Para poder daros la viabilidad de vuestra operación hipotecaria los intermediarios hipotecarios seleccionados por este portal deberían tener en sus manos la documentación. Por ejemplo, sería preciso ver vuestros tipos de contratos, vida laboral y empresa en la que actualmente trabajáis. También tendrán que valorar, en base a la tasación posible del inmueble, si os será preciso el aval de vuestros padres o aportar dobles garantías.

Os recomiendo dejar vuestros datos de contacto, para que sin compromiso un experto hipotecario analice la viabilidad de la operación. El formulario de contacto está en este enlace.

Efectivamente, un punto fundamental es si la operación tiene diferencia patrimonial, ya sea plusvalía, si recibes más de lo aportado o minusvalía, si es menos. En cualquiera de estos dos casos tendrá repercusión fiscal, si es plusvalía liquidando esta como ganancia patrimonial en el Impuesto Sobre la Renta del 2019 (que harás el próximo año) y si es minusvalía, recibes menos de lo aportado, consignando la misma para poder compensar con otras ganancias patrimoiniales o de capital mobiliario.

Por todo ello es importante fiscalmente que la operación sea por el mismo importe, que la cantidad que te devuelve más la deuda que asumirá su expareja, sea igual al importe de adquisición, no solo tengas en cuenta el dinero que te devuelven. Comprueba que sea así y en todo caso si hay duda que lo revise un asesor para comprobar que no tengas que tributar posteriormente.

Efectivamente, es condición obligada que se haya acogido a la deducción de vivienda habitual en el ejerccio 2012 o anteriores, al hacerlo posteriormtente, aunque la compra fuera muy anterior no tiene derecho a deducción. Tampoco puede acogerse a otros beneficios fiscales como reinversión en la misma ya que la compra es anterior a que vendiera su primera vivienda. Igualmente aunque la ocupe por razones de cambio de trabajo de forma forzada tampoco podría por las mismas causas, no era su vivienda habitual el 31/12/2012.

Como puedes leer también en nuestros resúmenes de la Ley 5/2019, la «ley hipotecaria» entra en vigor el 16 de junio de 2019.

saludos

La figura del hipotecante no deudor la explicamos en este artículo. Esencialmente es el propietario de un bien inmueble que acepta hipotecar parte de su casa, sin ser deudor del préstamo hipotecario.

Como bien te explica el intermediario hipotecario, para que se pueda firmar como hipotecante no deudor, tu suegra debe ser propietaria en el registro de la propiedad. Para ello, al haber fallecido tu suegro, se debe aceptar la herencia ante notario e inscribir en el Registro de Propiedad los herederos, que pasan a ser propietarios. Hasta que no se hayan realizado estas gestiones, no será posible aportar la casa como doble garantía.

Apreciado Manuel,

Si contáis con el acuerdo de todos los copropietarios se puede efectuar la extinción de condominio por vía notarial.

Cuando preparéis dicha escritura os recomiendo que os asesoréis respecto del valor que se debe dar a la contraprestación, por un lado del porcentaje de copropiedad que cede su expareja así como la del resto de las partes que procedéis a ceder vuestro porcentaje.

Dicha valoración debe establecerse en la escritura de extinción y puede coincidir, en parte, con el compromiso de asunción del resto del capital pendiente de amortización de la hipoteca, si bien el objeto de valoración de una escritura de extinción de condominio es el valor real de los bienes que integran dicha Comunidad.

Dicha operación no está sujeta al impuesto de transmisiones patrimoniales sino al de actos jurídicos documentados y tampoco está sujeta a plusvalía municipal. A dichos gastos tendrán que añadirse los del Notario y los del Registro de la Propiedad.

Reciban un cordial saludo,

Marina Mullor, abogada de Futur Legal.

Ampliando la información, esta consulta ya se realizó a la Dirección General de Tributos y contesto en la resolución vinculante V2107-14 de 01 de Agosto de 2014.

En ella señala «La vivienda habitual se configura, por tanto, desde una perspectiva temporal que exige una residencia continuada durante al menos tres años. Esta residencia continuada supone una utilización efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente, circunstancias que no se ven alteradas por las ausencias temporales»

Por lo que señala, en este caso que «adquirió y practicó la deducción por la adquisición de la vivienda habitual en cuestión en diversos ejercicios precedentes a 2013, durante los años que ya tuvo tal consideración, sí le será de aplicación el citado régimen transitorio, pudiendo reiniciar la práctica de la deducción en función de las cantidades que satisfaga a partir del momento en el que la vivienda vuelva a constituir su residencia habitual, teniendo que cumplir con cuantos requisitos establezca la normativa del Impuesto.»

Es importante señalar que en todo caso no ha habido otro tipo de adquisición de vivienda habitual y que si no has cumplido los tres años mínimos que señala la ley exista alguna circunstancia que acredite el cambio obligatorio como traslado de trabajo.

Buenos días, sí, perfectamente. Podrás volver a aplicar la deducción siempre y cuando la vivienda adquiera de nuevo el carácter de habitual; es decir, estará condicionado a que el contribuyente vuelva a residir en la vivienda con la intención de habitarla con carácter permanente durante, al menos, tres años ininterrumpidos. Si no fuera así, tendrás que devolver la deducción aplicada.

En este artículo en Euribor Blog de agosto de 2013 ya explicaba el engendro creado con la creación de la Sareb, mal llamado Banco Malo. Decía cosas como:

«… la Sareb ha comprado más caro de lo que marca el mercado y, además, no está por la labor de vender a ritmos forzados. Los accionistas con poder, la banca sana y alguna que otra aseguradora para poder decir que el accionariado es variado, han aportado 2.607,6 millones de euros, de un balance total de 50.449 millones de euros. Una aportación que si la analizamos en relación al dinero contante y sonante desembolsado, se convierte en 660 millones de euros privados. Con una simple regla de tres podemos comprobar el porcentaje que se han sacado los bancos privados sanos de su bolsillo: un 1,308% del total. ¿Y sabéis que porcentaje de la Sareb controla este capital privado? un 55%. Ponemos en billetes, en liquidez, menos de un 1,5% del balance y, a cambio, dominamos más del 50% de lo que haga la sociedad.»

Sareb en 2019 presenta los siguientes parámetros:

  • Propiedad: 54,1% privado y 45,9% público (FROB).
  • Traspaso de activos que recibió: 50.700 millones de euros, un 20% eran inmuebles y un 80% préstamos al promotor. Según la propia Sareb el nominal de los activos traspasados era de 107.000 millones de euros (por tanto, se supone adquirió activos al 47% de su valor).
  • La cartera de préstamos impagados o con retrasos de más de 3 meses era de 39.348 millones en el momento de la creación de Sareb. En 2018 ha pasado a 21.937 millones (reducción del 44%).
  • El valor de la cartera de inmuebles ha subido, de 11.343 millones a 12.418 millones de euros en 2018 (crecimiento del 9%).
  • La deuda avalada por el Estado ha pasado de 50.781 millones a 35.761 millones en 2018 (-30%).
  • Ventas de inmuebles (unidades):
    • 2013: 9.000 inmuebles vendidos.
    • 2014: 15.000 inmuebles.
    • 2015: 11.000
    • 2016: 14.000
    • 2017: 19.000
    • 2018: 21.000 inmuebles vendidos.
  • Venta de inmuebles:
    • Ingresos en 2018: 1.419 millones de euros (+19% respecto a 2017).
    • Margen bruto: 208 millones (+2% respecto 2017).
  • Actividad de préstamos:
    • Ingresos 2018: 2.208 millones (-16% de 2017)
    • Margen bruto: 320 millones (-41% de 2017)
  • Resultado neto del ejercicio:
    • 2012: -5,5 millones de euros.
    • 2013: -261 millones.
    •  2014: -585 millones. Reexpresados según la circular 5/2015: -804 millones.
    • 2015: 0,3 millones. Reexpresados según RD-Ley 4/2016: -103 millones.
    • 2016: -663 millones.
    • 2017: -565 millones.
    • 2018: -878 millones.

Contablemente Sareb nunca ha tenido beneficios, generando pérdidas año tras año. Las cifras que Sareb comparte en su último informe, de 2012 a 2018, son:

Sareb en 2019

La campaña de la renta 2018 no trae muchas novedades, pero si algunas importantes. A continuación, os explicamos todos estos cambios que van desde modificaciones en mínimos, deducciones a la forma de presentar la declaración.

Cambios a la hora de pedir tu número de referencia

La Agencia Tributaria nos facilita la presentación de la declaración a través del borrador online, pero para poder acceder al mismo necesitamos un número de referencia. Si tienes Certificado digital o DNI electrónico, o también si estás dado de alta al sistema Cl@ve podrás acceder directamente, si no, la forma más sencilla es introduciendo datos personales en el que se incluye datos fiscales de la declaración anterior. Este año la forma de identificación cambia y es la cifra que aparece en la casilla 475, no la 440 del año anterior. Con el número de referencia y, especialmente en el caso de asalariados sin ingresos patrimoniales, presentar la declaración es un proceso sencillo.

Límite para hacer la declaración

Una de las cuestiones que más suelen preocupar a quienes tienen varios pagadores durante un año es el cómo afectará eso a su declaración de la Renta. En principio, este ejercicio 2018 sitúa el límite mínimo para hacerla en los 12.643 euros. La cifra, poco redonda, es consecuencia de que el límite de rendimientos mínimos quedó fijado en los 14.000 euros, pero como estos baremos entraron en vigor el pasado 5 de julio, se aplica una parte proporcional. El umbral también cambia para los que tengan un único pagador: en este caso, en los 22.000 euros.

Deducción por familia numerosa

Desde el año pasado se ha ampliado la deducción por familia numerosa que exceda del número mínimo de hijos exigido para que dicha familia haya adquirido la condición de familia numerosa de categoría general o especial. Por ejemplo, una Familia Numerosa de carácter general con 4 hijos en lugar de recibir 1.200 euros al año, la deducción por esta categoría se eleva a 1.800 euros al año. En el caso de la categoría especial (más de 5 hijos) que recibe 2.400 euros al año, se incrementará en 600 euros al año por cada hijo. Así, por ejemplo, para si tienes 6 hijos el importe deducible será 3.000 euros, 7 hijos será 3.600 euros, y así consecutivamente.

Prestaciones por maternidad o paternidad

Desde la Sentencia del Tribunal Supremo de octubre de 2018 estas prestaciones están exentas de pagos a Hacienda teniendo como límite el importe de la prestación máxima que reconozca la Seguridad Social y tan solo tributando la cantidad que exceda de estos topes.

Nuevos gastos deducibles en educación

En este momento en el que Hacienda ha cuestionado si algunos pagos que familias realizan a “fundaciones legalmente reconocidas, así como a las asociaciones declaradas de utilidad pública” vinculadas a colegios concertados son donaciones (gasto deducible) o contraprestación por servicios educativos (sin derecho a bonificación fiscal) se han extendido algunas ayudas vinculadas directa o indirectamente con la educación.

En primer lugar, están los gastos de Guardería. Así, podrás deducirte hasta un máximo de 1.000 euros anuales (siempre que tu cotización a la Seguridad Social sea mayor a esta cifra, si no el tope será esta cotización) de los gastos que hayas incurrido en el pago a Escuelas Infantiles hasta que el niño haya cumplido 3 años.

También se mejora la tributación de becas y ayudas a la investigación. Para investigadores y científicos se aumentan los importes exentos de las becas, con carácter general 6.000 euros anuales, con efectos a partir de 1 de enero de 2018.

También, cuando la dotación económica tenga por objeto compensar gastos de transporte y alojamiento para la realización de estudios reglados del sistema educativo, hasta el nivel de máster incluido o equivalente, se aumenta hasta los 18.000 euros anuales. Cuando se trate de estudios en el extranjero, 21.000 euros anuales. Si el objeto de la beca es la realización de estudios de doctorado, el importe se eleva hasta un máximo de 21.000 euros anuales si se cursan en España y 24.600 euros anuales en el extranjero.

Deducción aportaciones nuevas empresas

Este año, la deducción de sus inversiones en acciones o participaciones en nuevas empresas asciende al 30%. Se establece un límite para deducirse de hasta 60.000 euros, lo que supone 10.000 más que el pasado curso.