de febrero a las 12:00 me toca hablar del marco económico en el que nos tocará operar en el 2014, junto a amigos como Luis García Langa, Carlos López Enseñat o Juan Antonio Tormo, evento en el salón de actos de la Torre Asima (al lado de la Torre) en el Polígono de Son Castelló de Palma, compartiré con todos algunas informaciones sobre la cuestión. Si os interesa asistir al acto, sin coste, mandad un email con vuestros datos de contacto a info(arroba)futurfinances.com

Entre las empresas que patrocinan el evento, está el portal de ahorro de referencia en el que tengo la suerte de trabajar como director editorial, iAhorro.com

Estamos muy acostumbrados a que en los medios de comunicación aparezcan previsiones de lo que va a crecer la economía española (PIB) o el empleo (paro registrado en la Seguridad Social y EPA). Tan usual es que las predicciones sean diferentes según el interés del que las hace, como que muchas no acierten ni una.

Los economistas no somos videntes

El primer punto que siempre dejo claro es que por muy economista que uno sea, por muchos datos que analice y herramientas y modelos econométricos use, adivinar, no adivina. Puede acertar más o menos, pero hay un factor de imprevisibilidad que solo los ilusos o tendenciosos esconden.
Ser economista no implica calcular muy rápido (eso lo hacen las calculadoras), ni ganar mucho dinero (por desgracia de algunos entre los que me encuentro), ni, mucho menos, ver el futuro. Significa utilizar el método científico para analizar temas relacionados con la gestión, distribución y creación de recursos, entre otras cosas.

Dado que no tenemos el poder de ver el futuro, los estudios que realizamos para preverlo fallan; sin embargo, si están bien hechos y con independencia, nos ayudan a ver la tendencia futura, que es muy importante para tomar decisiones personales y empresariales.

Dar en la diana

Dado que conocer las predicciones ayuda pero siempre fallan, hay que tener alguna herramienta para saber qué instituciones aciertan más y cuales menos. Una excelente iniciativa es la Diana económica de ESADE, instrumento que os recomiendo usar para tener una idea de quién acierta más y menos.


La diana económica que calcula el acierto en la predicción del PIB en otoño para 2011-2013, indica que The Economist se sitúa en el primer puesto por haber hecho la mejor predicción durante dos años consecutivos. CEPREDE y los servicios de estudios del BBVA y BSCH se mantienen entre los mejores, liderando la capacidad predictiva de los últimos tres años.

CEPREDE, ICAE, ESADE, IEE y The Economist acertaron exactamente en su predicción del PIB de 2013: una caída del 1,2% del PIB. El Banco de España fue el peor adivino, si bien hay que decir que sus previsiones fueron enero, mucho antes que la del resto de entidades tomadas en el análisis.

Y la diana del paro (en base a la EPA), indica que las mejores predicciones para el plazo de 2011-2013 fueron las de AFI, el CEPREDE, Bankia y I. Flores de Lemus.

BBVA, Catalunya Caixa e ICAE acertaron el 26% de paro en 2013. 

Previsiones del PIB para 2014

Os dejo una gráfica cortesía de Porcentual sobre el crecimiento esperado de la economía española según algunos “adivinos”:
(Visited 6 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *