Entradas

05/10/2007

BENITO MUÑOZ
El Euribor no ha parado de subir en los últimos 24 meses. 24 subidas consecutivas que han rascado sin cesar los bolsillos de muchas familias. Dos años que han cambiado el rostro de los titulares de préstamos al pasar los tipos de interés de sus créditos del 2,220% de septiembre de 2005 al 4,725% de septiembre de 2007, dato que aún no ha hecho oficial el Banco de España. Las cuotas, por tanto, siguen creciendo. Un ejemplo basta para conocer lo que representa para una familia tanto cambio. Una hipoteca de septiembre de 2006, de 180.000 euros, con un plazo de 30 años y un tipo de interés del Euribor de entonces (3,715%) más un diferencial del 0,60% tenía una cuota de 892,35 euros. Otra con la mismas condiciones en septiembre de 2007 ascenderá a 1.002,34 euros. Es decir, 110 euros más al mes, lo que supone 1.319,88 euros anuales.

Las economías afectadas

Si comparamos lo que pagaba una persona con la misma hipoteca en septiembre de 2005, último mes antes de que empezaran las subidas ininterrumpidas del Euribor, las cosas se ponen más feas para las economías afectadas. La cuota era entonces de 741,73 euros. Ahora, en septiembre de 2007, es de 1.002,34 euros, 260,61 más, y el total en los dos ejercicios es de 6.254,64 euros más. «El gran cambio en el mercado inmobiliario, debido a la subida del Euribor, se produjo en la primavera de 2006. Ahí empezó a notarse la contracción de los precios y la ralentización de los ritmos de venta», afirma Gregorio Izquierdo, director del Servicio de Estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE). Los analistas creen que el 5% empieza a ser un horizonte final para el índice de referencia mayoritario de las hipotecas en España. «Ya estamos en torno al techo. Veo difícil que llegue al 5%, aunque siempre es difícil cuantificar máximos. Pero aunque lo supere, en un año el Euribor puede estar más bajo que el actual», señala Gregorio Izquierdo. Los más afectados por las subidas volverán a ser los que tengan «ratios de endeudamiento más ajustados en relación a su renta», apunta. Además, asegura que «pedir una hipoteca en esta época cuenta con una ventaja: se sabe que el Euribor ha estado subiendo».

Desde su punto de vista, es normal que ahora se pidan menos hipotecas. «La desaceleración del sector ha hecho que se compren menos casas y esto hace que se pidan menos créditos. Además, las entidades financieras tienen más cautelas a la hora de conceder préstamos», dicen en el IEE. «Estos dos últimos años, el nivel de los tipos ha sido extremadamente bajo. Las subidas actuales son moderadas aunque afecten a mucha gente», apunta David Camino, profesor de Economía y Finanzas de la Universidad Carlos III. Para él no habrá una subida superior al 5%, «aunque el Euribor ha seguido su ascenso y el Banco Central Europeo no subió los tipos en su última reunión». «El gran problema de la vivienda no está en las subidas del Euribor, sino en el precio de las casas. Antes se podían pedir hipotecas de 150.000 euros y ahora es necesario hacerlo de 300.000 para poder pagar una casa», añade

La morosidad de los préstamos hipotecarios para la adquisición de viviendas repuntó con fuerza en el primer trimestre del año. Ha llegado a situarse en el 0,462% desde el 0,381% registrado al finalizar el mismo periodo de 2006, por el aumento de los tipos de interés, según ha confirmado la Asociación Hipotecaria Española (AHE).

Esto supone el nivel más alto desde septiembre de 2002, cuando la morosidad se situaba en el 0,430% y se utilizaban otras normas contables, que fueron sustituidas en junio de 2005 por el Banco de España.

También ha aumentado la tasa de dudosidad en los préstamos para la rehabilitación de vivienda, que pasa del 0,647% de hace un año al 0,794% actual. El total del crédito para la adquisición de vivienda (con o sin garantía hipotecaria) se ha situado en el 0,510%

La Asociación precisó que la morosidad para el total del crédito a los hogares (hipotecario y personal) se situó en el 0,862%.

A falta de un día para cerrar el dato definitivo (que no puede hacerlo variar más de una centésima) el Euribor a un año de septiembre cierra el mes en el 4,72%, lo que conforma la 24ª subida consecutiva.

La diferencia con las anteriores subidas es que está muy cerca de los datos diarios de hoy, lo que significa que probablemente estamos cerca del final de las subidas. La tendencia de los tipos de interés está cambiando. Por un lado el BCE no ha subido los tipos este mes, aunque lo tenía previsto. Por otro la Fed los ha bajado, con lo que añade algo más de presión a Europa para que no los suba. Es decir, a medio plazo el Euribor tendría que situarse entorno al 4,25%. ¿Por qué con unos tipos al 4% y sin expectativas de subida el Euribor está tan alto?
La respuesta está en la crisis financiera. Los bancos no se prestan dinero entre si por las dudas y esto se traduce en una subida no oficial de tipos. Cuando lo que suben son los intereses a un día, el BCE inyecta dinero barato en el sistema. Pero a largo plazo el que marca es el Euribor (ya que los bancos necesitan más dinero que el que ofrece el BCE ya que este último tiene miedo a incrementar la inflación). En conclusión: a corto plazo el Euribor puede seguir en estos niveles, pero a medio plazo tenderá a bajar.

Agosto  2007 - 4,66  %
Julio 2007 - 4,564 %
Junio 2007 - 4,505 %
Mayo 2007 - 4,373 %
Abril 2007 - 4,253 %
Marzo 2007 - 4,106 %
Febrero 2007 -4,094 %
Enero 2007 - 4,064 %
Diciembre 06 - 3,921 %
Noviembre 06 -3,864 %
Octubre 06 - 3,799 %
Septiemb 06 - 3,715 %
Agosto 2006 - 3,615 %
Julio 2006 - 3,539 %

El euribor no es más que el tipo de interés al que se prestan dinero 64 entidades financieras europeas.

Para los préstamos hipotecarios se utiliza la referencia a doce meses. Nació en enero de 1999, con el arranque de la eurozona, y en todo este periodo -101 meses- sólo ha estado por encima del 4% en 24 ocasiones, y únicamente en cinco, entre los meses de julio y noviembre de 2000, ha superado la barrera del 5%. En todo este periodo este indicador, sobre el que están referenciados el 86,2% de los nuevos préstamos, ha oscilado entre un mínimo del 2,014% en junio de 2003 y el 5,248% de agosto de 2000.

Con la de mayo ha encadenado veinte subidas consecutivas en otros tantos meses, analizando la evolución del euribor. Las suficientes como para que se hayan disparado las alarmas. Habría que regresar al año 2000 para encontrar el euribor, el principal indicador de referencia de los préstamos hipotecarios, en tasas tan altas. En un escenario de tipos de interés al alza, con los precios de la vivienda en niveles históricamente elevados y con un endeudamiento familiar que difícilmente soporta nuevos incrementos, la compra de una vivienda y su financiación han pasado a convertirse en la última de las obsesiones de los españoles. Pese a todo, uno de cada seis españoles con hipoteca desconoce cuál es el tipo de interés que paga por su préstamo, lo que confirma la falta de cultura financiera de los ciudadanos, a quienes basta una simple recomendación de un familiar o amigo para decidirse por una entidad u otra en la que todos consideran la mayor inversión de su vida. Sólo una de cada tres personas se informa antes de las condiciones y selecciona la que mejor se adopta a sus particularidades económicas