Hipoteca sin aval de ING

Con la gran mayoría de bancos ofreciendo únicamente hasta el 80% de financiación, la búsqueda de una financiación al 100% sin tener que aportar un avalista es una de las principales preocupaciones de la familia media española. Qué condiciones y porcentaje de financiación podemos conseguir con la hipoteca sin aval de ING? Lo veremos en este artículo.

Exigencia de ahorros

Con la está cayendo con la pandemia, son pocas las personas o familias que pueden aportar 30.000 € o más de entrada. Porque ojo, no olvidemos que además de ese 20% que en principio, el banco no financia, también tendremos que hacer frente a los gastos inherentes a la compra que, según la comunidad autónoma, oscilan en torno al 10% del valor de compraventa. Es decir, en total nos ponemos con que hay que aportar un 30% aproximadamente del valor de compra (o tasación, luego lo comentamos), lo que como ya hemos dicho, no está al alcance de gran parte la clase media española.

De ahí que bastantes entidades intenten siempre que el solicitante aporte un avalista, cosa que tal y cómo hemos explicado en este blog, es delicado para el que firma como avalista.

Si aportamos un avalista, el banco se encuentra en una situación muy cómoda, ya que si no pagamos nosotros, pagará el avalista o le embargarán sus cuentas y bienes, tanto los que tenga ahora como los que pueda tener en el futuro. El avalista y nosotros, en cambio, tendremos esa espada de Damocles durante todo el plazo que dure la hipoteca.

¿Por qué los bancos no quieren dar más del 80% de tasación?

Básicamente, lo que ha pasado es que se ha revertido la situación de la pasada crisis inmobiliaria de 2008, donde se concedían hipotecas de hasta el 130% de compraventa sin examinar y analizar con el debido rigor el perfil del comprador. Vamos, que no se hizo una evaluación del riesgo de manera diligente y por ende, hubo tantos impagos en cuanto el Euríbor subió. Tengamos también en cuenta que en aquel entonces, las hipotecas a tipo variable representaban alrededor del 90% de las contratadas, cifra que a día de hoy se sitúa en un 50% aproximadamente. Lo de que el Euríbor subió de una manera inesperada y descontrolada también influyó, pero el origen primigenio de todo fue una mala evaluación de riesgos por parte de los bancos.

Con todo ello, los bancos se han quedado con numerosos inmuebles que en su gran mayoría, tiene una difícil salida en el mercado inmobiliario, normalmente porque se tasaron muy por encima del valor real de mercado. Tanto es así que se creó el SAREB, o el banco malo, con el fin de dar salida a estas viviendas que no son, normalmente, ningún chollo desde el punto de vista inmobiliario.

Hipoteca sin avales de ING al 100% , ¿es posible?

Si hemos de contestar en base a la información pre contractual que ING ofrece en su web, la respuesta es NO, pero hay un «pero». Veamos qué dice la letra pequeña:

«hasta el 80 % del valor de tasación del inmueble a hipotecar, que tendrá que reunir las condiciones de habitabilidad que desde ING establezcamos. Este porcentaje máximo puede ser menor en función de la finalidad del préstamo y del inmueble.»

Es decir, sí existe un resquicio para conseguir una financiación mayor del 80%, pero pasa por que la tasación nos salga tan bien que con ese 80% nos alcance para el 100% de compra. Es decir, aquí la tasación es clave.

Por ejemplo, si queremos comprar un inmueble de 180.000 €, la tasación para poder optar al 100% debería de ser de al menos, 225.000 €, que es el 120% de 180.000 €.

Hipoteca sin aval de ING

Si al final nos decantamos por esta entidad para formalizar nuestra hipoteca, ya sabemos que debemos aportar el 20% de la financiación, o bien que la tasación nos salga por muy encima del precio de compraventa. Los precios si contratamos los productos que bonifican el tipo de interés son:

  • La hipoteca Naranja Variable de ING en estos momentos tiene un interés nominal de Euribor + 0,89% (TAE variable 2,65%).
  • La hipoteca Naranja Mixta de ING los primeros años tiene un interés nominal del 1,25% y en adelante un variable de Euribor + 0,89% (TAE variable de 1,93%).
  • La hipoteca Naranja Fija de ING ahora cuesta un 1,50% nominal (2,17% TAE).

Una vez que tenemos claro el tope de financiación del 80% (para primera vivienda), lo que va a hacer el banco es requerirnos una serie de documentación para analizar nuestra solvencia y la viabilidad de la operación, cuyos clave son:

  1. Ingresos mensuales y estabilidad del puesto laboral.
  2. Cómputo de deudas y/o cargas familiares.
  3. Capacidad para cubrir el 20% de financiación.

Si superamos este filtro por parte del departamento de riesgos del banco, ya sólo nos toca dilucidar si nos conviene más una hipoteca a tipo fijo (recomendable) o a tipo variable.

ING se hace cargo de :

  1. Gastos de registro, notaría y gestoría.
  2. Gastos de tasación si la hemos realizado con ING y se formaliza la operación.
  3. Gasto del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (excepto en el País Vasco).

Las hipotecas de sin aval de ING tampoco cuentan con comisión de apertura y el importe mínimo a solicitar es de 50.000 €, con un plazo máximo en el caso de la hipoteca a tipo fijo de 25 años y de 40 años en el caso de la hipoteca a tipo variable.

Un truco… los brokers hipotecarios

Ya hemos comentado al inicio de esta entrada que en principio, los bancos sólo ofertan y anuncian hipotecas hasta el 80% sin avalista. Ahora bien, si contactamos con un bróker hipotecario independiente pata negra de nuestra ciudad, uno que lleve años ejerciendo y que se conozca bien todos los departamentos de riesgos de todos los bancos, sí que es posible subir ese porcentaje hasta el 90% e incluso más. Ahora bien, seamos razonables: nuestro perfil económico y laboral tiene que acompañar y ser acorde con nuestra solicitud de financiación hipotecaria.

(Visited 34 times, 1 visits today)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *